Bogotá

7 Oct 2015 - 4:09 p. m.

Los desaciertos del SITP

En el Concejo de Bogotá listaron las equivocaciones y también enumeraron los retos a los que se enfrenta el sistema.

Redacción Bogotá

El Concejo de Bogotá discutió los desaciertos y retos para la movilidad capitalina con la implementación del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP). En la sesión participaron no solamente los concejales sino usuarios, conductores, pequeños transportadores y personas que resultaron afectadas la implementación del SITP.

El concejal Jairo Cardozo señaló que entre los puntos negros más evidentes en la prestación del servicio están las discusiones entre pasajeros y conductores; insuficientes puntos de recarga de la tarjeta y rutas con largos intervalos de tiempo, situación que retrasa las actividades de los usuarios.

Cardozo propuso designar por parte del Concejo de Bogotá una Comisión Accidental que se encargue de evaluar y articular las soluciones y propuestas al conflicto social, además de llevar a cabo un verdadero ajuste estructural.

Los usuarios participantes en el debate señalaron que es necesario mejorar la calidad en la prestación del servicio que incluye: disminuir los tiempos de desplazamiento, resolver los problemas de sobrecupo, bajar las tarifas, prevenir los abusos en contra de las mujeres y garantizar la seguridad de los usuarios.

Otra de las conclusiones fue que los conductores deben ser objeto de especial atención para aquellos que no pueden ser integrados a los nuevos modelos, diseñarse alternativas que disminuyan este impacto negativo en la sociedad facilitándoles opciones productivas y de capacitación.

“Se debe pensar en los pequeños transportadores ya que, como quiera que la democratización y la inclusión que se buscó no fue exitosa, la Administración debe gestionar prontamente los vehículos al precio real”.

Por su parte, los propietarios vinculados al SITP señalaron que se ha presentado un atraso hasta de 22 meses en el pago de rentas; que faltó socialización y participación en la construcción de los planes de salvamento y que hay una imposibilidad de vender los vehículos a otros operadores.

“Los damnificados como son los pequeños operadores señalaron que para vender los vehículos a los operadores deben arreglarlos e incurren en gastos que en algunos casos llegan a los 10 millones de pesos; deben traspasar la titularidad del vehículo antes de recibir el pago; a quienes optaron por modalidad de renta y quieran ahora salir del negocio les pagan los vehículos a precio de renta y no de venta (aproximadamente $35 millones menos, entre otras problemáticas y que para ellos el patrimonio de toda una vida de trabajo está pudriéndose en los parqueaderos”, agrega el cabildante.

El concejal Álvaro Argote solicitó que "este tema lo dejemos resuelto y no se le deje a la próxima Administración pues esto sería comenzar de cero" y planteó la posibilidad de hacer algunos acuerdos que permitan mejorar la situación.

Transmilenio señaló que "sea quien sea se hace acreedor a una multa si infringe las normas legales y debe pagarlo, que todos los conductores deben asistir a capacitaciones, que no se puede estigmatizar a un grupo tan importante ni vulnerarlo y lo más importante, en la siguiente interventoría hay que mejorar varios puntos de eficacia porque Transmilenio representa un sostén fuerte para las finanzas del Distrito ya que esta empresa recibe 100 mil millones de pesos de los cuales se pagan 5 mil millones al impuesto de la riqueza”.

 

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X