30 Jul 2021 - 7:32 p. m.

Luto en Zipaquirá: el Covid segó la vida de joven concejal y parte de su familia

El cabildante del MAIS, Freddy García Sierra, de 38 años, estuvo una semana en una UCI. En los últimos 15 días también murieron dos de sus hermanos y en mayo, su abuelo y un tío. Dejó una sentida carta.

“Me encomendé a Dios (..) y le pedí que si me da una oportunidad, así sea mínima, lucharé con él, por ella”. Esta es una de las líneas en la carta que escribió a mano el concejal de Zipaquirá, Freddy García Sierra desde la UCI del hospital de su pueblo. En ella agradeció, pidió perdón y hasta se despidió de la gente y sus coleas del Concejo, como previendo el fatal desenlace. Él se convirtió en una nueva víctima del Covid-19 y el municipio está de luto.

La historia de Freddy, de 39 años, quien fue un querido cabildante y líder municipal, es toda una tragedia familiar en medio de la pandemia. En mayo había perdido a su abuelo y a un tío, y en los últimos 15 días fallecieron dos de sus tres hermanos. Todos por el coronavirus.

García Sierra fue elegido en 2019 por el Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS). “Siempre luchó por Zipaquirá, buscaba el bien de los demás, por encima del suyo. Es una pérdida muy dura, ya que uno de sus grandes sueños era ser presidente y trabajar por Colombia, como lo hacía por el municipio”, dijo su sobrino Felipe García, en un homenaje que le rindió el Concejo.

Se hizo conocer como el concejal de los proyectos, ya que en tres alcaldía fue la cabeza del Banco de Proyectos de la administración, desde donde promovió planes de vivienda de interés prioritario en la zona rural; participó en el diseñó la placa huella del municipio, la más larga del departamento, y en el diseño del nuevo hospital. Así mismo, sus compañeros destacaron su interés por hacer el cambio en Zipaquirá, pues tan solo este año había promovido 20 iniciativas en el cabildo.

Aunque en mayo, murió su abuelo Manuel García y su tío Libardo, su lucha personal con el Covid-19 inició la semana pasada, luego de que confirmaran su contagio. Estando hospitalizado escribio a mano una sentida carta, la cual envió a sus compañeros del Concejo. En ella señaló que su salud se deterioraba rápidamente y que en cualquier momento podría presentar un paro, por lo que lo tendrían que intubar. La junta médica le había dicho que la probabilidad de sobrevivir era del 30%.

“Mi hermanito Javi está intubado. Ayer mi hermanito Pachito firmó la intubación y eso me deja quitándole las opciones a ellos. Por esa razón ayer firmé el desistimiento de la intubación. Me encomendé a Dios (..) y le pedí que si me da una oportunidad, así sea mínima, lucharé con él por ella”, escribió.

Finalmente, se despidió de sus compañeros concejales y de los habitantes del municipio y pidió perdón a los que pudo afectar en algún momento. “Sueño con volver ahí (el recinto del Concejo). Si no es así, me llevo de cada uno de ustedes gratos recuerdos. Ya no quiero llorar más, esto es muy duro”, escribió García al final de la carta.

Finalmente murió a las 6:00 de la mañana del 29 de julio, justo un día después de la cremación de su hermano Javier y 12 más tarde del fallecimiento de su otro hermano Francisco. Toda su familia era reconocia en el municipio, por su liderazgo, en especial, su mamá Myriam Sierra de García, quien también fue concejal y es presidenta del Consejo de Administración de Zipalac, cooperativa de lecheros de la región.

“Nos embarga un profundo dolor, esta es una noticia que lamento profundamente pues ha fallecido nuestro amigo y concejal. Por esta razón invito a la ciudadanía a elevar una oración por su eterno descanso”, indicó en sus redes el alcalde de Zipaquirá, Wilson García, quien además indicó que el padre del concejal tendría complicaciones de salud.

Comparte: