Publicidad
28 Apr 2010 - 10:22 p. m.

¿Intereses políticos en protestas de Transmilenio?

Por quinta vez esta semana, usuarios inconformes bloquearon el sistema.

Laura Ardila Arrieta

Cuentan varios testigos que, hacia las 7:00 a.m. de el miércoles en la estación Minutos de Dios, sobre la troncal de Transmilenio de la calle 80, un hombre mayor se declaró desesperado porque la ruta que necesitaba no pasaba. A gritos, instó a los usuarios del sistema que se encontraban a esa hora a bloquear la vía.

Se trató de la quinta protesta esta semana —participaron cerca de 50 jóvenes y fue levantada por el Escuadrón Antidisturbios de la Policía a eso de las 11:00 a.m.— por parte de grupos de ciudadanos contra la empresa, a la que básicamente le exigen mejorar la prestación del servicio con más buses rojos y considerar la posibilidad de que se establezca una tarifa preferencial para estudiantes y ancianos.

Al parecer, la gente no aguanta más demoras de los articulados, más incomodidades en los viajes, más estaciones a punto de reventar, más inseguridad por culpa de aquellos que deciden volarse las barandas para ingresar al sistema.

Todas esas molestias se entienden mucho más cuando se habla de dos cifras reveladoras: Transmilenio transporta diariamente en promedio 1’610.000 personas, cuando la capacidad de las fases I y II es de 1’400.000. Es decir que los articulados resisten 210.000 usuarios de más todos los días.

Fernando Páez, gerente de la empresa, explica que hubo un incremento en la demanda que dejó el reciente paro de transportadores, que sus medidas no son improvisadas y que no descarta un interés político detrás de los bloqueos.

¿Se le salió de las manos el sistema a las autoridades?

No. Tengo la tranquilidad de que hemos hecho una gestión para solucionar las problemáticas que se identificaron desde 2008. El año pasado empezamos las mejoras habilitando unos retornos. Entre mayo y junio entrarán 99 articulados adicionales a funcionar y siete más lo harán en septiembre. Asimismo, ampliaremos cinco estaciones, alzaremos las barandas en ocho más y la troncal de la autopista Norte se extenderá hasta la 193.

Los bloqueos evidencian que los usuarios no están contentos…

Sabemos que hay deficiencias y por eso tomamos las decisiones. Hay un incremento en la demanda que teníamos previsto se diera en noviembre. De 1’580.000 pasajeros por día pasamos a 1’610.000 luego del paro. La gente vio que era más rápido usar Transmilenio, porque la ciudad se encuentra en obra, y no se volvió a bajar.

¿Es decir que el aparente desbordamiento se debe al paro de transportadores?

Claro. Como la ciudad está en obra, es más rápido moverse en el sistema.

¿Qué le responde a los usuarios que exigen tarifas preferenciales para estudiantes y ancianos?

No me puedo comprometer a algo que no es de mi competencia.

Usted aseguró que detrás de los bloqueos podría haber un asunto político…

Hemos identificado personas, las tenemos en fotos y videos, que se ubican en las plataformas, pero no se suben a los buses y empiezan a alborotar a la gente. Los reconocidos están en Patio Bonito, Usme y Suba. Yo mismo pude ver, el lunes pasado en Usme, a uno de ellos. Si uno mira los carteles con los que algunos protestan, dicen frases como: “Monopolio de Transmilenio” y “Perjudican a los pequeños transportadores”. Lo que yo presumo es que detrás de esto está todo el proceso del SITP o que quieren perjudicar a quienes puntean en las encuestas porque son los creadores del sistema.

Recibe alertas desde Google News