14 May 2021 - 3:57 p. m.

La campaña que busca eliminar los prejuicios contra las venezolanas

Una encuesta de percepción realizada por Usaid demuestra que en Bogotá se cree que las mujeres migrantes abaratan el mercado laboral, pero lo que se evidencia es que reciben pagos injustos por su condición en el país.

Para nadie es un secreto que las condiciones de los venezolanos no son fáciles en la ciudad, no solamente por las condiciones legales de su permanencia sino además por las opciones laborales con las que cuentan. Al respecto, Refugees International ha resaltado que muchos profesionales migrantes llegan a realizar trabajos informales a Bogotá, los cuales son mal pagos y en los que además experimentan la discriminación y la xenofobia.

Lea: ¿Dónde están los venezolanos en Bogotá?

Por otro lado, la condición de las mujeres tiende a ser peor, pues además de que en promedio trabajan más horas que sus pares colombianas y tienen más estudios que los hombres venezolanos, reciben casi la mitad que las nacionales y 20% menos que los hombres migrantes, según lo indica el estudio “Dinámicas laborales de las mujeres migrantes venezolanas en Colombia”, hecho por la organización Cuso Internacional en Colombia.

Pero esto va más allá. Una encuesta de percepción, realizada por Usaid, identificó que se asocia a los migrantes con el aumento de la inseguridad, como competencia laboral que cobra menos, son definidas como personas que no logran adaptarse a las normas y costumbre del país, así como se cree que las mujeres venezolanas usan sus cuerpos para conseguir dinero fácil y que son promiscuas y madres irresponsables.

Le puede interesar: El laberinto laboral de las mujeres migrantes en Colombia

Además, el 63% de los encuestados señaló que cree que la mayoría de ellas realizan trabajos informales, otro 15% dijo que con la mendicidad y un 13% señaló que se dedican a la prostitución, mientras que en general identificaron que estos prejuicios refuerzan imaginarios como que las mujeres venezolanas abaratan el mercado laboral cuando, indican, la realidad demuestra que por estos reciben ofertas injustas por su condición migratoria.

Es por ello que Usaid lanzó la campaña ¡Migración Sin Prejuicios! Mujeres y Derechos, con la que busca no solo cuestionar esos imaginarios sino además visibilizar los relatos de las migrantes venezolanas entre las que se encuentran académicas, profesoras, emprendedoras y lideresas, quienes cuentan sus luchas en la búsqueda de nuevas oportunidades y de reconstruir sus vidas en otro país. Así mismo, se presentan mensajes de inclusión como material con la oferta institucional disponible.

“Las mujeres migrantes sufren una doble discriminación; por ser mujeres y por ser migrantes. Es nuestra tarea erradicar los prejuicios”, es el mensaje de la internacionalista y politóloga Nastassja Rojas, uno de los que se resalta, de las mujeres venezolanas en la ciudad.

Comparte: