15 Feb 2020 - 3:00 a. m.

Plazas de mercado: vendedores y compradores pasando las verdes y las maduras

El vaivén del clima y la pelea que libran los camioneros contra el Distrito por las restricciones de circulación han afectado los precios de los productos agrícolas y, de paso, el bolsillo de los bogotanos. ¿Cuáles son los productos más afectados?

Valentina Cárdenas (dcardenas@elespectador.com)

Las difíciles condiciones climáticas de los últimos días en el centro del país ya muestran sus estragos en los bolsillos de los capitalinos. A las heladas, que han estado por debajo de los cero grados centígrados, se le suma el choque entre el Distrito y los conductores de vehículos de carga pesada, por la nueva restricción para su tránsito. Si bien no se han visto grandes alzas en productos como la papa y el plátano, frutas como las fresas han duplicado su valor.

La principal razón es la temporada seca que regularmente se presenta en esta época del año en la región cundiboyacense. Las altas temperaturas que se registran en el día contrastan con las bajas que se dan en las madrugadas que terminan afectando los cultivos de la zona. Con este vaivén en el termómetro, algunas cosechas ya se han malogrado, por lo que llegan menos productos a la capital.

(Le recomendamos: Heladas en Boyacá tienen en alerta a 57 municipios)

De acuerdo con vendedores de Corabastos, estas condiciones han bajado la calidad de verduras y granos como la habichuela, el cilantro, el brócoli, la mazorca, entre otros. Y como escasean, sus precios han ido subiendo. Tan solo el coliflor pasó de $2.000 la libra a $4.000, mientras que el cilantro, que antes se vendía a $200 ahora está en $1.000.

Ante esto, los transportadores amenazaron con irse a paro y no entrar comida a la capital, pero, tras conversaciones con la Secretaría de Movilidad, acordaron extender el tiempo de los comparendos pedagógicos para que se ajustaran a la nueva medida. El nuevo problema está en los tiempos de entrega, porque los conductores tienen que esperar hasta cuatro horas para volverse a movilizar bajo las condiciones de la nueva medida, lo que dificulta su llegada a las plazas en la madrugada, alterando de paso las dinámicas de venta.

(Le puede interesar: Camiones con alimentos perecederos, flores y animales vivos no tendrán restricción)

“Lo que pasa es que la gente viene a la plaza y consigue lo que busca, pero no sabe por todo lo que tiene que pasar un conductor para que esa persona tenga su plato de comida en la mesa”, aseguró Sandra González, quien ha trabajado toda la vida como comerciante en la plaza de mercado de Las Ferias, quien manifestó estar en desacuerdo con la restricción. “Yo sí apoyo el paro de los conductores, la situación está muy difícil”.

Agrega que hay otros factores que afectan los precios: “La fresa es una de las frutas que más está escaseando por las heladas y los precios de los productos importados se han disparado de una manera impresionante”. Esto también ocurre con otras frutas que han subido rápidamente sus precios. Sobre el kiwi, por ejemplo, González afirma que normalmente el bulto se conseguía en $60.000, pero ahora, con las condiciones, está llegando con precios entre $90.000 y $100.000. Esto significa un incremento de casi el 50 % por bulto.

Las verduras también han subido de valor. Una cabeza de brócoli usualmente se consigue en las plazas a $2.000, pero ahora se está vendiendo hasta en $5.000. Con el ajo, la habichuela y la cebolla pasa algo similar. El bulto de esta última se compraba en promedio a $35.000. Hoy a las plazas de mercado está llegando a $40.000 o $50.000.

(Lea también: Transportadores de carga dicen que dejarán de traer alimentos a Bogotá)

“Las flores llegan congeladas, totalmente frías”, dijo Ligia Cuncachón de Ramírez, otra de las vendedoras de la plaza. Esto se debe a que muchas se cultivan en la sabana de Bogotá y las heladas han dañado los cultivos. De acuerdo con Cuncachón, los paquetes están subiendo entre $1.000 y $2.000 más de lo común y lo mismo pasa con las hierbas aromáticas.

Según el Distrito, el tránsito en Corabastos ha sido normal. De hecho, el ingreso de alimentos ha estado dentro y por encima del promedio diario –entre 9.000 y 10.000 toneladas–, pero esto contrasta con las cifras de vehículos que han ingresado esta semana, pues al día han entrado más de 1.300 vehículos, cuando normalmente no llegan más de 1.000. Asimismo, indican que los precios no han variado, y en casos como el limón y la cebolla larga, se ha presentado tendencia a la baja.

En contraste con lo que opinan desde las oficinas distritales, según Sandra, los precios sí están subiendo y podrían seguir incrementándose todo el mes, incluso la tendencia podría extenderse hasta abril, para Semana Santa, que es una de las épocas en donde más se presenta demanda en la plaza. Por eso, como se dice coloquialmente, por el clima y los camioneros, hoy muchos vendedores y consumidores están pasando las verdes y las maduras.


¿Qué está pasando con los cultivos?

Temporada seca: Tradicionalmente, en los primeros meses del año, las altas temperaturas predominan en el centro del país. Esto lleva a que se intensifiquen los incendios en los Llanos Orientales y la región cundiboyacense, en gran parte por la falta de lluvias y las quemas que acostumbran los campesinos a realizar antes de sembrar una nueva cosecha. Pese a que estas prácticas están prohibidas, siguen siendo difíciles de controlar por las autoridades.

Heladas: Junto a la temporada seca se presenta un fenómeno denominado inversión térmica, que se genera por la falta de vientos en la región. Esta hace que en las madrugadas haya bajas temperaturas. En municipios como Ubaté, Nemocón y Chocontá han estado por debajo de los cero grados centígrados. Entre los principales afectados están productoras lecheras y los cultivadores de papa y fresa, predominantes en Boyacá y parte de Cundinamarca.

Las acciones en la región: La CAR ha indicado que las heladas de este año han sido las más intensas de los últimos 10 años, de acuerdo con las mediciones del Centro Regional de Monitoreo Hidrológico y del Clima. Ante esto, la Gobernación de Cundinamarca anunció que entregará insumos y elementos para afectados, mientras que la de Boyacá declaró la calamidad pública para agilizar las ayudas a los afectados y solicitar la intervención del Gobierno Nacional.

*        *        *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

Comparte: