Publicidad
8 Sep 2020 - 3:18 p. m.

Personería investiga contratos de la expansión de la red hospitalaria en Corferias

Entre las inconsistencias que encontró la Personería, figura la falta de documentos que soporten la realización de un estudio de mercado para la adquisición e instalación de las duchas y los baños, por los que se pagaron más de $762 millones.
Para la expansión de la red hospitalaria en Corferias se dispusieron $200.000 millones.
Para la expansión de la red hospitalaria en Corferias se dispusieron $200.000 millones.
Foto: Cortesía.

Mediante un informe de casi 100 páginas, la Personería de Bogotá comunicó una serie de inconsistencias encontradas en la investigación que ha realizado sobre los contratos relacionados con la expansión de la red hospitalaria de Corferias, proyecto que requirió la disposición de $200.000 millones.

Uno de los hallazgos es la falta de soporte documental que sustente la debida realización de un estudio de mercado para la adquisición de unas duchas y baños instalados en Corferias. “En la plataforma SECOP no se observaron antecedentes ni documentos publicados donde se indique que la Subred haya realizado un estudio de mercado, donde se hubiese cerciorado que los precios ofrecidos por Corferias correspondían a los del mercado, aceptando la propuesta presentada por Corferias, sin determinar si el valor de $ 762.076.761 por concepto de alquiler de baños y duchas portátiles corresponde a los precios ofertados en el mercado para este servicio”, detalla el informe.

Según la Personería, con la adquisición de estos bienes “se partió de la buena fe de Corferias”, pues en las justificaciones que tuvo este proceso de contratación se menciona la red de contratistas y proveedores que han sido seleccionados de conformidad con los lineamientos “establecidos en el manual de contratación y compras de Corferias”.

La Personería, además, realizó estudios de mercado para conocer el valor de elementos adquiridos como fonendoscopios, forros impermeables, monitores de signos vitales y mesas de noche. Aquí encontraron diferencias procentuales entre los valores que se pagaron y los que la entidad consiguió con su propio estudio de mercado. “La diferencia porcentual más baja se presenta en los fonendoscopios con un 8,6% y la más alta del 81,5% para el tensiómetro. Al observar la diferencia respecto al total de equipos en pesos colombianos, su límite inferior se encuentra el fonendoscopio con $438.000, y el superior al monitor de signos vitales con $214.240.000”, informó.

También se verificó y encontró que el registro sanitario INVIMA se encontraba vencido en productos como bombillo led para mangos de laringoscopio de fibra óptica y tensiómetro aneroide durashock con brazalete; en otros, como equipo órganos y sentidos recargable led 3,5 voltios, el registro sanitario no existe y  el relacionado se encuentra vencido.

“En tal virtud, presuntamente se estaría inobservando los mandatos sanitarios contenidos en el Decreto 4725 de 2005, lo que podría estar incurso en adquisición de dispositivos médicos fraudulentos, razón por la cual se sugiere informar a la SDS para su conocimiento y fines pertinentes”, dijo la Personería.

Redacción Bogotá

Por Redacción Bogotá

Todas las noticias de Bogotá están aquí. El Espectador, el valor de la información.@bogotaEEbogota@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias