Bogotá

8 Oct 2014 - 1:59 p. m.

Plan para evitar inundaciones sigue en firme: Idiger

Javier Pava, director de la entidad, dijo que pese a la suspensión de la licitación para el manteamiento de redes, el alcalde firmará un decreto que aclarará las competencias y pondrá fin a la controversia con el Acueducto.

Redacción Bogotá

El sindicato de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EEAB) ha hecho todo lo posible para que el alcalde Gustavo Petro reverse el proyecto que busca cambiar el manejo del sistema de recolección de aguas lluvia en la ciudad. Como lo contó El Espectador, el Distrito prepara un decreto que le asigna esta tarea al Instituto Distrital de Gestión del Riesgo y Cambio Climático (Idiger). La labor la venía realizando la empresa de Acueducto y el mismo alcalde dijo que con el traslado de funciones habría una disminución en la tarifa.

Según fuentes de la Alcaldía, el mandatario firmaría el decreto esta semana.
La polémica empezó el mes pasado cuando el sindicato denunció que si el alcalde firma el decreto estaría cometiendo “una ilegalidad”. De acuerdo con el Acuerdo 546 del Concejo Distrital, el Idiger “no podrá ejercer funciones de otras entidades integrantes del sistema, salvo de manera temporal en casos excepcionales de inminente riesgo, desastre y/o calamidad, que no puedan ser atendidas de manera inmediata”.

Para el sindicato está claro que el Idiger pasaría a realizar una tarea que por décadas ha estado en manos del Acueducto. Esto significaría, según ellos, que la empresa podría perder cerca del 20% de sus ingresos anuales. La razón: este porcentaje es lo que en teoría recauda el Acueducto por el manejo de cuerpos de agua, canales, quebradas, ríos humedales y rondas. El sindicato teme, además, que 400 funcionarios que están desempeñando funciones relacionadas con los procesos de alcantarillado pluvial pierdan su trabajo.

La empresa de Acueducto ha preferido guardar silencio hasta que el decreto esté firmado. Esto, en parte, ha incrementado la incertidumbre: no hay certeza sobre la supuesta reducción en la tarifa ni sobre la supuesta reducción de ingresos que acarrearía el cambio de funciones. Esta semana, la junta directiva de la EAAB decidió que lo mejor era suspender la licitación pública que había convocado el Idiger para el mantenimiento de redes y canales. De acuerdo con fuentes cercanas al proceso, esta decisión se tomó porque el Idiger todavía no es la entidad responsable de estas labores. “Una vez firmado el decreto convocaremos otra licitación. Al Idiger ya le fueron asignados recursos para que adelante esas funciones”.

Según el Idiger, este año han destinado $25.000 millones para la estructuración del sistema urbano de drenaje sostenible. Para 2015 contemplan una inversión de $57.000 millones. Javier Pava, director de la entidad, le dijo a El Espectador que el decreto ha presentado una serie de modificaciones y que probablemente será firmado esta semana: “Estamos en la revisión de la versión final del decreto. El alcalde aclarará públicamente el tema de las funciones y las competencias, que ha ido objeto de controversia. Vale la pena decir que está es una tarea en la que estarán involucradas la Secretaría de Ambiente, el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD), la empresa de Acueducto, la Defensoría del Espacio Público, el Jardín Botánico y el Idiger. Por eso no se puede decir que estemos acaparando algunas funciones del Acueducto. Nosotros vamos a complementar. Ellos seguirán ejecutando las labores de mantenimiento y alcantarillado pluvial. Nosotros vamos a complementarlo con estrategias sostenibles, para que el sistema de drenaje comience a transformarse”.

Aunque Pava no descarta que se presente una reducción en la tarifa del Acueducto, señala que con el decreto quedará claro que el Idiger no remplazará al Acueducto: “ONU Hábitat nos apoya en esta iniciativa, porque es uno de los debates más importantes sobre cambio climático. El plan de drenaje sostenible mejora la capacidad de evacuación de agua lluvia y nos ayuda a prevenir el reflujo de las aguas que llegan hasta las estaciones de bombeo. Recuperaremos 50 hectáreas de humedales. Estas son tareas que no son responsabilidad del Acueducto. En lo que se refiere a las estaciones de bombeo y a la infraestructura pluvial, ellos lo seguirán manejando”.

En los últimos dos años, según el Idiger, se han presentado 3.479 casos de inundación. Por las inundaciones en Bosa y Kennedy en diciembre de 2011, en las que resultaron afectadas 27.697 personas, el Distrito tuvo que invertir $24 mil millones. El objetivo con el sistema urbano de drenaje sostenible es que las inundaciones dejen de ser un problema frecuente en Bogotá. Será el alcalde Gustavo Petro el que aclare cómo será estructurado.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X