Publicidad
9 Nov 2020 - 12:39 a. m.

Lo que debe tener en cuenta de la reapertura de cementerios en Bogotá

Además de la implementación de los protocolos de seguridad, se permite el ingreso de visitantes, con un aforo máximo de 50 personas. Se mantienen las restricciones para los entierros.
El cementerio Serafín, ubicado a pocos metros del relleno sanitario Doña Juan, fue el primero que se destinó para la cremación de los fallecidos por Covid-19.
El cementerio Serafín, ubicado a pocos metros del relleno sanitario Doña Juan, fue el primero que se destinó para la cremación de los fallecidos por Covid-19.
Foto: Uaesp

Dentro de las medidas de reapertura en la ciudad, la Unidad Administrativa de Servicios Públicos (Uaesp) autorizó el ingreso progresivo de visitantes a los cementerios distritales (Sur, norte, Serafín y Central), así como dio la misma autorización a los parques cementerios privados.

Además de los protocolos de bioseguridad, que incluyen la toma de temperatura, desinfección y garantizar el distanciamiento, se autorizó el ingreso a los cementerios con un aforo máximo de 50 personas, mientras que para el servicio de cenizario o sepultura se permite la entrada de máximo 15 acompañantes.

“Hemos decidido dar apertura a los cementerios, con unas condiciones restringidas con todos los temas de bioseguridad que están establecidos en el Distrito y para Colombia. Establecimos un cálculo de áreas y probabilidad de ingreso para que las personas, puedan conservar su distanciamiento”, dijo Ingrid Ramírez, Subdirectora de servicios funerarios UAESP

En el caso de los cementerios públicos, el ingreso se permitirá a máximo cinco personas por núcleo familiar desde las 10:00 a.m. hasta las 3:00 p.m., dado que posteriormente se priorizará la atención de los servicios COVID-19.

En la entrada del lugar se tomará la temperatura y se hará la desinfección, mientras que en el interior se pondrá a disposición de los visitantes gel antibacterial y lavamanos portátiles, así como es obligatorio el uso del tapabocas. En el caso de los fallecidos por COVID-19, solo se permite el acompañamiento a la carroza hasta la entrada del cementerio, mientras que las cenizas se entregan días después a la familia.

Las iglesias de los cementerios tampoco están habilitadas, pero sí se permite que los sacerdotes realicen homilías o sermones cortos u ofrezcan ceremonias de manera virtual, mientras que en las funerarias se mantiene el límite de acceso a máximo 8 personas por sala de velación.

Redacción Bogotá

Por Redacción Bogotá

Todas las noticias de Bogotá están aquí. El Espectador, el valor de la información.@bogotaEEbogota@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias