Bogotá

8 Oct 2015 - 4:44 p. m.

¿Los balones deben rebotar o no?, discusión entre Distrito y Contraloría de Bogotá

La Secretaría de Educación rechazó un informe presentado por el ente de control en el que se habla de supuestas irregularidades en compra de útiles escolares.

Redacción Bogotá

La Secretaría de Educación de Bogotá se pronunció frente a las supuestas irregularidades con relación a la compra de dotaciones escolares y señaló que la entidad asegura, a través de una cláusula, que se mantenga la garantía de calidad de cada uno de los elementos adquiridos por el Distrito.

La Administración Distrital señaló que la Contraloría de Bogotá, al momento de realizar la auditoría sobre los contratos para adquirir dotación y elementos para los colegios, no tuvo en cuenta las características y circunstancias de tiempo, modo y lugar.

“Al momento de desarrollar los contratos No. 3627 de 2013 por el valor de $8.102.045.875 para la adquisición de 179.194 elementos y el No. 1997 de 2014 por un valor de $6.510.857.322 para comprar 65.166 implementos, la Secretaría de Educación del Distrito los realiza en el marco de la ley, buscando siempre garantizar todas las condiciones de transparencia e idoneidad, así como la de asegurar la calidad del bien que se adquiere para beneficio de los niños y jóvenes que los aprovechan durante su aprendizaje y formación integral”, explicó.

La Secretaría de Educación señala que la Contraloría audita sobre una cotización en el 2015, cuya solicitud de precio se realiza por unidad, sin incluir aspectos como embalaje, transporte e instalación. Tampoco tiene en cuenta el mantenimiento preventivo, ni correctivo durante la vigencia de la garantía de cada uno de los elementos en los 96 colegios donde se entregó dicha dotación.

Estas fueron condiciones fundamentales para que la Secretaría de Educación adquiriera 65.166 diferentes elementos, entre ellos los balones a través del contrato de suministro No. 1997 de 2014.

“Del total de balones adquiridos la entidad ha recibido a la fecha el reclamo por mal estado de solo 60 balones, que en este momento están en proceso de reposición. En cuanto a los balones de baloncesto, que no rebotan según la Contraloría, se trata del balón medicinal que es ovalado y no está hecho para rebotar porque es utilizado para entrenamiento”, agrega.

La Contraloría de Bogotá asegura que se encontraron irregularidades por sobrecostos por más de dos mil millones de pesos. "Existen certificaciones de los catedráticos en donde dicen que los balones de básquet no sirven para nada, toda vez que no rebotan, no son ovalados y no tienen las certificaciones a las que en principio se habían comprometido los contratistas", explicó el contralor Diego Ardila Medina.

"El balón medicinal en cuero tiene un precio en el mercado de 64.960, la Secretaría de Educación lo compró 349.995 pesos", agregó Ardila.

No obstante, la Secretaría de Educación señala que otro punto que el ente de control no tiene en cuenta son las exigencias dentro de los requerimientos técnicos, entro ellos la calidad y características del material.

“Por ejemplo, en el contrato 3627 con el que se compró el suministro 179.194 elementos se exige dentro de las condiciones técnicas que algunos de estos fueran de madera, mientras que anteriormente se adquirían de plástico, esto modifica sustancialmente el valor”.

En este sentido, indican que cada vez se han fortalecido los procesos contractuales, y particularmente, en el caso de estos dos contratos, lo que ha hecho es modificar las condiciones técnicas para mejorar la calidad y durabilidad de los elementos adquiridos.
 

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X