Ad
15 Feb 2021 - 2:03 a. m.

Regreso a clases presenciales: el proceso apenas comienza en Bogotá

Aunque el Distrito asegura que tiene todo listo para garantizar el regreso de las clases presenciales en alternancia, la Asociación Distrital de Educadores insiste en que no se dan todas las garantías. Esta semana continuarán en diálogos.
Mónica Rivera Rueda

Mónica Rivera Rueda

Periodista Bogotá
Los colegios privados iniciaron las clases presenciales el pasado lunes.
Los colegios privados iniciaron las clases presenciales el pasado lunes.
Foto: Jose Vargas

El regreso a clases presenciales en los colegios públicos de Bogotá no será fácil. A partir de hoy, ocho de las 399 instituciones distritales regresarán a los salones, pese a la negativa de la Asociación Distrital de Educadores (ADE) de volver a la presencialidad, dadas las condiciones epidemiológicas y a que, según ellos, no se han dado todas las garantías en infraestructura para su retorno.

“El lío de ahora es que la misma alcaldesa anunció que vendrá un tercer pico y, además de la recomendación de abrir las ventanas, el fin de semana dijo que en la ciudad ya está la cepa brasileña. Entonces, uno no entiende con cuál coherencia decidió reabrir los colegios sin haberse terminado la segunda ola y a la espera de una más”, indicó William Agudelo, presidente de la ADE.

Fuera de esto, uno de los grandes inconvenientes es que dicha asociación agremia al 80 % de los profesores del Distrito y desde octubre ha insistido en que se deben dar todas las garantías para que puedan regresar. Estas van desde claridad en los protocolos de bioseguridad, dado que en algunos colegios los baños no son suficientes o no cumplen las condiciones, hasta que se acuerden otros aspectos como el nombramiento de maestros y reducir el número de estudiantes por salón.

“Estamos cansados de estar en la casa, porque nos ha tocado cumplir con tres y cuatro jornadas de trabajo. Además de las clases, nos toca estar pendientes del WhatsApp, de las llamadas o de ir a dejarles las guías a los papás en la papelería y hasta en la carnicería, pero creemos que en este momento debe primar la vida”, dijo Agudelo.

El Distrito, por su parte, asegura que no hay que temer. Además de que 135 colegios cuentan con todas las condiciones de bioseguridad y de reforzamiento de infraestructura, señalan que tras un autorreporte de los maestros se identificó que el 30 % tiene comorbilidades o es mayor de sesenta años (9.812 maestros de los 32.597 del sector público), por lo que continuarían con el programa “Aprender en casa”, desde la virtualidad, con los niños que tampoco regresen a las aulas.

Así mismo, tal como se recomendó a los colegios privados, hoy los ocho colegios priorizarán el regreso de los más pequeños y aquellos que tengan dificultades de conectividad, mientras que en las plantas físicas ya se hizo la demarcación en salones y pasillos, así como se garantizará el cerco epidemiológico con la toma de temperatura, el registro de datos en una planilla y el lavado de manos y desinfección de los zapatos al ingreso.

“Los protocolos de bioseguridad inician con el acceso por siete puertas, con demarcación externa para que los muchachos vayan haciendo fila, mientras se les da ingreso. Al entrar al salón se demarcaron las zonas del profesor y de los estudiantes, guardando dos metros de distancia”, dijo Édgar Riveros, rector del colegio Enrique Olaya Herrera.

Por su parte, la secretaria de Educación, Edna Bonilla, además de resaltar que el regreso será completamente decisión de los padres y que se darán implementos de bioseguridad a estudiantes y maestros, ha llamado la atención sobre la necesidad de garantizar que este año se empiece la alternancia educativa en la ciudad. “Regresar a las aulas es una decisión necesaria para mitigar los impactos de la pandemia en la salud emocional, el desarrollo físico y académico, e incluso en la seguridad de las niñas, niños y jóvenes”.

Para Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos, es importante que el Distrito tenga en cuenta que, de acuerdo con su última encuesta de percepción, el 54 % de los padres, en los niveles socioeconómicos donde predominan los niños de los colegios oficiales, dijo que solo enviaría a sus hijos a clases si existe la vacuna, mientras en el caso de los grados más bajos, esa cifra llega al 72,8 %, por el temor de que puedan contagiarse y de paso transmitir el virus a las personas con quienes viven en sus hogares.

“La encuesta se hizo en noviembre, antes del segundo pico de la pandemia, por lo que esta percepción se pudo mantener o aumentar. Lo mismo pasa con la reactivación económica. Es posible que un tercer pico interrumpa el regreso a las aulas, generando un choque en las expectativas de colegios, familias y principalmente niños y niñas. Pero lo principal aquí es que el sistema educativo público no estaba preparado para dar educación virtual. Se espera que la complejidad con la semipresencialidad sea igual o mayor, debido a la capacidad del cuerpo docente de contar con las metodologías y el tiempo para brindar educación de calidad”.

El regreso a clases es uno de los tres propósitos de la Alcaldía para este año y por ello espera que del 15 de febrero al 12 de abril regresen a los salones los 399 colegios públicos. No será un reto fácil, pues, además de lograr un acuerdo con los maestros agremiados, deberán ganar la confianza de los padres que aún siguen temerosos de enviar a sus hijos a las instituciones. Gran parte de eso dependerá de lo que logren esta semana, no solo con los maestros sino lo que se demuestre desde los salones.

Recibe alertas desde Google News