Bogotá

25 Nov 2008 - 11:00 p. m.

La rebelión de las ratas

Debido a la temporada invernal y al mal manejo de las basuras en algunos barrios de la localidad octava, al sur de la ciudad, han comenzado a aparecer cientos de ratones en los sifones, techos y botes de basura.

María Camila Peña

Desde octubre, cuando comenzaron las fuertes lluvias en la ciudad, empezaron también a aparecer cientos de ratas en la localidad de Kennedy. Sin más remedio, estos roedores abandonaron sus nidos en las alcantarillas y en los bordes del río Fucha y salieron a la superficie en búsqueda de lugares secos para pasar la temporada invernal.

Al poco tiempo, en los barrios Cayetano Cañizales, Britalia, Roma, Patio Bonito, Lagos de Castilla, Catalina II y en las inmediaciones de Corabastos se hicieron visibles miles y miles de ratas que, según los habitantes, asustan hasta a los gatos y salen de las basuras, sifones y tejados todos los días cuando termina la tarde.

De acuerdo con la edil Clemencia Ávila Nicholls, la proliferación de estos roedores se debe a las toneladas de basuras que la comunidad deja expuestas al aire libre en los lotes y a la gran cantidad de industrias de reciclaje que hay en el sector. “A las orillas del río Fucha trabajan los recuperadores de basura que se dedican a recoger los desechos en la ciudad para después dividirlos y revenderlos. Esta zona se ha convertido en un gran nido de ratas. La comunidad está desesperada y quiere que se tomen medidas”.

Según los reportes entregados por el Hospital del Sur la semana pasada a las autoridades locales, durante un debate de control político respecto al tema de los roedores, las malas condiciones de salubridad del barrio Britalia, asociadas con la presencia de ratas, causaron la muerte de un niño que al parecer jugaba en una zona que había sido contagiada por orines de estos animales. En opinión de los médicos, el pequeño presentaba desnutrición y el contagio con los residuos de los animales le ocasionó una aguda infección conocida como leptospirosis que terminó con su vida.

Para los habitantes de esta zona las ratas se han convertido en residentes habituales que ya han dejado de sorprenderlos. Los recicladores que viven en las riberas del río Fucha cuentan que los animales llegan en las noches y se devoran todo lo que esté a su alcance.

Para las autoridades locales este es un tema prioritario pues afecta a la comunidad en general. “En Kennedy los basureros además de ser focos de ratas se han convertido en zonas inseguras que fomentan la drogadicción, las violaciones y los atracos”, dijo Alirio Marín, gerente ambiental de la Alcaldía de Kennedy.

En este momento la Alcaldía local, junto con el Hospital del Sur, la Policía Ambiental y los ediles trabajan en un programa para recoger las basuras de las zonas críticas, realizar brigadas de desratización y sensibilizar a la comunidad frente a esta problemática. En los dos meses que lleva el Plan Local de Residuos Sólidos de Kennedy, las autoridades han recuperado dos de los puntos neurálgicos ubicados en las puertas seis y siete de Corabastos. “Estamos en proceso de concertación con la Secretaría de Gobierno y la Policía Ambiental para que quienes voten residuos sean castigados con unas multas acordes con el daño que le están causando a la comunidad”, dijo Marín.

El próximo cuatro de diciembre las autoridades locales se reunirán con los trabajadores de las bodegas de reciclaje en el sector de María Paz para darles recomendaciones sobre el manejo de las basuras. “Hasta que la gente tome conciencia de que esta es una gran problemática que incluso podría quitar vidas, será muy difícil controlar esta situación”, concluyó la edil.

Temas relacionados

Localidad de Kennedy
Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X