Bogotá

13 Nov 2014 - 5:41 p. m.

México y Bogotá, a trabajar por la revitalización urbana

El Instituto Distrital de Patrimonio Cultural suscribió un convenio con el Fideicomiso del Centro Histórico (FCH) de la capital mexicana, para estudiar estrategias de renovación urbana.

Redacción Bogotá

En medio del debate que ha generado la propuesta de construir viviendas de interés prioritario (VIP) en barrios estrato seis de Bogotá, el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC) firmó un convenio de cooperación técnica con el Fideicomiso del Centro Histórico (FCH) de Ciudad de México. Este convenio podría dar luces sobre cómo estructurar planes de renovación urbana en zonas tradicionales que usualmente presentan resistencia.

Por el momento, habrá un acompañamiento técnico entre ambas ciudades. Son ocho puntos a trabajar: “políticas de vivienda y barrios históricos degradados; estrategias de fomento al comercio tradicional con valor cultural; modelos y sistemas de información para la gestión de programas y proyectos en centros históricos; mecanismos de cooperación y relación pública - privada para el apalancamiento de proyectos urbanos; recuperación de inmuebles y fachadas patrimoniales, así como su ejercicio de coordinación e interlocución con los propietarios, estrategias de intervención en espacio público como detonantes de transformación de estructura urbana, usos, apropiación y diseño del espacio público; gestión de la protección civil y de riesgos en la ciudad histórica, y rehabilitación del paisaje urbano y participación ciudadana”.

Reformas que han causado polémica como la peatonalización parcial en la Avenida Jiménez y la densificación de la ciudad con viviendas estrato uno serán objeto de análisis en este convenio. De acuerdo con el convenio, el IDPC aportará $8 millones y el Fidecomiso solo aportará recursos “en caso necesario, previa autorización de su Comité Técnico”. La duración del convenio será de tres años. Según Miguel Hincapié, subdirector del IDPC, “México tiene una gestión inmobiliaria muy importante. La idea es definir mecanismos e instrumentos que permitan avanzar en la gestión. Ahora estamos adelantando una serie de consultorías para crear un sistema integrado de gestión de proyectos, y de esta manera, verificar el avance de 12 proyectos estratégicos de revitalización”.

Ambas ciudades coincidieron en que el centro histórico debe ser visto “como una parte integral de la ciudad. Un centro vivo, con museos, actividades, funcionalmente activo. Sin monumentos muertos. El patrimonio evoluciona y se transforma, por eso se deben buscar nuevas técnicas y diseños. En ese campo Ciudad de México viene realizando un trabajo desde hace siete años: con las calles peatonales y la recuperación de fachadas”, agregó el subdirector del IDPC.

Casos exitosos de peatonalización como el de Oaxaca y Jalisco fueron analizados por Hincapié, quien ha participado en la formulación de peatonalización de la Avenida Jiménez: “La Jiménez todavía no está peatonalizada. La idea es seguir manteniendo un esquema compartido y restringido. Cuando se hace un proceso de peatonalización siempre hay una resistencia de los comerciantes. En México las calles peatonalizadas han multiplicado su ocupación y ha servido para la formalización de vendedores ambulantes”, dice Hincapié.

El convenio será útil, también, para analizar la recuperación de barrios tradicionales como Las Cruces, en donde habrá viviendas de interés prioritario y recuperación de monumentos.
 

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X