Bogotá

11 Jul 2013 - 6:37 p. m.

Nuevo Pico y Placa aumentó velocidad

La cifra pasó de 21,5 a 24,3 kilómetros por hora. Desde 2009 no se presentaba un incremento en este indicador.

Verónica Téllez Oliveros

Mientras que diariamente una de las quejas recurrentes de los taxistas acerca del Pico y Placa (restricción a vehículos particulares según fecha y placa par o impar ) es que hay más congestión entre las 9:00 de la mañana y las 3:00 de la tarde, para el Distrito una de las principales conclusiones luego de un año de haber implementado la medida es que en general cumplió su función al mejorar la movilidad en los períodos más congestionados.  (ver gráfico)

Si usted hoy se mueve en su vehículo particular, la velocidad promedio del trayecto en la capital es de 24,3 kilómetros por hora. Aunque como ciudadano de a pie no lo perciba, este dato indica que la movilidad de Bogotá es menos lenta, pues con el Pico y Placa de 14 horas, que funcionó hasta el primer semestre del año pasado, el promedio llegaba apenas a 21,5 kilómetros por hora.

La cifra forma parte del balance que la Secretaría de Movilidad analiza frente a los cambios que sufriría nuevamente la medida a partir de agosto, cuando se libere de la restricción una zona en el norte y otra en el centro.

El aumento en la velocidad promedio quizá no es tan drástico, pero, precisamente, una de las metas del alcalde cuando modificó la medida el año pasado fue que los capitalinos usaran sus carros en los períodos de menor demanda y tráfico (las horas valle del día que no tienen restricción) y desestimular la compra de nuevos vehículos.

En zonas específicas, como la avenida Boyacá, el promedio está en 30 kilómetros por hora. Sin embargo, la Secretaría también reconoce los inconvenientes en las zonas afectadas por el trancón en la hora valle como el centro, donde la velocidad puede estar alrededor de los 15 kilómetros por hora.

Más allá del resultado oficial, ¿las cifras significan que la movilidad no está tan grave? Las mejoras en velocidad son consecuencias usuales en el corto plazo tras ajustar cambios a restricciones de este tipo. Pero, en general, resultan dilatorias, como señala el investigador de la Universidad de California Álvaro Rodríguez, pues retrasan las soluciones de largo plazo que mejoren la movilidad ante la realidad del aumento de vehículos anualmente.

En este sentido, un estudio sobre la política de estacionamientos en la capital que realizó la Fundación Despacio para el Banco Interamericano de Desarrollo indica frente a la historia del Pico y Placa que “la evolución de la medida ha tenido demasiados cambios y la efectividad en términos del tiempo de viaje de usuarios no ha sido significativa, demostrando la necesidad de otras medidas más ajustadas a políticas de precios que de regulación”. La Secretaría reconoce que la solución integral dependerá de alternativas como las tasas de cobro por congestión.

vtellez@elespectador.com

@VeonicaTellez

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X