22 Dec 2020 - 1:58 a. m.

Hay opciones para disfrutar diciembre sin aglomeraciones

Aunque en muchos hogares el fin de año significa diversión y esparcimiento, no se puede obviar la emergencia sanitaria que afronta el mundo. Si bien el alumbrado no es el de otros años, hay planes para disfrutarlo evitando el riesgo de contagio.

El coronavirus cambió la cotidianidad. Los festejos decembrinos no fueron la excepción. Como se ha visto en los últimos días, los casos de COVID-19 vienen aumentando y de ahí la necesidad no solo de retomar medidas como el pico y cédula para salir a comprar, sino de limitar experiencias y eventos masivos. Sin embargo, pensando en la importancia que para muchos tienen los últimos días del año, se plantearon alternativas para disfrutar de la época, sin olvidar que seguimos en pandemia y que se deben reforzar los cuidados.

Los eventos oficiales son liderados por el Instituto de Recreación y Deporte (IDRD), que propuso a la ciudadanía más de mil actividades gratuitas, entre las que se encuentran actos virtuales y los que se realizan en parques y espacios al aire libre, donde se ofrecen planes recreativos y deportivos.

De acuerdo con la directora del IDRD, Blanca Durán, el objetivo de estas actividades, más allá de no dejar apagar las tradiciones decembrinas, es promover la cultura ciudadana y el autocuidado. Destaca que en todos los eventos se hace un riguroso seguimiento al cumplimiento de los protocolos, en especial el distanciamiento, el uso de tapabocas y la desinfección. “Llevamos la Navidad a sitios donde nunca habíamos tenido oferta de iluminación, recreación, deporte y actividad física, para que juntos nos sigamos cuidando y podamos disfrutar de esta Navidad”, afirma Durán.

Entre las alternativas que plantea el IDRD hay varias relacionadas con la promoción del uso de la bicicleta, no solo en las calles sino también en casa con una bicicleta estática o un simulador. Uno de esos planes es “Bogotá Pedalea”, que se realizará hasta el 27 de diciembre, que invita a hacer recorridos en rutas típicas como el Alto de Patios, Alto El Verjón, Alto el Boquerón y, por supuesto, las ciclorrutas.

El 27 de diciembre se realizará, por ejemplo, el último de cuatro bicipaseos navideños', de 8:00 a.m. a 1:00 p.m. por las ciclorrutas de Engativá. En domingos anteriores se realizó en localidades como Kennedy, Suba, Teusaquillo, Barrios Unidos y Tunjuelito. La ciclovía dominical también se configuró como un espacio con aroma decembrino y, por lo tanto, se realizan actividades lúdicas alusivas a la Navidad, en especial para los niños.

Otros planes para estos días son “Navidad en Movimiento”, que se realiza los jueves y sábados en conjuntos residenciales; la “Rumba al Parque Navideña”, que se lleva a cabo hasta el 23 de diciembre; los “Retos Deportivos Navideños”, que se realizan los sábados y domingos, y las “Noches de Navidad”, que ofrece caminatas para disfrutar de la iluminación de parques como el de Usaquén, Nacional, El Virrey, San Andrés, La Independencia y Alcalá.

Los recorridos, que se realizan por grupos y horarios, son una de las opciones que más acogida han tenido y, por lo tanto, el Instituto Distrital de Turismo (IDT) también se sumó. La entidad ofrece recorridos religiosos, al centro histórico, al humedal El Burro para hacer aviturismo, al distrito del grafiti o el recorrido navideño, estos dos últimos en bicicleta. Para participar se debe inscribir en la página web de la entidad y escoger el plan y horario que más le convenga. Los grupos no superan las seis personas.

El turismo privado, uno de los sectores más golpeados por el confinamiento, también se reactiva de a poco con recorridos en los que resaltan la historia de la ciudad y las costumbres decembrinas. El que más movimiento ha tenido es el tur de cuentos de Navidad, que se realiza por toda la carrera séptima, entre el Planetario y el Parque Nacional. Rolando Torres, guía de turismo del centro de la ciudad, explica que “es un recorrido en el que habrá personajes en varios puntos contando mitos o historias sobre la Navidad, por ejemplo, de dónde viene la tradición del árbol”.

Estos recorridos cuestan $30.000, depende del grupo, e incluyen asistencia médica y refrigerios típicos, que se adquieren en establecimientos de comida de la zona. Esta economía colaborativa es la estrategia de reactivación de 23 agencias de viaje para tratar de recuperar su dinámica. “La idea es ayudar a reactivar el turismo y el comercio, por eso buscamos sitios en los que podamos ayudar a mover su economía. Antes de 2020 había un guía con treinta personas. Ahora máximo va con diez, para cumplir el distanciamiento y la calidad de la experiencia”, agrega Torres.

Sobre los recorridos, además del tamaño del grupo, se destaca que siempre inician en locales donde no solo se toma el refrigerio sino que es también propicio para el lavado de manos y el registro de datos, para hacer seguimiento en caso de que algún participante tenga síntomas de coronavirus.

Además de los planes y recorridos en espacios abiertos, hay actividades virtuales. La mayoría están a cargo del IDRD, cuya extensa programación se puede consultar en su página web. Aunque para muchos pueda ser extraña y hasta nostálgica la celebración navideña de este año, es preciso recordar que todo se hace para mitigar los riesgos del virus y que las familias estén completas en la próxima Navidad.

Comparte: