Publicidad
6 Sep 2020 - 3:17 p. m.

Los nuevos acuerdos para evitar aglomeraciones en zonas de comercio popular en Bogotá

Luego del evidente incumplimiento de las medidas de prevención, Distrito y comerciantes llegaron a nuevos acuerdos para garantizar el trabajo organizado. Durante este fin de semana se reorganizaron los vendedores informales y se realizaron labores de control y pedagogía sobre la importancia del autocuidado.
Algunas personas no portan de manera adecuada su tapabocas.
Algunas personas no portan de manera adecuada su tapabocas.
Foto: Archivo particular

Bogotá completó una semana de reapertura casi total tras cinco meses de confinamiento. En términos generales el balance es positivo: los planes para reactivar parques, restaurantes, centros comerciales, la ciclovía y a Monserrate, entre otros, tuvieron buenos reportes. El gran lunar de la reactivación fueron las zonas comerciales populares como San Victorino (localidad de Santa Fe), La Gaitana (Suba), 20 de Julio y La Victoria (San Cristóbal). El pasado miércoles, primer día que podían retomar labores, se reportó un notable incumpliento de las medidas de prevención dispuestas para comerciantes y compradores.

Las aglomeraciones y el mal uso del tapabocas fueron el común denominador en estos sectores. Funcionarios del Distrito se trasladaron hasta allí para advertir que se estaba omitiendo toda la bioseguridad acordada en los pactos de reapertura, en los que se subrayó la autorregulación de todos los actores como clave de una exitosa “nueva normalidad”.

>LEA: Bogotá, en prueba piloto

“Los comerciantes hicieron la solicitud de tener más flexibilidad en cuanto a días y horarios, y nosotros accedimos”, explicó el director del Instituto Para la Economía Social (IPES), Libardo Asprilla, quien aclaró que lo hicieron con el compromiso de que todos debían cumplir las disposiciones sanitarias. “Así no habría necesidad de ejercicios policiales o coercitivos, pero desafortunadamente el miércoles todos quedamos sorprendidos con las aglomeraciones”, añadió.

Ese día se realizó una nueva mesa de diálogo entre Distrito y comerciantes para revisar y dejar claros los compromisos. “Deben entender que tienen que aplicar las medidas de autocuidado. Acordamos que se va a reforzar la presencia institucional para verificar que se cumplan. Además, quedamos de implementar medidas acordes con el entorno de cada zona comercial”, aseguró Asprilla.

Este fin de semana, con la presencia de 160 funcionarios de entidades como la Secretaría de Gobierno, el IPES, la Secretaría de Cultura y la Secretaría de Seguridad, se adelantaron nuevas jornadas de control y pedagogía, sobre todo en el sector de San Victorino, para garantizar que las jornadas se desarrollaran de forma organizada. Desde horas de la madrugada se iniciaron los operativos y de nuevo los comerciantes se comprometieron a acatar las normas para seguir comercializando sus productos.

>LEA: ¿Qué tan preparada está Bogotá para el autocuidado?

Como medidas adicionales, en el sector de La Alameda se habilitó un espacio donde se reubicaron de manera temporal 120 vendedores informales, y sobre el paso peatonal de la Manzana 22 se instalaron adhesivos referentes al cuidado, con el propósito de fomentar el cuidado en el espacio público entre los vendedores informales y transeúntes

“Varias instituciones del Distrito estuvimos trabajando en la organización del comercio popular de San Victorino para evitar que se convierta en un foco de contagio. Si queremos que Bogotá siga recuperando su vida productiva y social, todos tenemos que poner nuestra cuota de cuidado”, concluyó Luis Ernesto Gómez, secretario de Gobierno.

Donde las cosas vienen mejorando es a lo largo de la carrera Séptima, otra de las zonas que tradicionalmente presentaba aglomeraciones debido al comercio. Los acuerdos que se hicieron con comerciantes informales y cachivacheros que se hacían sobre esta vía permitió, según el IPES, que estén trabajando de forma organizada en los espacios asignados por el Distrito. “Lo interesante de estos comerciantes es que, a donde ellos van, va su clientela, porque comercializan elementos como antigüedades y ropa usada, que no se comercializa en otro lado”, remató el director de esa entidad.

Redacción Bogotá

Por Redacción Bogotá

Todas las noticias de Bogotá están aquí. El Espectador, el valor de la información.@bogotaEEbogota@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias