Publicidad
22 Mar 2022 - 9:01 p. m.

Opinión: ¿Requiere Bogotá 24 nuevos hospitales como plantea el POT?

El Plan de Ordenamiento Territorial de Bogotá de 2021, establece que se van a requerir 24 nuevos hospitales, en especial en el sur de la ciudad por ser la zona que menos infraestructura tiene y para lograr que la gente tenga más cerca los servicios. Esto es cuestionable dada la baja ocupación de las camas actuales, más lo enseñado por el Covid 19, que señala que es mejor fortalecer la atención ambulatoria y domiciliaria.

Luis Gonzalo Morales

El Distrito posee  24 hospitales con una capacidad de 250 camas cada uno.
El Distrito posee 24 hospitales con una capacidad de 250 camas cada uno.
Foto: Pixabay

El nuevo Plan de Ordenamiento Territorial de Bogotá expedido en 2021, establece que se van a requerir 24 nuevos hospitales y 41 centros de salud, en especial en el sur de la ciudad, argumentando que es la zona con menos infraestructura, para que la gente tenga servicios más cercanos. Es cuestionable que se requiera esa cantidad de hospitales, pero quizás sí los 41 centros de salud, eso sí, dependiendo del enfoque de atención que tengan.

Lo primero sería mirar si el problema es que faltan hospitales o si están mal distribuidos. La ciudad cuenta hoy con cerca de 3.000 camas en los 22 hospitales distritales, la mitad de ellas de baja y mediana complejidad, cuya ocupación en 2020 no superó el 50%. A esto se le suman las más de 14.000 en los hospitales privados.

Además, durante la pandemia se creó un hospital transitorio, cuya ocupación no superó el 10% y debió ser desmontado, mientras que sí faltaron unidades en cuidados intensivos. Lo anterior sugiere que el problema no es que falten camas, sino como utilizar mejor las ya disponibles.

Le puede interesar: Un recorrido por los “elefantes blancos” más grandes de Bogotá

Además, pensar que el Distrito necesita en 2035 alrededor de 6.000 camas nuevas, el doble de las actuales, que equivalen a 24 hospitales de 250 camas cada uno, es algo discutible si se tiene en cuenta la tendencia mundial en la atención domiciliaria y ambulatoria de pacientes, que se hizo más evidente en el manejo del COVID 19. Esto, bajo el supuesto que el sector privado no construya ninguno, algo también discutible teniendo en cuenta que el 85% de los bogotanos están afiliados a entidades privadas.

En cuanto a la supuesta distribución espacial inequitativa de los hospitales, el sustento también es cuestionable, dado que en la ciudad existen vías de acceso y medios de transporte para trasladar cualquier paciente a un hospital especializado en menos de una hora. Esto quiere decir que la ubicación de los hospitales no es un factor que pueda afectar la equidad en el acceso. Inclusive, algunas ciudades del mundo concentran sus hospitales en un solo lugar, llamadas “ciudadelas de la salud”.

Lea También: El 39% de quienes quedaron sin empleo en 2021 eran técnicos: Encuesta ProBogotá

En lo referente a los 41 centros de salud, estos sí pueden ser necesarios tanto en cantidad como en ubicación cerca de la gente, pero construidos mayoritariamente por el sector privado. Se justificarían siempre y cuando fuesen ambulatorios, no hospitales en miniatura, con todas las consultas especializadas, imágenes diagnósticas, laboratorio clínico y farmacia, que operen en horarios extendidos y todos los días de la semana, algo que se comenzó a hacer en 2016.

Mas bien que invertir el dinero del Distrito en hospitales que no serían necesarios o en centros de salud que debería construir el sector privado, sería mejor fortalecer el sistema de emergencias médicas de la ciudad. Esto comienza por la atención prehospitalaria con ambulancias medicalizadas y en construir centrales de urgencias estratégicamente distribuidas que cubran toda la ciudad y den respuesta en tiempos inferiores a los 15 minutos a la atención de pacientes urgentes, como lo tiene cualquier gran ciudad del mundo desarrollado.

Para conocer más noticias de la capital y Cundinamarca, visite la sección Bogotá, de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias