Bogotá

13 Apr 2016 - 4:14 a. m.

Lento: así va el caso del grafitero

Pasados cuatro años se conocen las primeras condenas por el homicidio. Altos rangos de la Policía habrían participado en el entramado que pretendía encubrir el crimen.

Redacción Bogotá

Más de cuatro años tuvieron que pasar para que se conocieran las primeras condenas por el homicidio de Diego Felipe BecerraEl joven de 16 años murió tras recibir un disparo del patrullero Wílmer Alarcón, el 19 de agosto de 2011, en la localidad de Suba. El pasado lunes, una jueza avaló el acuerdo al que llegaron los patrulleros Freddy Navarrete y Nelson Rodríguez con la Fiscalía, quienes aceptaron haber participado en el entramado que pretendía encubrir el crimen y en el que también estarían envueltos altos rangos de la Policía.

Así, se convierten en los primeros condenados por haber formado parte del grupo que, alterando la escena del crimen, intentó hacer pasar al grafitero como un delincuente. Pese a esa primera decisión judicial, Miriam Pachón, la abogada que representa a la familia de Becerra, dice que el proceso va lento, en parte, por las dilaciones que han sido promovidas por los defensores de los demás implicados.

Por la alteración de la escena del crimen han sido capturadas 13 personas, entre civiles y miembros de la Policía, incluidos tres coroneles. Y aunque las primeras capturas se dieron en 2012, aún no ha comenzado el juicio. Por la demora, los involucrados podrían empezar a quedar libres en los próximos meses por vencimiento de términos, como ya lo hicieron el abogado Héctor Hernando Ruiz y el conductor Jorge Eliécer Narváez, quien se habría prestado para dar la versión falsa de que Becerra había asaltado una buseta.

En el proceso han surgido tantos inconvenientes, asegura Pachón, que incluso, por amenazas, el subintendente Giovanny Tovar no ha podido validar ante un juez el acuerdo que suscribió con la Fiscalía para aceptar su responsabilidad y contribuir con la investigación. Él habría sido quien llevó al lugar de los hechos la pistola que se le plantó a Becerra.

Una de las próximas movidas en este caso sería la captura de otros cinco presuntos involucrados. Y es que fueron 27 personas las que supuestamente estuvieron en la escena del crimen, según han establecido las autoridades judiciales y que podrían tener responsabilidad en el encubrimiento.

Aunque la abogada Pachón cuestiona las demoras de los procesos, reconoce que se han empezado a mover este año desde que fueron asumidos por una nueva jueza. Sin embargo, pide celeridad y que se defina si se imputará al general Francisco Patiño, que para el momento de los hechos era el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X