13 Oct 2021 - 2:00 a. m.

Lo que la ciudad piensa del proyecto del POT de Bogotá

El cabildo abierto dio espacio a la ciudad para hablar de la propuesta de ordenamiento territorial. Entre los principales temas estuvieron los parques industriales para recicladores, mientras los habitantes de barrios incluidos en los planes de renovación mostraron su inconformismo.

Bodegas de reciclaje, renovación urbana, el futuro de los humedales y las nuevas unidades de planeación local, que reemplazarán a las localidades, fueron algunos de los temas sobre los que giraron las intervenciones de la ciudadanía en el cabildo abierto, que este martes hizo el Concejo de Bogotá en el Palacio de los Deportes. Esta es la primera de dos sesiones, en la que casi 700 personas se inscribieron para dar su opinión del proyecto de Plan de Ordenamiento Territorial (POT), que la alcaldesa Claudia López radicó ante el Concejo y que en este momento se encuentra en discusión en la Comisión del Plan, en la que desde la otra semana se comenzarán a presentar las tres ponencias que se discutirán.

El encuentro empezó a las 9:00 a.m. con la intervención de los concejales que asistieron presencialmente. Pese a las críticas, algunos de los cabildantes participaron de la sesión de manera remota. También estuvo la administración en pleno, en cabeza de Claudia López, quien estuvo casi toda la jornada.

En la mañana los protagonistas fueron los recicladores. Además de que protestaron al ingreso por las condiciones en los pagos, líderes del gremio se pronunciaron y mostraron su inconformismo con el artículo 236 del POT, que reglamenta las bodegas de reciclaje y crea parques industriales ecoeficientes. “Tenemos que hacer compatible los sistemas, aceptar que los recicladores prestamos un servicio y que por lo tanto la ciudad está en la obligación de establecer un sistema sin amenaza de cierre de las bodegas y la desaparición de los recicladores”, dijo Nohora Padilla, lideresa de los recicladores.

>LEA: Así serán los cobros por parquear en vía pública, Encuesta de Bogotá Cómo Vamos revela cuáles son los temas por mejorar en la ciudad y más noticias de Bogotá.

A la par se escucharon voces como la del gerente de Camacol Bogotá Cundinamarca, quien se refirió a los inconvenientes que ven en la apuesta de renovar la ciudad, las cargas y los nuevos trámites que incluiría este POT, que alargarían sus procesos. Por su parte, desde la Cámara de Comercio se refirieron a los incentivos para proteger las vocaciones, las cargas y las estrategias de última milla, como en la seguridad jurídica.

En la tarde se escucharon más residentes de barrios como Normandía, El Campín y San Bernardo, así como de localidades como Barrios Unidos, que cuestionaron los planes de renovación urbana en sus sectores, los múltiples usos del suelo y la posible gentrificación, sumados a argumentos como que estos planes no se socializaron con las comunidades.

“Queremos que nuestros barrios no sean arrasados por una mala planeación de la ciudad y que se pierdan las costumbres y el tejido social, trayendo graves consecuencias para los moradores y entregándoles grandes beneficios a las constructoras”, indicó uno de los intervinientes. En este camino algunos pidieron crear una política de moradores y propietarios que los proteja, mientras que un habitante de Santa Isabel cuestionó que solo se permita la construcción de más de seis pisos en la zona si se interviene toda una manzana.

Con respecto a los humedales, las críticas se concentraron en las vías que afectarían estructuras como la de Capellanía, así como las obras en estos espacios. “Perpetúan una versión de ciudad que va en contravía de la vida, justificando negocios que han demostrado que no responden al modelo de ciudad. Vemos que incluyen cosas importantes, pero hay vacíos, como el no prohibir el endurecimiento en los humedales”, aseguró Marcela Peñuela, ambientalista.

Le pude interesar: Ampliación de colegios que suman 10 años de retraso serán entregados en octubre

Entre las intervenciones también llamaron la atención otras como la de la concejal Ati Quigua (MAIS), que tomó el micrófono como ciudadana y fue criticada por los demás cabildantes. También la de Irmis Espinel, quien fue en nombre de una comunidad en Alcalá que pidió a la Alcaldía incluirlos en un plan de renovación, debido a las condiciones de los edificios de cinco pisos donde hoy residen.

Asimismo, Aurelio Alegría se refirió a las comunidades rurales y el desplazamiento de las poblaciones donde se ejecutan acciones urbanísticas. Un artista plástico, que había participado en las sesiones con la ciudadanía en las localidades, se quitó la camisa en la intervención y se refirió a la demolición del Monumento de los Héroes, mientras que el académico Alberto Villate indicó que mientras el anterior POT se tenía claro que costaría $132 billones, de este nuevo no se tiene una cifra clara de la administración.

El 19 de octubre el cabildo abierto continuará con la intervención de la Alcaldía, que deberá dar respuestas a las inquietudes y preguntas ciudadanas que surgieron ayer, con lo que se dará paso al debate formal del articulado del proyecto, en el que desde ya se prometen grandes discusiones alrededor de temas recurrentes, como la renovación y la estructura ecológica principal, y otros detalles que han ido apareciendo, como el pago por andenes y la construcción de la ALO Norte, por lo que se espera que parte de las intervenciones que se dieron ayer no se queden en el aire y que en verdad sean atendidas en la aprobación de un nuevo POT.

Comparte: