Bogotá

15 Mar 2012 - 10:33 p. m.

Guillermo Asprilla, a la diestra del alcalde

En nombre de una amistad de más de 20 años, que arranca sobre las cenizas del M-19, el funcionario encargado de algunos servicios públicos se interesa por TM y toda la contratación.

Laura Ardila Arrieta

Sucedió cualquier día de diciembre pasado, durante el empalme entre los gobiernos del mandatario entrante Gustavo Petro y la saliente alcaldesa Clara López. En el Archivo Distrital, Petro encabezaba una reunión de varios funcionarios, que hicieron círculo con sus sillas para escucharlo bien. De pronto entró Guillermo Asprilla al salón y se dirigió directamente al empleado que ocupaba el puesto del lado derecho del alcalde:

—Por favor, levántese que ahí voy yo.

De la misma edad del alcalde (52 años), abogado, docente de Teoría del Estado en la Universidad Nacional, Guillermo Raúl Asprilla Coronado se sentó a la diestra de su amigo Gustavo Petro y ahí ha permanecido a lo largo de estos primeros tres meses de gobierno.

Apenas se posesionó, Petro lo nombró director de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp), en donde jugó un papel más o menos reservado, lidiando con todos los líos del negocio de las basuras, hasta la semana pasada, cuando la ciudad colapsó por cuenta de unos bloqueos al sistema Transmilenio. Entonces emergió el nombre de Asprilla.

Primero, su hermana Selma, asesora del secretario de Gobierno, Antonio Navarro, protagonizó un escándalo luego de que se filtrara un video en el que la funcionaria aparecía en una reunión con usuarios descontentos con TM, días antes de la protesta. Allí se muestra en desacuerdo con los bloqueos, pero a favor de la presión en contra de los operadores del sistema.

Lo fuerte vino después, cuando se reveló la petición que Guillermo Asprilla le hizo al gerente de Transmilenio, Carlos García, para que terminara unilateralmente los contratos con los operadores del sistema, una solicitud a la que García se negó.

Por Twitter, el alcalde defendió a Selma Asprilla y ni siquiera se refirió a la actuación del hermano. Pero muchos empezaron a preguntarse por qué el director de la Uaesp quiso intervenir en un asunto que no es de su competencia.

Cuando se indaga informalmente al interior de la administración por una respuesta, lo que uno encuentra es que la incidencia de Guillermo Asprilla iría mucho más allá de las paredes de Transmilenio S.A. Se remontaría incluso al mismo empalme, en el que Asprilla aparecía oficialmente en apenas tres de las 34 comisiones. Fuentes de la Alcaldía cuentan que en realidad participó en todas. “De todo estuvo enterado”.

“Está al tanto de buena parte de la contratación. A veces su oficina parece una sede política; allí atiende asuntos que no son sólo de basuras”, comenta un miembro del movimiento oficial Progresistas.

Al parecer, Asprilla incluso estuvo interesado en el proceso de convocatoria para escoger a los 21 alcaldes locales. Cuando éste se llevó a cabo, circuló un comunicado que invitaba a una reunión con el funcionario para hablar de los lineamientos que deberían tener en cuenta los aspirantes a alcalde local progresista en San Cristóbal. Un hecho que Guillermo Asprilla negó en su momento.

Así como también ha desmentido que su nombramiento como gerente de TM haya sido bloqueado por la secretaria de Movilidad, Ana Flechas, quien se habría negado a tener en una entidad a su cargo a un subalterno con más poder.

Guillermo Asprilla es nada más y nada menos que el hombre fuerte de Gustavo Petro. Su amigo desde hace más de 20 años, con quien militó, una vez retirados de la guerrilla, en la Alianza Democrática M-19, y ayudó a cofundar el Polo Democrático.

El año pasado Asprilla se devolvió de Europa, en donde cursaba una maestría, para venir a integrar el equipo que lideró la campaña de Petro. Apenas un gesto más para el inventario de fidelidades que resulta de décadas de amistad.

Una relación de mucha lucha y poca fiesta. Se cuentan con los dedos de una mano, por ejemplo, las veces en las que se han reunido para tomarse un trago. Son innumerables, en cambio, las peleas que han decidido dar juntos.

Lucharon juntos dentro del Comité Ejecutivo Nacional de la AD M-19. Combatieron por la Constituyente del 91 y luego al interior del Polo, partido que abandonaron casi al tiempo.

Dicen que Petro le tiene un agradecimiento histórico a Asprilla y por eso lo deja actuar prácticamente como su vicealcalde.

Otra cosa opinan algunos funcionarios que creen que el primer círculo del alcalde lo conforman, además, Antonio Navarro, Jorge Rojas (secretario privado, líder de Derechos Humanos) y Daniel Winograd (experto en comunicaciones), y que incluso es el primero de ellos quien más le habla al oído al mandatario.

En lo que sí coinciden todas las versiones es en la percepción de honestidad y preparación que genera Asprilla. El funcionario conoce como pocos en el país el sistema de salud, las normas del presupuesto, la contratación y los temas medioambientales.

Viudo, con dos hijos mayores que viven fuera del país, comparte con Petro unos modelos del mundo que tienen que ver con lo revolucionario en el sentido clásico. “Ambos somos muy radicales”, señala Asprilla.

Debido a esa identidad tan fuerte pocos dudan que las posiciones de Asprilla frente a TM no respondan a los deseos del alcalde y que las sospechas sobre conspiraciones y manos negras sean consultadas primero con él.

De todo esto, Asprilla asegura que, como alto funcionario, tiene incidencia “en algunas decisiones, pero no en todas”. También que, aunque nadie lo crea, últimamente habla poco con el mandatario.

El hombre celebra los reiterados tweets del alcalde. Se declara en oposición al establecimiento y no descarta que en un futuro le llegue a interesar aspirar a un cargo de elección popular, aunque nunca ha podido conquistar uno.

¿Ser alcalde? ¿Por qué no? Después de todo “no le tengo miedo a casar peleas. Lo que no me gusta es casar peleas chiquitas”.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X