25 Jan 2010 - 9:15 a. m.

Más de $200 mil millones costarán retrasos en obras de Transmilenio

El contrato inicial de la fase III era de $247 mil millones, ahora supera los $350 mil millones sin contar el costo adicional de materiales.

Redacción Bogotá/ElEspectador.com

Los retrasos en las obras de la fase III de Transmilenio no sólo traerán dificultades en la movilidad, los sobrecostos que deberán pagarse por la demora en la construcción del sistema masivo de transporte por la calle 26 son incalculables.

El contralor de Bogotá, Miguel Ángel Moralesrussi, dijo que se podrían pagar más de 200 mil millones de pesos por los retrasos, pues el contrato inicial de la obra era de 247 mil millones y con el anuncio del consorcio Transvial, responsable de la demora, aumentó en 70 mil millones de pesos.

Eso sin contar el costo de materiales que se deberán emplear en puntos de la obra en donde ni siquiera existe un diseño específico que defina el futuro de la construcción.

Ese es el caso puntual del paso deprimido del puente del Concejo, en donde todavía no se han hecho las conexiones de la red matriz del acueducto.

La demolición del puente del Concejo de Bogotá afectó una red matriz denominada El Silencio - Casablanca, la cual suministra agua a 800 mil habitantes del sur de la capital y del municipio de Soacha, razón por la cual el Acueducto había dicho inicialmente que eso obligaría a un desvío de las tuberías, lo cual perturbaría el servicio.

Luego de varias reuniones con el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) se llegó al acuerdo que a las tuberías se les realizaría un bypass, es decir, que se tendrían que empatar unas con otras para no afectar el suministro del líquido a casi un millón de personas.

La fecha de los arreglos aún está por definir, pues el IDU es quien tiene que decidir cuándo se realizarían dichas modificaciones en la tubería para que el Acueducto se programe y empiece con la adecuación en esa red matriz.

Esas reestructuraciones tardarían unas 48 horas, tiempo en que los usuarios del sur de Bogotá y Soacha se verían afectados por recortes de agua.

Fuentes del Acueducto confirmaron que desde hace dos años se ha tratado ese tema, pero que después de múltiples reuniones se contempló la posibilidad de unir tuberías para no afectar las obras de la fase III de Transmilenio.

El costo de esas obras adicionales todavía se desconoce. No obstante, ese no es el único problema que existe por los retrasos en las obras, pues según el Contralor Distrital, el Transmilenio por la carrera Séptima y el Sistema Integrado de Transporte Público también se verán afectados pues todo parece indicar que ninguna de esas obras estarán listan para el próximo año como se tenía pensado.

 

Comparte:
X