16 Jan 2016 - 9:36 p. m.

Hollman Morris asegura que pidió un cambio de oficina, pero nunca una blindada

El concejal asegura que aceptó su despacho el 12 de enero y jamás hizo una solicitud para que modificaran los vidrios de su oficina.

Redacción Bogotá

Archivo El Espectador. / Archivo El Espectador.
Archivo El Espectador. / Archivo El Espectador.

Sin Gustavo Petro en el Palacio de Liévano, el Progresismo sobrevivirá durante la nueva Administración Distrital a través de Hollman Morris. El exdirector de Canal Capital anunció que liderará la oposición al alcalde Mayor, Enrique Peñalosa, desde el Concejo de Bogotá, al que llegó con 25.492 votos. Desde su despacho, Morris también defenderá las ideas de la administración de Petro, y velará por la continuidad de los programas del exmandatario.

Y fue justamente el despacho en que estará el nuevo concejal de Bogotá por el Progresismo el motivo de debate esta semana, ya que, según reveló la Revista Semana, Morris habría pedido una oficina con vidrios blindados.

Aunque el cabildante cuenta con protección especial ordenada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), habría hecho la solicitud ante la Presidencia del Concejo, debido a que la oficina está ubicada muy cerca de la entrada principal del edificio de la corporación y, además, como señaló el mismo Morris, totalmente alejadas de las oficinas de los otros concejales.

No fue la única réplica que hizo el concejal y periodista a la revelación hecha por Semana. Mediante un comunicado, Morris detalló que, aunque reconoce que las condiciones de su nueva oficina le representan problemas de seguridad, aceptó su despacho el 12 de enero de 2016, y jamás hizo una solicitud, ni verbal ni escrita, para que le blindaran su oficina.

Sin embargo, Morris sí pidió un cambio de ubicación, debido a las condiciones que detalló. ‘‘Posterior a la aceptación de la oficina y por medio de llamada telefónica, el concejal Hollman Morris solicitó a la Doctora Nelly Patricia Mosquera, Presidenta del Concejo, que dadas las características anteriormente mencionadas, considerara el cambio de oficina a cualquier otra que brindara mejores condiciones de ubicación y seguridad’’, indicó el cabildante en su comunicación escrita.

Finalmente, el concejal de Progresistas aseguró que la confusión ha generado un clima hostil contra él. Adujo, además, a su situación de seguridad, por la que es beneficiario de medidas cautelares ante la CIDH desde 2000, tras ser vinculado con las Farc por el expresidente Álvaro Uribe Vélez, luego de una liberación de cuatro secuestrados a la que asistió Morris en condición de periodista. 

Comparte: