11 Feb 2021 - 3:13 a. m.

Más policías en las calles de Bogotá: ¿mejorará la seguridad?

Para impactar la percepción de inseguridad, el Gobierno Nacional y el Distrito anunciaron la llegada de 1.500 nuevos policías este año, pero el plan es llegar a 6.500 en 2023. Aunque el anuncio fue bien recibido, expertos resaltan que se debe reforzar con tecnología.

Los nuevos picos de la pandemia son apenas una de las preocupaciones del Distrito para este año. A eso se le suman la economía y la seguridad, también golpeados por la emergencia sanitaria. En cuanto a seguridad, a pesar de que las cifras muestran una disminución en casi todos los delitos (algo lógico por los meses de confinamiento), la realidad es que muchos sienten que hay más peligros en las calles o, por lo menos, es lo que dice la última encuesta de percepción de inseguridad de la Cámara de Comercio, en la que este indicador pasó del 60 % en 2019 al 76 % en 2020, la cifra más alta en los últimos cinco años.

Para reducir esa sensación y atacar de frente los hurtos y el microtráfico, la Alcaldía y el Gobierno Nacional anunciaron el plan para reforzar el pie de fuerza en la capital. Por ahora, fijo está la llegada en el último trimestre del año de 1.500 uniformados, que reforzarán el patrullaje en las calles y el transporte público. A la par, se pondrá en marcha una estrategia más grande, cuya meta es llegar a 6.400 nuevos policías antes de 2023, cifra con la que se reduciría el déficit de uniformados que, según la Secretaría de Seguridad, sería de 9.000, si se tiene en cuenta que Bogotá debería contar con 23.000 para cumplir estándares internacionales.

>LEA: Mindefensa anunció que llegarán 1.500 policías a Bogotá para fortalecer su pie de fuerza

Para esa tarea, el Distrito cuenta con apoyo del Gobierno Nacional, algo que marca un acercamiento entre ambos gobiernos, cuya relación ha sido difícil no solo por las diferencias ideológicas, sino por la gestión de la pandemia. Tras el primer consejo de seguridad entre la alcaldesa Claudia López, la Policía y los ministros de Defensa, Diego Molano, y del Interior, Daniel Palacio (quienes conocen bien a Bogotá por su pasado como concejales), se anunció que 500 policías llegarán en septiembre, para investigación criminal, y otros 1.000 en diciembre, para el plan cuadrantes.

Asimismo, la Alcaldía contratará a civiles para atender la línea 123 y así permitir que 200 policías que laboran allí salgan a patrullar. La estrategia la complementa la invitación para que más jóvenes presten su servicio militar como policías bachilleres (para pasar de 2.000 a 4.000) y la financiación de becas de formación para 2.000 colombianos que quieran ser policías en Bogotá.

La alianza cayó bien entre algunos críticos del Distrito, pero, al parecer, dicen, se queda corta para impactar los índices de seguridad. Desde el Concejo, la bancada del Centro Democrático aplaudió la medida, pues desde hace varios meses viene denunciando que “la seguridad se le salió de las manos al Distrito”, según dijo el concejal Jorge Colmenares. “Una alianza con el Gobierno es el camino para brindar más seguridad”, dijo.

>LEA: Becas para ser policías: la estrategia del Distrito para mejorar la seguridad

Por su parte, el cabildante Humberto Amín resaltó que es bueno “que la alcaldesa se deje apoyar de la seguridad democrática”. No obstante, expresó que no es suficiente. “Es importante más cobertura, pero hay que apostarle a la tecnología. La deficiencia de cámaras es evidente y es hora de que se apueste a esas herramientas para mejorar la seguridad”.

En efecto, no solo desde la oposición consideran que queda mucho por hacer. Para expertos en seguridad, también es necesario apostarles a otros caminos más allá de llenar las calles de patrulleros. Néstor Rosanía, director del Instituto de Estudios en Seguridad y Paz, afirmó que más policías en las calles pueden impactar la percepción, pero no es una realidad.

>LEA: Becas para ser policías: la estrategia del Distrito para mejorar la seguridad

“Las bandas siguen completas y operando, pero en otras localidades. Es un ‘efecto globo’, como ocurrió en el Bronx, que se intervino, pero el problema se trasladó a los barrios aledaños”, explicó Rosanía, quien agregó que el aumento de pie de fuerza debe acompañarse de unidades de inteligencia, que son las que pueden identificar puntos calientes y bandas criminales.

“En otras capitales del mundo uno no ve muchos policías, y a pesar de eso son más seguras. ¿Por qué? Hacen más inversión en ciencia y tecnología que en hombres, y no solo en cámaras, sino en reconocimiento facial. Pero nuestra versión de seguridad es meter más policías, porque eso quizá mejora la percepción de seguridad”, añadió.

En eso coincidió Johan Avendaño, analista en temas de seguridad ciudadana, quien considera que de poco servirá tener más policías si no hay inteligencia para descubrir las nuevas formas de delinquir y que esta no es una solución de corto plazo, sino algo progresivo mientras se forman los nuevos patrulleros. “No estoy seguro de que impacte la percepción de seguridad, porque la delincuencia sigue operando en modalidades ‘mutantes’ que se han dado en la pandemia. Es importante el trabajo conjunto, pero no es suficiente. Hay que conocer las causas de la generación de violencia e inseguridad”, dijo.

>LEA: A diario capturan en promedio a cuatro personas por porte ilegal de arma en Bogotá

Por último, Luis Fernando Echavarría, asesor en temas de seguridad, señaló que esto no es un anuncio nuevo, pues cada cierto tiempo se reabre el debate de aumentar el pie de fuerza y finalmente se anuncian nuevos policías. “A diferencia de anteriores ocasiones, esta iniciativa va de la mano de la Policía y el Gobierno, pero más allá de eso hay que revisar que en verdad sean nuevas incorporaciones y no traslados de otras ciudades o que los pongan a labores administrativas”.

Respecto a las críticas, el Distrito anunció que mientras los nuevos policías llegan, la Policía destinará 200 uniformados para el transporte público y que otros 200 que realizan labores administrativas pasarán a apoyar la vigilancia en calle. De igual forma, se prevé una inversión de $80.000 millones para mejorar el tema de tecnología, fortaleciendo la inteligencia artificial de cámaras y comprando nuevos equipos de comunicación.

A pesar de que las cifras dan un parte de tranquilidad, la percepción de inseguridad no es la mejor y la tarea de revertirla no será fácil. No obstante, estos primeros anuncios son un alivio para las preocupaciones de muchos capitalinos y ahora queda esperar a que los planes no se queden en anuncios.

>LEA: Recuperan siete bicicletas hurtadas en el sur de Bogotá

>LEA: Información sobre amenaza del Eln es vaga, pero Bogotá la toma en serio y está preparada: Claudia López

Comparte: