7 Feb 2020 - 3:00 a. m.

Hurtos en Bogotá: Mujeres, el blanco preferido de los ladrones en el transporte

Las denuncias por hurto se dispararon en los últimos tres años. Aunque las calles siguen siendo escenario de la mayoría de los casos, preocupa el incremento en el sistema público de transporte.

Alexánder Marín Correa (jamarin@elespectador.com)

El raponazo, los rompevidrios, el cosquilleo… El hurto a personas sigue siendo un dolor de cabeza para las autoridades y un delito que altera la tranquilidad ciudadana. Y no es mera percepción: las cifras muestran que en los últimos tres años han crecido las denuncias, partiendo de 76.344 casos en 2017, pasando a 104.871 en 2018, hasta llegar a 127.265 el año pasado, lo que muestra un aumento del 66 %.

Al hacer un análisis en detalle, las particularidades se mantienen: Chapinero es la localidad donde hay más probabilidades de ser víctima de hurto (según la tasa por cada 100.000 habitantes), que uno de cada tres robos ocurre entre las 6:00 de la tarde y la medianoche, que el viernes es el día predilecto de los atracadores, que la mayoría no usan armas y que en el espacio público se es más vulnerable.

Las cifras también muestran particularidades. Por ejemplo, que los ladrones no dejan de actuar ni estando en un carro de Policía, que el barrio Chapinero Central es donde más robos se han registrado en los últimos años, que el año pasado denunciaron 149 atracos en vehículos pedidos por aplicación (Uber, Cabify, Didi, Pickup); que los venezolanos, norteamericanos, mexicanos y brasileños son los extranjeros que más han denunciado asaltos; que las estaciones de TM de Ricaurte y calle 100 son las que más casos acumulan, y que el transporte público es inseguro para las mujeres.

Este último punto es uno de los más preocupantes. No solo porque entre 2017 y 2019 prácticamente se duplicaron las denuncias de robos en los componentes del sistema, sino porque las mujeres son las principales víctimas. Salvo en las estaciones (donde asaltan más a los hombres), tanto en los buses y troncales como en los paraderos, ellas parecer ser el blanco más fácil de los delincuentes. De las 70.765 denuncias por hurto en tres años, 35.791 fueron radicadas por ellas.

El panorama no es alentador, tanto que obligó a la nueva administración a atender de inmediato el asunto. Al menos, así lo indica el secretario de Seguridad, Hugo Acero, quien reconoce que el hurto viene afectando a la mayoría de ciudad. Si bien, prefiere referirse solo al aumento entre 2018 y 2019 (cercano al 20 %), sabe que frenar esa alza es una urgencia.

“Hay una alta concentración de hurtos en el transporte y por eso aumentamos a cincuenta los patrulleros motorizados para reaccionar en TM. También trabajamos en la acción oportuna ante el abuso contra la mujer. Para eso, capacitamos al personal para que las puedan orientar. Finalmente, estamos diseñando una aplicación, con un botón de pánico, para que cualquiera pueda alertar un caso a tiempo”.

(Lea también: Se incrementaron hurtos en Transmilenio: estas son las 25 estaciones más peligrosas)

Sobre el paulatino aumento del hurto, Acero afirma que radica en el robo de celulares. “El 60 % son cosquilleo, sin violencia. Lo otro es que algunas estructuras se vienen especializando en bienes de alta rentabilidad como celulares y bicicletas. Por eso vamos a atacar a la delincuencia organizada. Con la Fiscalía y la Policía trabajamos en la identificación, recolección de pruebas y su desmantelamiento. Ya tenemos identificadas 16 y estamos reuniendo las pruebas para que al llevarlos ante la justicia no los dejen en libertad”.

La urgencia está sobre la mesa y, al parecer, las estrategias también. Solo resta que las autoridades aceleren el paso, para atajar un delito que, como vienen mostrando las cifras, está disparado y afectando la tranquilidad de los bogotanos.

Comparte: