12 Sep 2020 - 8:42 p. m.

La Policía agradeció a quienes han trabajado en la restauración de los CAI

Estas instalaciones también han sido objeto de protesta pacífica de ciudadanos que los han convertido, por ejemplo, en bibliotecas públicas. La concejala Heidy Sánchez asegura que la Policía quiere borrar un mural en memoria de Julieth Ramírez, una joven de 18 años que perdió la vida en medio de las manifestaciones.
El apoyo a la Policía también se han manifestado por medio de plantones.
El apoyo a la Policía también se han manifestado por medio de plantones.

Los Comandos de Atención Inmediata (CAI) se han convertido en un ícono de las manifestaciones de esta semana contra el abuso policial. Estos han sido objeto de ataques de manifestantes que, con piedras, patinetas y demás objetos contundentes, han roto sus vidrios, además de rayar sus paredes y prenderles fuego, a algunos.

Estos actos vandálicos han significado la afectación de la infraestructura de más de 60 CAI, de los cuales, algunos ya comienzan a ser restaurados, en parte, con la ayuda de la ciudadanía. Este sábado, la Policía agradeció a las personas que han llegado a estos lugares, con pintura, rodillos y elementos de aseo para intentar reparar los daños causados.

“Gracias a todos los ciudadanos que se han unido para apoyar y arreglar los CAI vandalizados y destruidos”, comunicó la institución.

Uno de los CAI que está siendo restaurado con la ayuda de la ciudadanía es el que queda en el barrio Roma, en la localidad de Kennedy. Allí, representantes de la Veeduría Distrital aseguraron que trabajan con líderes comunitarios para “recuperar nuestro CAI, el cual es el segundo hogar de nuestros policías. Solicitamos que la comunidad se una en esta labor para recuperar la tranquilidad de los ciudadanos, como también la estabilidad de nuestra institución. Los policias no son los malos, los vándalos son los que causaron estos daños, los que están agrediendo a nuestra fuerza pública. La invitación es que los buenos somos más y que apoyemos a nuestra fuerza pública”.

Pero lo CAI también han sido objeto de manifestaciones pacíficas de ciudadanos que los han convertido, por ejemplo, en bibliotecas públicas. Uno de estos es el CAI Gaitana, en la localidad de Suba, el cual días atrás fue incinerado en medio de las manifestaciones. La infraestructura fue convertida en un epicentro cultural, en el cual se exhibieron libros y decoraron para llamar la atención de los transeúntes.

Algunos han renombrado este lugar como Centro Cultural Julieth Ramírez, en memoria de la joven de 18 años que perdió la vida al recibir un disparo en el tórax, en medio de las manifestaciones. Su padre, en entrevista con El Espectador, explicó que su hija no era parte de la protesta, sino que había salido con una de sus amigas a un OXXO del sector a comprar unas cosas, y es allí, en medio de la confrontación, que recibió el impacto que le quitó la vida.

Le sugerimos leer: Julieth Ramírez, de 18 años, murió por una bala perdida en medio de las protestas

Es así como este CAI, especialmente, se ha convertido en uno de los símbolos más representativos de la protesta pacífica en la ciudad. Sin embargo, la concejal Heydi Sánchez denunció que la Policía ha llegado al sector para borrar los murales de repudio al abuso policial que se han pintado en las paredes de este CAI, así como agentes del ESMAD que han amenazado con desalojar a aquellos que acampan en el lugar.

“!No! Así no podemos, los esfuerzos de no borrar la memoria de Julieth Ramírez, la Policía de Bogotá empieza a borrar lo que la juventud en medio del dolor y la esperanza hace a través de la cultura”, trinó la cabildante al acompañar su publicación con imágenes de uniformados que, con pintura, borran el mural.

Comparte: