Bogotá

29 Sep 2020 - 2:00 a. m.

Las alternativas para los ciclistas en El Verjón

Gran controversia ha generado el alto número de biciusuarios que suben los fines de semana al alto, que es la única conexión vial entre Bogotá y al menos tres municipios de Cundinamarca. La Gobernación no apoya las restricciones, pero propone habilitar la antigua vía a Villavicencio como opción para los ciclistas.

El problema de la vía Bogotá-Choachí es que es muy pequeña. Con tan solo dos carriles, uno de subida y otro de bajada, atraviesa los cerros orientales y se convierte en la única conexión de Ubaque, Fómeque y Choachí con la capital del país. Además, debido a la promoción que se ha hecho en el último año, se ha establecido como uno de los circuitos más empinados y apetecidos por los ciclistas de la ciudad.

Es allí donde está el problema. A pesar de que no es una vía muy frecuentada por vehículos, con el aumento de los ciclistas se ha vuelto complicado transitarla, pues según narra Jaime Aguirre, dueño de la finca agroecológica Utopía, si se va en carro toca ir despacio, por si aparece algún ciclista, pero si se va a pie hay que estar pendiente de que no lo atropellen. “Desde que el alcalde Peñalosa le dio por montar en bicicleta y montar esa vaina de los jueves, esto por acá es muy transitado. El lío es que es muy angosta y es imposible que circulen todos de manera segura”.

El llamativo para los ciclistas es que en el recorrido de 22,6 kilómetros hay pendientes hasta del 13 %, a lo que se le suma el paisaje del páramo, que lo convierte en toda una travesía y un atractivo para quien lo realiza, pero que a la vez se está saliendo de control, pues tan solo entre las 6:00 a.m. y 12 m. de los sábados y domingos se registra el tránsito de alrededor de 6 mil biciusuarios.

Con la cuarentena el tema se controló, pero con el fin de esta aumentó el flujo de deportistas. Se hicieron llamados y pese a ello solo hasta que murió un ciclista, que bajaba a gran velocidad por la vía y chocó con un camión, la situación volvió a ser cuestionada por el alcalde de Choachí, Carlos Velásquez. Él recordó una conversación con la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, en la que ella aseguró que no sacaría a los ciclistas de la vía.

En respuesta, la mandataria de Bogotá le propuso al alcalde establecer horarios exclusivos en la vía para los ciclistas, de jueves a domingo, entre las 4:00 a.m. y 11:00 a.m., pero esta propuesta no fue aceptada por los alcaldes de los tres municipios ni por el gobernador de Cundinamarca, Nicolás García, quien rechazó el cierre total. Por esta razón, se buscan otras alternativas “que permitan que los bicicusuarios transiten, pero sin afectar la labor, especialmente, de los campesinos y pequeños productores del departamento”.

De acuerdo con el alcalde de Fómeque, Jorge Arturo Romero, sobre la mesa hay dos temas que se deben analizar: la situación económica de los municipios y la libertad para hacer deporte. “Nos preocupa la movilidad de productos perecederos hacia Bogotá, como las carnes y los huevos, así como el paso de ambulancias, en especial de gente que requiere tratamientos en Bogotá. No podemos cerrar a esa hora”, a los que se suman quienes viven en estos municipios y trabajan en la ciudad, que se verían afectados por las restricciones. Es por ello que se planteó otra posibilidad que se socializará con el Distrito.

Por su parte, Jorge Alberto Godoy, secretario de Movilidad de Cundinamarca, si bien el departamento no aceptó la propuesta de la alcaldesa, han establecido alternativas que desde ayer se han puesto sobre la mesa. “Como departamento buscamos la mayor articulación con Bogotá, pero evitamos al máximo las restricciones y preferimos el control, por eso en El Verjón y Patios, donde se ha dado un incremento de bicicusuarios, lo que queremos es poner controles en la vía, hacer acompañamientos los fines de semana, limpiar las bermas para evitar que los ciclistas se vayan al centro de la vía y realizar un trabajo de concientización vial”.

Sumado a esto, la Gobernación le apostaría a la promoción de circuitos alternos como el de la vía al Llano, que tiene pendientes similares a las de El Verjón y Patios, y no genera afectaciones a cultivadores o el paso a otros municipios. “Motivaremos, entre el sábado y domingo, estas estrategias que esperamos concretar con la Alcaldía de Bogotá, para ver cómo será el apoyo de Cundinamarca y del Distrito”, dijo Godoy.

Para Liliana Velásquez, alcaldesa de Ubaque, en este proceso es importante tomar medidas a corto y mediano plazo y “que no se permita a los ciclistas subir con carro acompañante, que es lo que genera los trancones, y recordarles a los ciclistas que la bajada no es una competencia de velocidad”, mencionó en una mesa establecida por el Concejo de Bogotá.

Aunque para Aguirre es importante que haya señalización, acompañamiento y educación para los ciclistas, también se debería analizar la importancia de los cerros y la necesidad de fomentar el desarrollo de la ruralidad. “Hay que definir si somos el patio trasero o el lugar donde se pueden producir los mejores alimentos para la ciudad. El sitio tiene vocación agrícola y puede hacerse turismo sostenible”.

Por ahora las conversaciones continuarán esta semana y sobre la mesa se estudian otras alternativas, como la reglamentación del horario de circulación de ciclistas y la restricción para el paso de vehículos de enseñanza, que también han aumentado en la zona, mientras que para el fin de semana se espera ya se tengan condiciones establecidas que no solo organicen el paso por la vía, sino que garanticen el tránsito y la seguridad para los ciclistas que transitan por el sector.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X