Publicidad
15 Jul 2020 - 1:41 p. m.

Las fortalezas y falencias en competitividad que tiene Bogotá

A pesar de que la capital fue reconocida como la ciudad más competitiva del país, debe encaminar sus esfuerzos para fortalecer su sistema de transporte público, la inversión en salud pública y reducir la brecha de formación laboral entre hombres y mujeres.
Diego Ojeda

Diego Ojeda

Periodista
La movilidad de pasajeros en transporte público hace parte de las áreas en las que debe trabajar la ciudad para mejorar su competitividad.
La movilidad de pasajeros en transporte público hace parte de las áreas en las que debe trabajar la ciudad para mejorar su competitividad.
Foto: Jorge Londoño - Gustavo Torrijos

El Índice de Competitividad de Ciudades es un análisis riguroso que permite ver las fortalezas y debilidades que tienen las urbes de Colombia. Su publicación se hace con el propósito de que los gobernantes puedan verlo como una herramienta para mejorar su toma de decisiones.

La más reciente edición de este estudio, presentada por el Consejo Privado de Competitividad y la Universidad del Rosario, destaca a Bogotá como la ciudad más competitiva de Colombia, entre un grupo de 32 territorios analizados. El rector de la Universidad del Rosario, Alejandro Cheyne, aseguró que “con el índice buscamos un mayor desarrollo para cada una de las ciudades, lo que implica niveles más altos de bienestar para cada uno de sus habitantes”.

Las ciudades fueron analizadas en 13 pilares, en los que Bogotá ocupó la primera posición en siete de ellos, registrando una calificación de competitividad de 7,49 puntos sobre 10. A la capital le siguen Medellín (7,05), Manizales (6,64), Bucaramanga (6,33) y Tunja, que cierra el listado de las cinco más competitivas con 6,33 puntos. Los cinco territorios que obtuvieron la calificación más baja fueron Mitú (3,07), Puerto Carreño (3,15), Inírida (3,18), Leticia (3,33) y San José del Guaviare (3,51). Al registrarse puntuaciones tan escasas, esto le da indicaciones al Gobierno Nacional de dónde se deben adelantar esfuerzos para mejorar estos indicadores que, a la larga, repercuten en la calidad de vida de los colombianos.

