29 Apr 2020 - 11:30 p. m.

Kennedy, la localidad más golpeada por la pandemia

Hoy concentra uno de cada seis contagiados de la ciudad y una de cada cuatro víctimas fatales. En el 80 % de los casos su estado es moderado, pero hay 40 en estado severo o crítico.

José David Escobar Moreno / @JoseDEM18 / jescobar@elespectador.com

Pese a las restricciones no se han podido evitar las aglomeraciones en lugares como Corabastos y la Zona Franca.   / Óscar Pérez
Pese a las restricciones no se han podido evitar las aglomeraciones en lugares como Corabastos y la Zona Franca. / Óscar Pérez

Hasta la semana pasada, Suba era la localidad con más casos de contagio de COVID-19 en Bogotá. Desde el 5 hasta el 22 de abril estuvo liderando la tabla de contagios. Sin embargo, en la última semana, se registró un rápido aumento en Kennedy, localidad que hoy tiene la cifra más dramática del Distrito. No solo concentra uno de cada seis contagiados de la ciudad (la mayoría hombres), sino también una de cada cuatro víctimas fatales.

Lo que más llama la atención es que el repunte se dio en la última semana, especialmente a partir del 23 de abril. Desde entonces se han confirmado 139 casos de los 425 que registraba hasta la noche del martes, siendo el 25 de abril el día más crítico, cuando se confirmaron 43 casos.

Asimismo, esta localidad es la que más víctimas fatales del virus ha cobrado en la ciudad: 21. Solo el 1° de abril murieron cuatro personas. “El primer caso del virus se identificó en el norte, pero hoy los muertos los pone el sur”, dijo la alcaldesa, Claudia López, la semana pasada.

La mandataria ha dicho que el primer paciente del virus en Bogotá (y en Colombia) se identificó en Usaquén: una joven de 19 años proveniente de Milán (Italia); luego el virus, agrega, se fue propagando por el noroccidente de Bogotá, pasando por Suba, Engativá, Fontibón y toda la ciudad, exceptuando Sumapaz.

A la fecha no es muy claro cómo Kennedy terminó siendo la localidad más afectada. Sin embargo, la Secretaría de Salud evalúa factores como desórdenes de sus habitantes en la cuarentena y características socioeconómicas de la zona. Vale recordar que Kennedy es la segunda localidad más poblada: 1,2 millones de personas, una cifra similar a la de Barranquilla. Y, para completar, cuenta con una plaza difícil de controlar: Corabastos.

Y si bien el 80 % de los contagiados están en casa y presentan síntomas moderados, este no es un dato tan alentador, ya que, debido a su alta densidad poblacional, el riesgo aumenta. Según la Veeduría Distrital, su densidad es una de las más altas de Bogotá: 335 habitantes por hectárea, 122 personas más que el promedio de la ciudad. Este sería uno de los factores del aumento de los contagios en la localidad: el poco distanciamiento social, clave para evitar el contagio.

En cambio Suba (la más poblada: 1’348.000) tiene un promedio de 232 habitantes por hectárea, solo un poco arriba del promedio distrital. Además, es una de las localidades más grandes (10.056 hectáreas), cerca de 6.000 más que Kennedy. Engativá, la tercera más habitada, tiene 3.588 hectáreas, 200 menos que Kennedy, pero solo alberga 887.000 ciudadanos. En el poco espacio para la población parece haber un dato clave.

La Secretaría de Hábitat también tiene cifras que empeoran la situación. El 42 % de la población es estrato dos; hay un déficit habitacional en 12.049 familias, de las 389.000 que hay en el sector; recibe 24.000 personas víctimas del conflicto y tiene un déficit escolar de 3.380 cupos. Además, hay un número indeterminado de población migrante flotante que trabaja en la informalidad o busca comida en Corabastos.

También hay otro dato preocupante sobre un segmento de la población, que es más vulnerable al virus: los mayores de sesenta años. Esta localidad recoge el mayor porcentaje de esa población en condición de pobreza (13 %) y a su vez es la cuarta con mayor población de habitantes de calle.

A la densidad poblacional se suma el mal comportamiento de algunos habitantes. Por ejemplo, en las primeras semanas de la cuarentena, la localidad fue una de las que más reportaron aglomeraciones. Incluso, la semana pasada, fueron capturadas veinte personas en el barrio El Amparo “tomando chicha a altas horas de la noche, en un local de entretenimiento para adultos, que funcionaba a puerta cerrada”, informó la Policía en su momento.

Esa misma semana, la Secretaría de Gobierno anunció un hecho que podría ser clave para determinar la delicada situación de la localidad y su suerte en las próximas semanas: se detectó un brote del virus en la central de Corabastos. Según el Distrito, fueron identificados siete casos y la cifra viene en aumento.

En este punto, la aglomeración se centra en los alrededores, donde a diario ingresan hasta 1.200 vehículos. El riesgo al que está sometida toda la población que visita esta zona, a comprar alimentos o rebuscar lo del diario, ha llevado a que se instaure un pico y cédula, tanto para compradores como trabajadores en la central.

También, que en dos oportunidades se haya tenido que cerrar la central para desinfectarla. La primera, en Semana Santa y la segunda, el fin de semana pasado, cuando se identificó el brote en dos locales. Asimismo, durante, los primeros días de la cuarentena obligatoria, decretada por Iván Duque, varios vendedores informales aledaños al centro de abastos no cumplieron con la medida sanitaria.

El aumento de casos también preocupa, porque la Subred Integrada de Servicios de Salud, que funciona en Kennedy y Fontibón, tiene dos de sus cuatros centros asistenciales llenos para atender pacientes COVID-19. Las trece unidades de cuidados intensivos (UCI) de la Clínica de Occidente y las nueve que hay en la Unidad de Servicios de Salud Occidente de Kennedy están ocupadas.

Los otros dos puntos, la Clínica Colsubsidio Ciudad Roma y la Unidad de Servicios de Salud Fontibón, están en un 26 % y 33 % de uso de sus UCI, respectivamente. Entre estos dos centros de atención habilitados para el coronavirus solo hay quince cupos más para atender la emergencia de salud pública.

El panorama es complejo en el sur de la ciudad, sobre todo en la localidad de Kennedy, donde todas las cifras obligan a que se le deba prestar toda la atención posible.

Síguenos en Google Noticias