Bogotá

4 Oct 2015 - 2:33 a. m.

¿Qué ha hecho el Distrito con las salas?

En medio de la crisis en las salas de urgencia, la Secretaría de Salud señala que ha gestionado recursos para mejorar la infraestructura.

Redacción Bogotá

“El panorama hoy no es el que se vive en Kennedy, hospital víctima del carrusel de la contratación. Allí estamos buscando soluciones con una inversión de $600 millones para entregar a fin de año un servicio renovado. Tampoco es el de Bosa, en el que invertiremos $540 millones. Actualmente los servicios de urgencia del Distrito están en un proceso de transformación, en el que buscamos estandarizarlos con un servicio más humano. Para eso invertiremos $7.000 millones, adicionales a las obras y la dotación”, explica el secretario de Salud, Mauricio Bustamante.

Por eso destacó el trabajo y las remodelaciones que se han hecho en otros hospitales, como el Simón Bolívar y el de Engativá, donde se ensaya un modelo que busca estandarizar en todo el Distrito, con digiturnos, buenas sillas en la sala de espera, un semáforo para saber el estado de la atención del paciente y el acompañamiento de profesionales para humanizar el servicio. “Hemos invertido $3.200 millones en remodelaciones y están en ejecución $2.900 millones más. Tenemos una política clara para fortalecer la capacidad de la infraestructura y dotación en las salas de urgencias”.

El secretario recordó que el año pasado todos los servicios de urgencias (privados y públicos), así como las EPS, firmaron un pacto para no tener pacientes más de 24 horas en urgencia sin definir a qué servicio debe ser trasladado.

Sin embargo, reconoció que hay factores administrativos que afectan el servicio y que se traducen en altos porcentajes de ocupación. Por ejemplo, el problema con las autorizaciones de las EPS, las barreras para encontrar acceso a una consulta especializada o la falta de cama en otros servicios. Todo esto, según Bustamante, afecta.

Para el funcionario, al Distrito adelanta una labor importante por estandarizar los servicios de urgencias para mejorar el servicio. Sin embargo, dice, esto obedece a un problema estructural de todo el sistema de salud. “Uno puede suministrar una aspirina para un cáncer y calmar un poco el dolor, pero se necesita solucionar el problema de manera sistemática”.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X