Así le fue a Bogotá

  1. Instituciones: Esta es una de las fortalezas de Bogotá, en el que logró el más alto desempeño en el país, con una puntuación de 8,22. Aquí la ciudad se destacó por su desempeño administrativo (7,89) (en la que su actualización catastral fue de 10 sobre 10), gestión fiscal (9,58), transparencia y contratación pública (8,05), seguridad y justicia (7,37). En este pilar las ciudades ocuparon la segunda y tercera posición fueron Barranquilla (7,74) y Medellín (7,57).
  2. Infraestructura y equipamiento: Nuevamente la ciudad se lleva la primera posición, gracias a una calificación de 7,26. Aquí el rubro en el que resultó más favorecida fue en el de Infraestructura de servicios y vivienda (9,28) donde obtuvo un 10 de 10 en cobertura de energía eléctrica. También fue evaluada en conectividad (8,12) y oferta cultural (4,40). En este pilar la siguen Medellín (6,54) y Tunja (6,35).
  3. Adopción TIC: Manizales se lleva la mejor puntuación en esta materia, con 8,69 puntos. Bogotá ocupa el segundo lugar con una calificación de 7,57. En este ámbito, la capital obtuvo un buen desempeño en infraestructura TIC (9,40) donde se analiza la penetración del internet, el ancho de banda y el número de hogares con un celular o un computador; sin embargo, obtuvo resultados relativamente bajos en capacidades TIC (5,75) donde se analizan el número de personas matriculadas y graduadas en programas TIC. Popayán es la ciudad que ocupa el tercer lugar en este pilar, con 7,53 puntos.
  4. Sostenibilidad ambiental: Bogotá se llevó el primer lugar en este pilar, con una calificación de 7,27 puntos. Su rubro de activos naturales, donde se evalúan sus áreas protegidas y generación de emisiones CO2 en fuentes fijas, obtuvo un promedio de 7,24; mientras que su gestión ambiental y del riesgo (empresas certificadas, índice municipal de gestión del riesgo y calidad del agua) se llevó una puntuación de 7,30. La segunda y tercera posición la ocuparon San José del Guaviare (6,82) y Florencia (6,34), respectivamente.
  5. Salud: Este es uno de los pilares en los que Bogotá no alcanza a estar ni siquiera en los cinco primeros lugares. Este fue liderado por Tunja, que recibió una calificación de 7,78 puntos. La capital de Boyacá fue seguida por Medellín (7,26) y Popayán (7,03). La capital de Colombia se llevó la octava posición (6,71). En este pilar fue evaluada en acceso a la salud (6,60), resultados en salud (mortalidad infantil) (8,73) y capacidades en salud (4,79).
  6. Educación básica y media: Bucaramanga es la más competitiva del país en esta materia, gracias a su calificación de siete puntos sobre diez. Esta es seguida por Popayán (6,94) y Bogotá (6,88). La puntuación de la capital se promedia por su desempeño en cobertura en educación (6,05) y calidad de la educación (7,71).
  7. Educación superior y formación para el trabajo: Bogotá lidera este pilar con una puntuación de 7,41, seguida por Manizales (7,32) y Medellín (6,87). La evaluación de la capital consistió en su cobertura en educación superior (6,77), calidad de la educación superior (7,53) y educación para el trabajo y desarrollo humano (7,94).
  8. Entorno para los negocios: El indicador muestra que la ciudad más competitiva en esta materia es Manizales, gracias a su puntuación de 7,34. Esta es seguida por Pereira (7,20) y Bogotá (7,10). A pesar de que en la capital se ubican parte de las principales startups del país, su competitividad no es tan fuerte por el pago de impuestos (5,91), facilidad para obtener permisos de construcción (6,84), aunque sí registra calificaciones relativamente altas en facilidad para registrar propiedades (7,13) y facilidad para abrir una empresa (8,53).
  9. Mercado laboral: San Andrés es el territorio que obtuvo una mejor puntuación en este pilar (8,00) seguida por Manizales (6,59) y Pereira (6,31). Bogotá se ubica como la sexta más competitiva debido al promedio de su calificación en desempeño de mercado laboral (7,10) donde se analiza la tasa de desempleo, la formalidad y el empleo vulnerable (entre otros) y la utilización del talento (4,18) donde se evalúan las brechas que existen entre hombres y mujeres en materia de participación laboral, desempleo, diferencia de salarios, formalidad y empleo vulnerable.
  10. Sistema financiero: Bogotá es la ciudad que más se destaca en esta materia, con una calificación de 8,49 puntos. Esta es seguida por Tunja (8,04) y Medellín (7,63). En general, la evaluación de la capital fue positiva en su cobertura de establecimientos financieros (8,84), índice de bancarización (8,29), cobertura de seguros (8,11) y en el índice de profundización financiera de la cartera comercial (8,71).
  11. Tamaño del mercado: Este es otro pilar en el que sobresale. Bogotá obtuvo la puntuación más alta (8,47) y fue seguida por Medellín (7,74) y Cartagena (7,23). Aquí la medición se aplicó en el promedio de su mercado interno (10,00) y de su mercado externo (6,94).
  12. Sofisticación y diversificación: Este es uno de lo pilares en los que obtuvo una de las mejores calificaciones (9,83), lo que la ubicó en el primer lugar. Aquí Bogotá fue analizada en la complejidad de su aparato productivo (10,00), la diversificación de su canasta exportadora (10,00) y la diversificación de mercados de destino de exportaciones (9,30). Medellín (9,68) y Cali (9,54) ocuparon las siguientes posiciones.
  13. Innovación y dinámica empresarial: Medellín se lleva la primera posición, con una calificación de 7,55 puntos. Esta es seguida por Manizales (7,30) y Bogotá (6,48). Aquí la capital obtuvo una evaluación de 6,48 puntos en investigación, 5,57 en registro de propiedad industrial y 6,76 en dinámica empresarial.

Los puntos más débiles de Bogotá

Si bien, por lo general, la ciudad mostró un buen posicionamiento a comparación de otras ciudades del país, uno de los principales objetivos que tiene este indicador es mostrar las flaquezas de las urbes con el fin de que los gobernantes las identifiquen e implementen medidas que permitan mejorarlas.

Es así como Bogotá tiene que trabajar en la eficiencia de su justicia (4,63), en la capacidad de movilizar personas en transporte público (4,73), en los ejemplares disponibles en sus bibliotecas (1,98), en sus museos (2,69), en los escenarios culturales (4,40), en los bienes de interés cultural (2,73), en el número de matriculados a programas TIC (3,44), en las empresas certificadas para la gestión ambiental (3,24), en la inversión en salud pública (2,86), en fortalecer su oferta de médicos generales (2,05), en la oferta de camas de servicios especializados (2,81), en la calidad de docentes en colegios oficiales (3,68), en mitigar la brecha de formación laboral entre hombres y mujeres (1,26), pero sobre todo la de empleo vulnerable entre ambos sexos (0,15), en la que recibió la calificación más baja.

Síguenos en Google Noticias