Bogotá

18 Apr 2016 - 4:28 p. m.

Multan a Transmilenio por falta de baños

Las sanciones contra la empresa de transporte masivo y la compañía Recaudo Bogotá equivalen cada una a casi $690 millones.

Redacción Bogotá

Por no tener baños para los empleados que laboran en las taquillas de las estaciones ubicadas en las fases I, II y III del sistema masivo, el Ministerio de Trabajo impuso una millonaria multa a Transmilenio y a la empresa Recaudo Bogotá. Cada una tendrá que pagar alrededor de $690 millones.

El proceso (que derivó esta sanción) se inició en abril de 2014, cuando el ciudadano Óscar Garzón Altaona presentó una queja contra Transmilenio por incumplir la resolución 2400 de 1979, que establece lineamientos sobre la higiene y la seguridad en los lugares de trabajo, como tener un baño, separado por sexos, por cada 15 empleados. Esa denuncia luego fue respaldada por otra querella que presentó el concejal Marco Fidel Ramírez, de Opción Ciudadana.

Durante el proceso, las entidades investigadas trataron de desvirtuar las quejas, al señalar que habían firmado convenios con locales cercanos a las estaciones para que les prestaran el baño a sus empleados y que, además, habían autorizado a sus trabajadores disponer de 15 minutos a mitad de la jornada para usar los servicios sanitarios.

Sin embargo, en la resolución que sanciona a Recaudo Bogotá dice: “Para este Ministerio no es suficiente los actuales convenios que se tiene con locales aledaños para que los trabajadores puedan acceder a baterías sanitarias, pues como se expresa anteriormente no se evidencia gestiones adelantadas para solucionar inconvenientes de fondo, con la construcción y adecuación de baterías sanitarias, que busquen el óptimo bienestar de los trabajadores que se encuentre en la Fase I, II y III”.

En medio de la investigación, Transmilenio trató de salvar su responsabilidad señalando que el concesionario era el que debía garantizar las condiciones adecuadas de trabajo de los empleados. Y aclaró en su momento que, si bien son responsables del desarrollo de la infraestructura del sistema (que incluye los baños), la norma no los obligaba a que en las estaciones, por ser lugares de paso, se construyeran sanitarios y lavamanos.

Agregó que ha hecho lo posible para brindar esos servicios: todos los portales están dotados de baños, al igual que estaciones intermedias, como Bicentenario y Ricaurte, y otros nueve puntos del sistema.

No obstante, en la resolución que sanciona a Transmilenio se indica : “Todas las obligaciones del concesionario, relativas a la elaboración de diseños, deberán ser revisadas por el ente gestor antes de su implementación. Transmilenio S.A. podrá objetar o no el diseño presentado y en virtud de ello el concesionario está obligado a efectuar los ajustes”.

Tras un largo proceso, la denuncia finalmente fue constatada por los inspectores que designó el Ministerio. Ellos, luego de visitar aleatoriamente algunas estaciones, encontraron que los empleados no tienen baños a disposición ni en las estaciones ni cerca de ellas. Incluso, al hablar con los propietarios de varios locales, cafeterías y restaurantes aledaños a las estaciones, estos aseguraron no haber suscrito acuerdos con ninguna entidad y agregaron que, si bien solían prestarles el baño a los trabajadores, a veces, les cobraban.

Esta es una decisión de primera instancia y los empresas sancionadas podrán apelar, para lo cual tendrán hasta las primeras semanas de mayo para exponer sus argumentos. 

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X