Bogotá

Se declaró la alerta roja hospitalaria

14 Apr 2021 - 2:13 a. m.

Las razones para más cuarentenas en Bogotá

Además de que los casos activos están aumentando, preocupa la demanda de camas UCI. La apuesta seguirá siendo el esquema de cuatro días de trabajo por tres de aislamiento. Continúa el pico y cédula.

La prioridad de Bogotá en este momento es moderar la velocidad de contagios de COVID-19 en el tercer pico de la pandemia. Aunque no se ha optado de nuevo por prolongados cierres generales, la ciudad sí le seguirá apostando al esquema 4x3, es decir, cuatro días de apertura y tres de cuarentena estricta, con el fin de evitar que se repitan situaciones que no solo se han visto en otras partes del mundo, sino también a Medellín y ciudades de la costa.

Esto en parte explica las determinaciones que adoptó ayer la Alcaldía, tras la reunión con el Comité Epidemiológico Nacional que, además de aprobar una nueva cuarentena desde la medianoche de este jueves 16 de abril hasta las 4:00 a.m. del lunes 19 de abril, recomendó a las universidades seguir aplicando la virtualidad y a las empresas mantener mínimo el 70 % de sus funcionarios en teletrabajo. Asimismo, continuará el pico y cédula. Pero, ¿por qué volver a restringir la movilidad?

Hay varias consideraciones que se tuvieron en cuenta, pero las principales están relacionadas con el aumento de contagios detectados. Desde la semana pasada se viene alertando sobre el incremento de pruebas positivas, al pasar del 13 al 25 % en el último mes, es decir, uno de cada cuatro exámenes. “Se deriva de un incremento en los casos diarios reportados y se espera que esta semana ese reporte sea altísimo, pues también hemos aumentado las pruebas. Ahora tenemos 178 puntos gratuitos para tomas de muestras, de las EPS y la Secretaría de Salud. Por eso podríamos llegar a crecer a 3.000 casos diarios esta semana”, dijo la alcaldesa Claudia López.

Como se evidenció en los primeros dos picos, al incremento de contagios le sigue la ocupación de las unidades de cuidados intensivos (UCI), donde se ha concentrado gran parte de la preocupación. La razón: la demanda ha superado la registrada en los momentos más altos de las anteriores oleadas de contagios. De hecho, en el primer pico, el día con más solicitudes de camas en UCI llegó a 226 y en el segundo pico fueron 207. Ayer solicitaron 242.

Por ahora no hay riesgo significativo de colapso del sistema de salud en Bogotá, debido a que todavía hay disponibilidad de camas UCI, pues hasta ahora se registran 1.248 camas ocupadas por pacientes COVID-19, de las 1.672 habilitadas para contagiados, es decir, la ocupación es del 74,6 %, mientras que la general está sobre el 76,3 %. Pese a ello, ya hay lugares sin disponibilidad como la Clínica Shaio, Los Nogales, Cafam de la 93, San Ignacio, San Rafael y el Policlínico del Olaya. Esto fue lo que llevó a que se declarara la alerta roja hospitalaria.

Además, hay otros dos puntos de presión. El primero, la demanda de camas de otras ciudades del país, pues sumados a los pacientes de Cundinamarca, se han remitido 31 personas de Antioquia. Por el otro lado, están los pacientes no COVID-19 que desde marzo han aumentado y hoy ocupan una parte importante de las UCI generales.

“Las solicitudes no COVID han subido sistemáticamente. El 30 marzo tuvimos el mayor número de solicitudes desde el año pasado. Eso quiere decir que estamos viendo un represamiento de otras enfermedades, pero también de pacientes ‘excovid’ que sobreviven a la UCI, pero quedan con tantas secuelas que tienen que volver a hospitalización o a unidades de cuidados intensivos como no COVID”, indicó López.

El siguiente indicador que tiende a subir es el de fallecimiento, pero hasta ahora este no ha tenido una variación significativa, pues en el momento más bajo de la pandemia llegó a un promedio de 15 muertes diarias y ahora se mantiene en 25.

De acuerdo con el secretario de Salud, Alejandro Gómez, esto se debe a que en esta ocasión la población de mayor afectación está entre los 20 y 45 años. “Tenemos que decir que el grupo poblacional que se está afectando no es de personas de tanta edad como en los otros dos picos, sino de personas más jóvenes, entre los 20 y 45 años. El que sean estas las personas afectadas ha llevado a que el nivel de complicaciones y de mortalidad, por ahora, sea mucho menor, porque los pacientes de más edad tienden a complicarse más e incluso perder la vida más fácil. Bogotá ha avanzado de manera importante en la vacunación y podemos decir que todos los mayores de 80 años ya recibieron por lo menos una dosis”.

Aunque, a la par con la vacunación, se avanza en el rastreo de casos, las condiciones de este nuevo pico de la pandemia y la presión que se ha dado por los otros factores llevaron a tomar medidas más restrictivas en la ciudad. No obstante, este fin de semana habrá ciclovía, se permitirá el acceso a parques y, la mandataria insisitió, se mantendrá el proceso de reapertura gradual de los colegios y el regreso a clase en alternancia.

Asimismo, se espera que la próxima semana se repita la cuarentena general el fin de semana, pero esto ya dependerá de las condiciones que se den en la ciudad para entonces, pues es innegable que empezó el aumento de casos y que preocupan zonas como Usaquén y Chapinero, donde se han dado más altos niveles de positividad. Por ahora no se habla de cierres sectorizados, pero todo depende del autocuidado y de cómo avance la pandemia en esta nueva etapa.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X