14 Nov 2018 - 1:43 p. m.

Preocupante inseguridad en alrededores del canal de la sexta con Carrera 30, en Bogotá

Vecinos del canal Comuneros denuncian una situación crítica por los continuos robos en la zona. Aunque no señalan a los habitantes de calle que habitan el caño, sí reconocen que sus túneles son refugio y ruta de escape para los delincuentes que se disfrazan entre esta población.

Redacción Bogotá - Bogota@elespectador.com

Archivo particular.
Archivo particular.

El Canal Comuneros, ubicado en la calle sexta entre carreras 30 y 24, fue uno de los lugares a los que se trasladaron los habitantes de calle tras la operación que le puso fin al sector del Bronx. Desde entonces, los vecinos de la zona no paran de percibir inseguridad. Y no porque todo habitante de calle sea ladrón, sino porque los delincuentes aprovechan la vulnerabilidad de esta población para camuflarse entre ellos y en dicho caño luego de cometer delitos. Dos años y medio después del fin de “La L”, la sensación de inseguridad permanece en los alrededores del canal. 

Así lo denunció la concejal Xinia Navarro (Polo Democrático), quien realizó una visita a la zona en la que, según dijo, se evidencia poca presencia de autoridades distritales o de Policía. La cabildante recorrió el barrio preguntándoles a algunos vecinos sobre su percepción de la seguridad. Según resumió, la comunidad clama por ayuda para que la inseguridad no siga deteriorando el sector. Se quejan de que el comercio bajó mucho y que es complicado caminar las calles después de que el sol se pone.

>>> LEA: ¿En qué va la atención a los habitantes de calle?

“Dos años después se confirma la crítica situación en que quedó sumida toda la zona de la calle sexta con carrera 30 con el coletazo de la intervención en el Bronx. No era solamente hacer el show, era también prever un plan de contingencia, la improvisación sigue siendo característica de alcalde Peñalosa y la comunidad no se cansa de pedir ayuda”, expresó la concejal Navarro.

Puntualmente, los habitantes de la zona reclaman por la cantidad de robos sobre las carreras 30, 27 y 24, en los que los principales objetivos son los vehículos particulares. También dicen que muy cerca de allí queda un comercio de autopartes robadas, a donde van a parar los espejos y neumáticos robados. Tal ha sido la preocupación con la inseguridad de la zona que, según cuentan, muchos vecinos prefirieron irse y vender sus propiedades a precios bajos.

Si bien la comunidad no señala a los habitantes de calle por el aumento de la inseguridad, sí reconocen en el caño un factor clave para que se llegase a esta situación. Como es un refugio y una ruta de escape de los ladrones, el presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio El Progreso, César Augusto Rojas, propuso al Distrito considerar la instalación de unas mallas para evitar el acceso por el canal por debajo de la 30.

Según Rojas, esto restringiría el paso subterráneo entre las localidades de Mártires y Puente Aranda, que aprovechan muchos delincuentes para escapar y robar de un lado o de otro, entorpeciendo además la labor de los policías de una y otra localidad.

>>> LEA: La complejidad de atender a los habitantes de calle

La labor del Distrito es en las calles con los Ángeles Azules, un grupo de personas que se encargan de convencer a los habitantes de calle de que asistan a los centros de acogida. También espera que pronto se puedan georreferenciar los cambuches y otros asentamientos para recopilar información que permita elaborar estrategias de prevención y abordaje a esta población.

Síguenos en Google Noticias