Publicidad
9 Jul 2020 - 3:00 a. m.

Para estructurarlo mejor, se aleja otra vez debate del POT

Avanza el diagnóstico del Plan de Ordenamiento Territorial, con la estructura ecológica como componente principal y el sistema férreo como eje. Se basará en el Censo de 2018 y profundizará en temas de región y derechos de la mujer.
Mónica Rivera Rueda

Mónica Rivera Rueda

Periodista Bogotá
Bogotá  panorámicas
Bogotá panorámicas
Foto: Gustavo Torrijos

El Distrito modificará el cronograma para presentar el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) al Concejo. Ya no será a finales de año, sino en el primer trimestre de 2021. La noticia, si bien responde a la solicitud de los cabildantes, para evitar que se cruce con asuntos como la definición del presupuesto del próximo año, se convierte en otra larga a una urgencia de la ciudad: definir una nueva línea base para el crecimiento de la capital a largo plazo, que está en mora de renovarse.

El proceso está en marcha bajo el nombre “Construir sobre lo construido”. Actualmente está en fase de diagnóstico y la idea, como lo ha expresado la secretaria de Planeación, será rescatar lo mejor del POT vigente (desde el año 2000), la modificación especial que se intentó en 2013 y el proyecto de la pasada administración, que se hundió en el Concejo.

Las particularidades de esta iniciativa están sobre la mesa e incluyen un punto dedicado a los posibles efectos del COVID-19 en la concepción misma del modelo de ordenamiento, tanto en aspectos de movilidad como en acceso a espacios públicos, construcción de nuevos equipamientos y posibles financiaciones, ante la situación fiscal de la ciudad.

Además, se establece la estructura ecológica principal como orientador de las demás decisiones que se tomen frente al futuro de la ciudad, y tendrá en cuenta los resultados del censo de 2018, para calcular las necesidades de suelo de expansión urbana y de densificación. De igual forma, se reforzará la intermodalidad, dada a la introducción del modo férreo, con la construcción del Regiotram y de medios como la bicicleta.

Por último está la región, que si bien se incluyó en el anterior proyecto, en este se suma la interacción con 47 municipios cercanos, junto con los que se plantearán temas como el cumplimiento de la sentencia del río Bogotá, la seguridad alimentaria, disposición de los suelos para vivienda y áreas de actividad económica, entre otras cosas. Con los temas de género, sistema de cuidado y revitalización, estos serán los siete pilares que se han establecido por el momento. Resta esperar qué decisiones tomará el Distrito y cuáles serán los tiempos para estructurar el nuevo POT.

Estructura ecológica

Tras un análisis de las características generales, área verde, arbolado urbano y las problemáticas ambientales, se definió que el eje orientador de las decisiones del nuevo POT será la estructura ecológica distrital, que componen las áreas protegidas, parques urbanos, corredores ecológicos y el área de manejo especial del río Bogotá, es decir, que allí se incluyen los cerros orientales, humedales y zonas como la Van der Hammen.

En este sentido, durante la formulación han sido fundamentales la identificación y construcción de la cartografía tanto rural como urbana, la jerarquización de los determinantes de obligatorio cumplimiento y la clasificación de los componentes que se incorporarán, tanto por decisiones normativas nacionales como por determinación de la actual administración, pues en este caso, como en otros, el diálogo con los municipios aledaños será fundamental.

Modelo poblacional

A diferencia del POT propuesto por la pasada administración, el actual proyecto partirá de los resultados del Censo 2018 para realizar las proyecciones frente a las necesidades de expansión urbana y densificación en los bordes de la ciudad.De acuerdo con la Secretaría de Planeación, se utilizará “para calcular las necesidades de suelo de expansión y de densificación, y se utilizarán las proyecciones de población, vivienda y hogares. El análisis contemplará la perspectiva regional”.

Además, se tendrán en cuenta las variables de personas, vivienda y hogares entre los censos de 2005-2018; las proyecciones de población, vivienda y hogares 2018-2033; los indicadores demográficos y socioeconómicos de los últimos 14 años; información sobre discapacidad; la interacción con los municipios de la sabana; las migraciones y los movimientos poblacionales de corto, mediano y largo plazo; los movimientos pendulares por trabajo, salud o educación, así como datos de vivienda que incluyen el déficit cualitativo y cuantitativo, casas desocupadas y la evolución de la informalidad.

Una ciudad pospandemia

Teniendo en cuenta que el modelo del Plan de Ordenamiento busca redensificar un territorio funcional y compacto, así como establecer una nueva agenda urbana, se establecieron seis tópicos para determinar las bases de la ciudad pospandemia y apoyar la reactivación económica y social.

Entre estos se encuentran los retos en movilidad y la necesidad de garantizar la seguridad en medios alternativos como la bicicleta, ya que una de las metas es reducir la presión sobre el sistema de transporte público. Además, se analiza la cantidad y el acceso al espacio público de calidad, como la capacidad para generar nuevos espacios verdes.Finalmente está el aprovisionamiento de usos complementarios, especialmente el comercio y los servicios bancarios, como equipamientos en salud y educación aptos para enfrentar posibles pandemias.

Movilidad

Bajo la idea de que la ciudad no solo tendrá una nueva línea del metro, sino un modelo férreo tanto en el occidente (que ya está licitado) como en el norte y en el sur (en donde se realizan estudios), así como que habrá una mayor interacción después de la pandemia con medios alternativos como la bicicleta, el Distrito determinó organizar la movilidad alrededor de estos dos componentes.

Asimismo, se profundizará en los sistemas de transporte intraurbano y sus conexiones regionales, como en la estructuración de unas nuevas bases para el desarrollo orientado de la movilidad, en el transporte no motorizado y una infraestructura que facilite el intercambio modal y los servicios complementarios, así como en la organización del transportede carga.

Revitalización

La renovación urbana será replanteada por revitalización, en la que se privilegiará el mejoramiento de la población existente, para así evitar la gentrificación y acortar los mecanismos de transformación, de tal forma que no haya diferencias entre lo que propone el Distrito y quienes habitan estas zonas.

En este punto se hará un análisis de la capacidad de las redes de servicios públicos, de densidades y de la situación socioeconómica, de ofertas del espacio público y equipamientos, de movilidad, potencial para densificar, mejoramiento de las UPZ y de las bases para revitalizar estos territorios.

Inclusión de la región

Además de los planes de integración en una futura área metropolitana, el Distrito incluyó en el diagnóstico la relación con 47 municipios aledaños a la ciudad. Sumado a esto están los debates por la provisión de agua, los análisis de riesgo y las condiciones de adaptación climática; los desplazamientos cotidianos por trabajo o estudio (el “commuting”), así como las proyecciones poblacionales a 2033, que serán fundamentales para los planes de expansión y la visión regional de ordenamiento territorial en cuanto a industria, comercio y vivienda, que deberán armonizarse.

Mujer y economía del cuidado

Para enfrentar la precariedad socioeconómica y combatir la feminización de la pobreza, a la que se le suman la segregación, se incluye la territorialización de la economía de cuidado y los derechos de la mujer, para lo que se han analizado estadísticas de violencia de género en el espacio público, así como la disponibilidad y accesibilidad a los equipamientos. Asimismo, está el patrimonio arquitectónico y cultural, las estimaciones de suelo para viviendas VIS y VIP, como la capacidad de las redes de servicio público para atender un crecimiento de la población.

Síguenos en Google Noticias