24 Dec 2019 - 5:21 p. m.

Los “Noel” capitalinos

Estas son las historias de colectivos que alegran la Nochebuena de niños, mujeres cabeza de hogar, habitantes de calle y adultos mayores, entre otros.

Redacción Bogotá - Bogota@elespectador.com

  “Queremos enseñar a no dar lo que sobra, sino lo que se tiene”: Fundación seamos razones para crecer.  / Archivo El Espectador
“Queremos enseñar a no dar lo que sobra, sino lo que se tiene”: Fundación seamos razones para crecer. / Archivo El Espectador

Por estas fechas es común que a muchos se les active el chip de la bondad y la empatía. Sobre todo, a quienes creen que “ser buenos” en la época de Navidad borrará sus actos de todo un año. Sin embargo, también hay quienes durante los 365 días realizan labores altruistas, que intensifican durante la época de la Navidad. Se trata de personas, colectivos, fundaciones u organizaciones cuyo propósito es transformar vidas y entornos, en especial de poblaciones vulnerables como menores de edad, mujeres cabeza de hogar, habitantes de calle, adultos mayores y personas de escasos recursos, por nombrar algunas.

En algunos casos sin una financiación estable, y en la mayoría de veces, con nada más que el presupuesto que puede aportar cada voluntario, estas organizaciones basan su trabajo en el amor al prójimo y en la sensibilidad ante las difíciles situaciones que otros llevan afrontando durante toda una vida. Su objetivo tampoco es lucrarse con estas acciones y, en últimas, su labor se ve recompensada con una sonrisa o un abrazo de aquellos beneficiarios, que no tienen la posibilidad de estrenar ropa o un juguete, o que ni siquiera tienen a alguien cercano para pasar las fiestas de fin de año.

Estas iniciativas van más allá de buscar la manera de transformar esta fecha a los más vulnerables. Le apuestan a generar una transformación más amplia, por lo que llevan hasta un mes, o incluso más tiempo, en trabajos de campo con las poblaciones a las que buscan beneficiar. Seleccionamos algunas de esas iniciativas que hoy se dedicarán a alegrar, al menos durante horas, la vida de personas que quizá no esperaban destapar un regalo en Navidad.

Regalos a niños con cáncer

De enero a noviembre la fundación “Seamos razones para crecer” realiza actividades para niños con cáncer de estratos uno y dos. En diciembre no lo hacen porque, dicen, los institutos cancerológicos reciben muchos regalos y visitas. Para Navidad adelantan la estrategia “Quiero ser papá Noel”, en la que reciben cartas de niños del barrio Villa Diana, ubicado en la parte alta de la localidad de Usme, y luego buscan personas que quieran cumplir las peticiones. “Queremos enseñar a no dar lo que sobra, sino lo que se tiene”, comentan. Este año llevaron regalos a 500 niños de Usme. También fueron a Ibagué y Cartagena, beneficiando a 250 menores en cada una.

Pan para huérfanos y abuelitos

En octubre abrió sus puertas la panadería “Bread lover”. Más que una tienda saludable, se consideran una sociedad de personas interesadas en negocios de bienestar. Para diciembre diseñaron una campaña llamada "Juntos nutrimos corazones", en la que, por cada pan que venden, donan otro a organizaciones de niños huérfanos y personas de la tercera edad. Los hogares Clarita Santos, Abuelitos de fe y luz y Nuevo amanecer. “Nuestro propósito es tener una gran responsabilidad social porque es nuestro lema y lo que nos dio origen”, cuentan. 

Noche colorida en “el Sanber”

Cada semana, la Fundación Corazonada organiza brigadas en el centro de la ciudad. En los últimos meses del año trabajaron junto al Ejército y líderes del difícil barrio San Bernardo, acompañando a niños, migrantes y habitantes de calle de la zona. Para esta noche de Navidad ofrecerán cursos de pintura, juegos, una cena y regalos para más de 400 personas del barrio, en el que quieren seguir realizando un proceso con poblaciones vulnerables.

Salvando una generación

La organización “Save a child” trabaja con niños de los barrios El paraíso, Lucero y Cazucá, ubicados en Ciudad Bolívar. Allí los voluntarios realizan programas de diversión y educación (juegos, festivales, lecciones) con enfoque religioso. “Hacemos que los niños pasen un tiempo divertido para impactar sus territorios, en los que buscamos disminuir el consumo de drogas y la delincuencia. Queremos salvar una generación y  tratamos de hacerles entender que no porque estén en entornos difíciles deben prolongar eso”, explican. Hoy darán refrigerios y regalos a más de 1.300 niños de la localidad.

Festival navideño del Distrito

El Distrito también llevará regalos a los niños que están en los centros de la Secretaría de Integración Social. Hoy habrá un festival navideño, con coro y regalos, en los seis centros Proteger, donde hay más de 300 niños en proceso de restablecimiento de derechos ya que fueron víctimas de violencia o abuso, y en el centro Abrazar que atiende a niños en condición de mendicidad. 

Fiesta de los habitantes de calle

Más de 1.000 habitantes de calle fueron homenajeados por la iniciativa “Jesús nace en las calles”, promovida por el sacerdote franciscano conocido como “fray Ñero”, voluntarios de la fundación “Banquete del Bronx” y la Policía. La actividad se llevó a cabo la semana pasada en el céntrico parque Tercer Milenio, donde los habitantes de calle disfrutaron de música, un desayuno, atención médica, y obsequios. Es el tercer año que se realiza este espacio.

Padrinos en Patio Bonito

La Fundación Zua fue creada para apoyar procesos de educación y nutrición para 120 menores de edad del barrio Patio Bonito,al que han llevado profesores, asistentes de nutrición y actividades artísticas. Su idea es impactar en niños que crecieron en familias disfuncionales y para llevar a cabo sus proyectos recurren a padrinos que, mediante bonos y tarjetas de regalo, donan los fondos necesarios. Para festejar la Navidad, a lo largo del mes han realizado varias actividades artísticas y de entretenimiento con los menores.

Aguinaldos en Ciudad Bolívar

La fundación “Conexión Joven” cumplió 16 años realizando el programa “Aguinaldos” en un colegio de Ciudad Bolívar. A partir de este año, la iniciativa se extenderá a cuatro escuelas de la localidad. El objetivo es conseguir padrinos que quieran obsequiar un juguete o vestuario completo (camiseta, pantalón y zapatos), según la edad del menor que le corresponde. A lo largo de su trayectoria la fundación benefició más de 10.000 niños entre 3 y 12 años. 

Comparte: