31 Jan 2011 - 11:11 p. m.

¿Inseguridad desbordada?

Mientras autoridades desmienten la presencia de bandas criminales, concejal asegura que éstas sí operan en la capital.

El Espectador

El asesinato de dos sacerdotes católicos la semana pasada, en la localidad de Kennedy. El atraco, hace tres días, al colegio Rosario Santo Domingo, en Chapinero. El arribo de presuntos delincuentes al Centro de Atención Médica Inmediata (CAMI) de Usme, este domingo. Son varios los episodios de inseguridad que mantienen prendidas las alarmas entre las autoridades, al punto que ayer el propio director de la Policía Nacional, general Óscar Naranjo, decidió comandar directamente las operaciones para enfrentar a las bandas de delincuentes con el refuerzo de 2.500 de sus hombres.

Las directivas del general Naranjo  incluyen patrullajes aéreos las 24 horas en dos helicópteros, de manera indefinida.

En declaraciones a Caracol Radio, el general Naranjo se refirió a un panorama que no es ajeno para buena parte de los capitalinos:   “de tres a cuatro bandas delincuenciales” que en los últimos meses se han dedicado a atracar personas y desocupar edificios, oficinas y locales. “Parecería que nos perdieron el respeto a los policías”.

Su sentencia no sorprende, teniendo en cuenta historias como la que ocurrió en el CAMI de Usme, a donde pasadas las 9 p.m. del domingo llegó un hombre, identificado como José Eduardo Murcia Moncada —quien luego fue capturado—, portando un arma de fuego con la que amenazó al personal médico para que atendiera a otro sujeto que iba herido de un tiro en un pie. Según testimonios, se presentaron con un grupo de personas armadas que permanecieron en la sala de espera  mientras que el lesionado y su acompañante entraban a urgencias.

Sin embargo, la Policía  desmintió la versión de que se haya tratado de un grupo armado y aseguró que al lugar sólo llegaron los dos hombres y que la herida se produjo cuando ambos estaban de cacería.

Según el concejal Antonio Sanguino,  “Hay suficientes indicios de la presencia de un agravamiento y complejización de la inseguridad en la capital. Los hechos dan cuenta de la reaparición del sicariato, de la ocurrencia de atracos a mano armada, amenazas y extorsiones que suponen una cierta logística propia de estructuras delincuenciales organizadas”.

Con información recogida en terreno, el concejal armó un mapa de la presencia de bandas emergentes, homicidos y microtráfico en Bogotá durante 2010. Según él, en la ciudad operan bandas criminales, principalmente del Erpac (Ejército Popular Anticomunista) “al mando del extinto Cuchillo y del Loco Barrera”.

Fuentes de inteligencia de la Policía Metropolitana le dijeron a este diario que  “no existen bandas emergentes”, aunque hay identificados dos grupos delincuenciales en Usaquén y Chapinero.

El 50% de los homicidios se estarían presentando en Ciudad Bolívar, Kennedy, Bosa y Suba, y la mayor parte de los paseos millonarios en Chapinero.

En cuanto al microtráfico, todas las semanas se hacen unos 10 allanamientos (la zona conocida como el Bronx ha sido intervenida por lo menos en ocho ocasiones), no obstante, “por alguna razón que tiene que ver con el proceso de judicialización, los delincuentes vuelven pronto a las calles”.

Presencia de bandas emergentes,homicidios y microtráfico en la ciudad en 2010, ver infografía aquí.

Temas relacionados

Inseguridad en Bogotá
Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X