5 Aug 2020 - 12:38 p. m.

Hogar para habitantes de calle volverá a funcionar tras superar brote de COVID -19

Se trata del Centro de Atención Transitorio Bakatá, que lleva 15 días preparándose para volver a recibir usuarios.
Hay tres requisitos fundamentales para poder ingresar al hogar.
Hay tres requisitos fundamentales para poder ingresar al hogar.

Hace más de dos meses, en junio, después de realizar un testeo masivo de COVID -19 a un grupo de habitantes de calle, se detectó un brote del virus entre estas personas, por lo que fueron recluidos en el Centro de Atención Transitorio (CAT) Bakatá. En total, fueron 113 habitantes los que resultaron contagiados. Sin embargo, todos ellos lograron recuperarse satisfactoriamente, por lo que a partir del próximo fin de semana el centro volverá a recibir usuarios.

Según la Secretaría de Integración Social, el brote del virus, que también afectó a funcionarios del centro, pudo superarse gracias al cumplimiento de las medidas de bioseguridad. “Son personas muy valientes que están enfrentando una situación difícil ante un virus que nos puede llegar a todos, y más en los servicios sociales. Ya hay control y no hay positivos del brote que inicio el 20 de mayo. Todos lograron superar esta difícil situación. Por ustedes vale la pena seguir trabajando; les agradezco profundamente todo lo que hacen”, dijo Xinia Navarro, secretaria de Integración Social, a los funcionarios que operan en el lugar.

>>>Lea: La vida después de “superar” el coronavirus

Durante el tiempo de confinamiento de estas personas, el Distrito les suministró alimentos y elementos de limpieza para ayudarlos a superar la cuarentena, con el fin de que estas personas puedan adquirir hábitos saludables. Además, en el lugar se hicieron constantemente, procesos de limpieza y desinfección. “En coordinación con Secretaría de Salud llevamos a cabo los procesos de desinfección, descontaminación y renovación de elementos que tuvieron contacto con el brote”, indicó Daniel Mora, Subdirector de Adultez de la secretaría.

El centro volverá a reabrir este fin de semana (8 y 9 de agosto) para continuar con la atención de esta población, sin embargo, para hacerlo se tendrán en cuenta tres requisitos:

* Todas las personas que ingresen deben pasar por una evaluación de salud que verifique ausencia del virus y no poner en riesgo a las personas del lugar.

* Habrá distanciamiento social, por lo tanto, la capacidad se reducirá a la mitad al pasar de 200 a 100 cupos.

*Deberá hacer un compromiso por parte de todos para mantener el cuidado personal y el cuidado de los demás.

“Los usuarios van a tener dos metros de distancia, su cama no va a estar pegada con otra, y para la alimentación habrá turnos. Los ciudadanos que ingresen deberán comprometerse a ducharse y cambiarse de ropa, a bañarse con jabón y, además, deben aprender a convivir como un equipo en el que todos nos cuidemos”, dijo Mora.

Las personas que ingresan al hogar iniciarán acciones de cuidado para mitigar el consumo de estupefacientes. Además, cuentan con atención psicosocial tanto para ellos como para sus familiares, durante dos meses.

Comparte: