28 Dec 2019 - 1:57 a. m.

No sea una víctima más: en Bogotá se disparan cifras de quemados con pólvora

Se han registrado 37 quemados, de los cuales 10 son menores de edad. Las localidades con más lesionados son Ciudad Bolívar, Engativá, Kennedy y Suba. Las ventas a domicilio de pólvora y el licor, factores a tener en cuenta para entender esta problemática en la capital.

-Redacción Bogotá - bogota@elespectador.com

De los 10 menores de edad quemados con pólvora en Bogotá, cuatro han registrado en Ciudad Bolívar, tres en Suba, uno en Usaquén, uno en Engativá y uno en Rafael Uribe Uribe.  / Archivo El Espectador
De los 10 menores de edad quemados con pólvora en Bogotá, cuatro han registrado en Ciudad Bolívar, tres en Suba, uno en Usaquén, uno en Engativá y uno en Rafael Uribe Uribe. / Archivo El Espectador

Cada día aumenta el número de casos de quemados en la capital. A pesar de los esfuerzos de las autoridades y del Distrito, ya van 37 casos de quemados (10 menores de edad y 27 adultos). El balance de quemados en diciembre del año pasado fue de 19 lesionados, es decir en este año, esta cifra ha aumentado casi el 50 % y ni siquiera se ha terminado el mes. El sector salud alerta sobre la irresponsabilidad de los padres, mientras que las autoridades adelantan campañas y operativos, entonces ¿por qué se ha intensificado esta problemática? La respuesta no es tan sencilla. 

Hasta este 27 de diciembre, 10 niños han sido víctimas de la pólvora en Bogotá. Patricia Gutiérrez, coordinadora del pabellón de quemados del Hospital Simón Bolívar, aseguró que “esto se debe a la gran irresponsabilidad y descuido de los padres”. Gutiérrez añadió  que todos los casos de menores que ingresan a cualquier entidad hospitalaria con quemaduras por pólvora son notificados al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). Vale aclarar, que los padres de niños lesionados podrán recibir sanciones e incluso pueden perder la custodia del menor.

(Lea también: Uno de cada cinco menores víctimas de explotación sexual está en la capital)

Por su parte, la cifra de quemados de adultos en Bogotá también es alarmante. En lo corrido de este mes, de los 37 quemados, los adultos representan el 73 % de las víctimas (27 casos), de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud (INS). Si se compara con el periodo del año anterior, a esta fecha,la cifra se ha triplicado, ya que en 2018 se presentaron solo ocho casos de adultos quemados en Bogotá. 

Según Hernán Quijada, subdirector de Análisis de Riesgo y Respuesta Inmediata del INS, un factor relevante para considerar  es que “se está mezclando licor y pólvora, hemos registrado que el 38% de los adultos afectados estaban bajo los efectos del alcohol”. 

En lo corrido del mes, en Bogotá se han incautado 363 kilos de pólvora y se han realizado campañas de sensibilización sobre el comercio y uso indebido de la pólvora.  Además, la Policía ha impuesto 30 comparendos y ha ordenado el cierre temporal de un establecimiento en Bogotá, por venta irregular. Aún así, parece que las medidas para mitigar esta problemática no están dando resultados. 

Quijada asegura que hay una modalidad de comercio puerta a puerta que podría ser un factor para tener en cuenta a la hora de analizar el incrementado del uso de pólvora en esta época. “Se ordena la pólvora por redes sociales o por teléfono, tipo domicilio, y llega a la casa, así es muy difícil hacerle seguimiento”, añadió Quijada. 

De igual forma, las tradiciones arraigadas en ciertas familias también hacen parte de las principales causas por las que esta problemática se sigue presentando. En este ámbito, aseguró Quijada, es más complicado de abordar, porque es una tarea que requiere pedagogía, información y además, conciencia sobre la dimensión de los peligros del uso de la pólvora. 

(Le puede interesar: En lo social, a Peñalosa le bastó con lo necesario)

De acuerdo con el último reporte (a 27 de diciembre), los quemados por pólvora se han presentado en todas las localidades de la capital. Ciudad Bolívar ha presentado el número más alto de casos (8 en total), seguido de Engativá (5), Kennedy (4) y Suba (4). 

El panorama hasta este momento y a futuro no es alentador. De acuerdo con Gutiérrez y Quijada, las fechas más críticas son el 24 y especialmente, el 31 de diciembre. Por este motivo, hicieron un llamado para que no se incluya la pólvora en estas celebraciones y además, para que los adultos cuiden a los menores y no los expongan a peligros innecesarios.

En cuanto a las recomendaciones para el fin de año, lo primero es la prevención: no adquirir ni tener a la mano ningún elemento pirotécnico. Por otro lado, alejarse al menos 50 metros de donde se esté manipulando pólvora, es decir tener cuidados sobretodo con la explosión de años viejos rellenos de pólvora, y en el caso de que alguien resulte lesionado, evitar cualquier remedio casero y asistir inmediatamente a un centro asistencial. 

*           *          *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

Comparte: