9 Mar 2017 - 4:59 a. m.

Jaque a la revocatoria de Peñalosa

El Consejo Nacional Electoral revisará 72 propuestas de revocatoria en el país, entre ellas, las tres que pretenden sacar al alcalde Enrique Peñalosa del Palacio Liévano. Los procesos podrían suspenderse si no cumplen los requisitos de ley.

Jairo A. Cárdenas A. / @Jairo_Cardenas7

Aunque la Alcaldía de Bogotá no habla mucho del tema, uno de los mayores dolores de cabeza que tiene la administración de Enrique Peñalosa es la revocatoria. Los tres comités inscritos ante la Registraduría Nacional avanzan en la recolección de firmas y, según los promotores, en los próximos meses alcanzarían a recoger las 280.000 que necesitan para convocar un referendo (30 % de la votación del alcalde).

Con este panorama, la reciente decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de revisar los 72 procesos de revocatoria que promueven en diferentes partes del país podría ser un salvavidas político para algunos alcaldes y gobernadores que, a un año de haber iniciado su mandato, se enfrentan al inconformismo de un sector de la ciudadanía. En el caso de Bogotá, donde avanza uno de los procesos más mediáticos, esto podría constituir un traspié para los promotores.

“Trabajamos cada día para hacer de Bogotá una ciudad mejor”, es la respuesta de la Alcaldía cuando se le pregunta por la revocatoria. Ni una palabra más, ni una menos. No se suma a la polémica suscitada por la anunciada revisión. Mientras el Distrito se mantiene al margen, los promotores califican la decisión del CNE como tardía y dudan de su transparencia. Sin embargo, aseguran estar confiados en los argumentos que esgrimieron ante la Registraduría.

En este punto, hay que aclarar que la decisión del CNE no se tomó arbitrariamente ni teniendo como punto de mira el proceso de Bogotá, o por lo menos no hay nada que lo pruebe. La revisión de las 72 solicitudes del país es la respuesta a una carta que envió la Federación Colombiana de Municipios (FCN), que pidió revisar los procesos de Acacías (Meta) y Sitio Nuevo y El Banco (Magdalena).

“Es relevante que este mecanismo democrático (revocatoria) no se use como instrumento político en beneficio de grupos que, en vez de utilizar la oposición de manera constructiva, buscan entrabar políticas de beneficio común para cobijar un interés específico”, expone la carta firmada por Gilberto Toro, director de la FCN.

Entendiendo el porqué de la revisión, es importante saber el cómo. La Ley 1757 del 2015, que dicta reglas sobre la promoción y protección del derecho a la participación democrática, dice que una revocatoria solo se puede promover bajo dos premisas: incumplimiento del Plan de Gobierno y el descontento generalizado de la ciudadanía. Esclarecer si los comités cumplen con estas condiciones es tarea del CNE.

Alexánder Vega, presidente del Consejo Nacional Electoral, fue claro al decir que no se priorizará la revisión de los tres comités inscritos en Bogotá, sino que les darán el mismo trato que a las demás solicitudes del país. Asimismo, que se revisarán las justificaciones de cada uno y en un plazo no mayor a tres semanas se decidirá cuáles serán suspendidos.

“Garantizaremos el debido proceso con cada caso, porque pese a ser una herramienta de participación ciudadana, también tenemos que ser cuidadosos para no atentar contra la decisión de los votantes en las urnas. No basta que los comités digan que se está incumpliendo el programa de gobierno o que la gente no está contenta con el alcalde. Hay que decir por qué”, indicó Vega.

¿Cómo se puede caer una revocatoria? El CNE explicó que todo está sujeto a los motivos expuestos por cada comité en el documento presentado ante la Registraduría. De no tener sustento, los puntos se declaran como inválidos y el proceso se suspende.

Las dudas de los promotores

Los comités que impulsan la revocatoria del alcalde Enrique Peñalosa no recibieron con beneplácito la noticia de la revisión. Aunque la decisión se tomó por solicitud de la Federación Colombiana de Municipios, los promotores de la capital la califican como “una estrategia para dilatar el proceso en Bogotá”.

Carlos Carrillo, de Unidos Revocamos a Peñalosa, opinó que sería muy sospechoso que las tres campañas activas quedaran inhabilitadas. Sin embargo, confía que al menos una pueda continuar con el proceso. Según le contó a El Espectador, su grupo está confiado por los argumentos que expusieron ante la Registraduría, pero temen que el CNE ceda ante la supuesta maquinaria política del Distrito.

“Creemos que nuestra exposición de motivos está bien estructurada y planteamos los dos puntos de los que habla la ley. Soy muy optimista en cuanto al proceso y dudo que tumben las tres propuestas”, indicó Carrillo.

Leonardo Puentes, del comité Revoquemos a Peñalosa, no se mostró sorprendido por la decisión del CNE e, incluso, aseguró que ya estaban preparados para una situación similar. “Sabíamos que diferentes instituciones iban a poner trabas a la revocatoria de Peñalosa y por eso desde el inicio estructuramos un documento que está blindado frente a este tipo de acciones”, dijo.

Con la noticia de la revisión, los diferentes grupos parecen acercarse. Según expresaron, en caso de que alguno de los comités no sobreviva a la revisión, sus integrantes se sumarían a los procesos que logren el aval para seguir el camino de la revocatoria.

Por ahora, mientras se espera la decisión del CNE, los promotores de la revocatoria saben que están en jaque y estudian la próxima jugada para seguir adelante en la partida. Por el momento, solo pueden esperar que los motivos que respaldan los documentos radicados ante la Registraduría sean lo suficientemente fuertes como para aguantar la revisión. Por su parte, el Distrito seguirá mostrando los resultados de su gestión como parte de su estrategia para enfrentar el proceso que está en marcha y de esta forma evitar llegar a las urnas.

Comparte: