4 Aug 2020 - 10:00 p. m.

Oxígeno, un recurso preciado en tiempos de pandemia

Para Ingrid Marcela Reyes Rey, directora ejecutiva de la Cámara de Gases Industriales y Medicinales de la ANDI, Bogotá cuenta con el oxígeno suficiente para enfrentar la emergencia por el COVID -19. Sin embargo, dice, es necesario tomar medidas para evitar que en el futuro sea un insumo escaso para enfrentar la pandemia.
El autocuidado es clave para garantizar el abastecimiento del medicamento en el país.
El autocuidado es clave para garantizar el abastecimiento del medicamento en el país.

La llegada del COVID -19 ha dejado en evidencia la importancia de ampliar los recursos de bioseguridad y capacidad hospitalaria, para atender sin contratiempos a los afectados por el virus. No obstante, hay otro recurso vital: el oxígeno. Este gas es el que permite mantener con vida a las personas más afectadas. Por eso, es indispensable conocer su valor y cuidar su uso.

Colombia cuenta con ocho plantas de producción de oxígeno que, a diario, pueden producir 618 toneladas de este gas. Cuatro de estas se encuentran en Cundinamarca, departamento que rodea a la capital, la cual es una de las ciudades con más pacientes contagiados de COVID -19 internados en las unidades de cuidados intensivos (UCI).

La cercanía de estas plantas con Bogotá es una fortuna, pues garantiza el suministro para todos los pacientes que lo requieran. Así lo resalta Ingrid Marcela Reyes Rey, directora ejecutiva de la Cámara de Gases Industriales y Medicinales de la ANDI, quien afirma: “Bogotá tiene la gran ventaja de tener cerca tres plantas en Tocancipá y otra en Sibaté. Eso facilita el transporte del oxígeno hasta la ciudad en poco tiempo. Hay lugares del país que deben esperar hasta ocho horas, pues la distancia complica el envío. Yo podría decir que es el medicamento principal para los pacientes con COVID -19 moderados y graves. Es indispensable e insustituible”.

Según Reyes, la logística es importante, pues a veces se presentan casos de pacientes que necesitan oxígeno con urgencia y si no se cuenta con un plan preciso, puede que no llegue a tiempo. “Este tiene dos formas de transportarse: en estado líquido y en estado gaseoso. Cuando es líquido, debe contar con temperaturas muy frías. Usualmente esta forma se da cuando se lleva a una clínica u hospital grande. El estado gaseoso es para centros de atención más pequeños o pacientes que no necesiten mucho”.Y para transportarlo también se necesitan otra serie de recursos. “Hay que contar con equipos como los tanques, los camiones cisterna, un número determinado de cilindros y de concentradores de oxígeno, pero estos equipos son limitados y puede darse el caso de que sean insuficientes”, dijo la directora.

Se calcula que Bogotá consume diariamente 100 toneladas de oxígeno y recibe al rededor de 111 toneladas, y esta demanda no ha variado pese a la llegada del virus. Sin embargo, seguramente incrementará en la medida que aumenten los pacientes que requieran el medicamento. “Lo que pasa es que un paciente contagiado, con baja saturación de oxígeno, pero atendido oportunamente, puede seguir su tratamiento en casa. Esto es bueno, porque no hay congestión en los hospitales y el consumo es menor. Estos pacientes pueden consumir de 3 a 5 litros de oxígeno por minuto. En cambio, si un paciente que se agrava y tiene que ocupar una UCI, puede estar necesitando cerca de 15 litros de oxígeno por minuto y su estancia hospitalaria puede ser hasta de 15 días”, explicó la directora.

Es decir que, al día, un paciente de UCI puede estar consumiendo 21.600 litros de oxígeno y con las 618 toneladas que produce el país cada día, se puede abastecer a 21.172 pacientes. Con las 111 toneladas que recibe Bogotá al día, se abastece al rededor de 3.802 pacientes. Pero como lo manifiesta Reyes, la preocupación no es por la falta del gas, sino por los protocolos necesarios para transportarlo.

Para evitar complicaciones con este medicamento y evitar que su escasez, Reyes resalta la importancia del autocuidado. “Las medidas de protección son vitales, pues si llegamos a tener una demanda súbita, esto significaría que todas las regiones del país comenzarían a demandar oxígeno al mismo tiempo, lo que puede causar que el transporte del gas no dé abasto”. Agregó que si una personas presenta síntomas y los reporta oportunamente, tiene más posibilidades de que su caso no se agrave y no requiera de un gran nivel de soporte de oxígeno, pues puede recuperarse más rápido y dejar de necesitarlo.

Por eso el llamado para la comunidad es no bajar la guardia con el autocuidado, pues es una de las claves para evitar el contagio y depender del medicamento. Por otro lado, según Reyes, las EPS también deben estar atentas frente al suministro de gas en sus centros hospitalarios. “Es necesario que estén siempre en contacto con su empresa proveedora. Esa comunicación es vital, pues así puede avisarle con tiempo que va a recibir un número de ventiladores importantes, los cuales necesitan el gas. Para eso, nuevamente, hay que tener en cuenta la logística del transporte del medicamento”.

De tener en cuenta estas recomendaciones, se puede garantizar que todos los centros hospitalarios de la capital que requieran el gas puedan obtenerlo sin ningún inconveniente y así mantener abastecida toda la red hospitalaria de Bogotá.

Comparte: