3 Nov 2018 - 1:33 p. m.

Reparos de la SIC a "taxis inteligentes" aumentan dudas sobre fin de los taxímetros

La Superintendencia de Industria y Comercio señala los líos que hay para poner a andar los taxis inteligentes. Dice que el proceso afecta la libre competencia y el bolsillo de los usuarios. Movilidad evalúa el concepto, que no es vinculante.

Felipe García Altamar / fgarcia@elespectador.com / @FelipeAltamar

Si el futuro de los “taxis inteligentes” en Bogotá (con el que la Secretaría de Movilidad pretende modernizar el servicio) dependiera exclusivamente de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), hoy estarían condenados al fracaso. Mediante un documento, el organismo hizo una relación de los reparos al proceso. En resumen, dice que, tal como está diseñado, atenta contra la libre competencia y el bolsillo de los usuarios.

El concepto se conoce justo un mes después de que el Distrito tuvo que suspender la modernización, por falta de claridad jurídica. Esto le impidió a la administración seguir adelante con su cronograma, según el cual a finales de este año los taxímetros serían historia en la ciudad.

>>> LEA: Falta de soporte legal: otro revés para los taxis inteligentes

De entrada, vale resaltar que si bien el concepto de la SIC se esperaba desde julio, no es vinculante ni determina el futuro inmediato de la modernización. Respecto al contenido del documento enviado al Ministerio de Transporte, es claro que, para la SIC, el plan de los “taxis inteligentes” estaría mal diseñado, pues considera que el Distrito no solo está regulando de forma excesiva las plataformas tecnológicas, sino que no es claro cómo ese cúmulo de nuevas normas van a incidir positivamente en el futuro del gremio, los usuarios y el servicio.

Para llegar a esta conclusión, la SIC analizó varios escenarios que se desprenden del proces o de modernización del servicio de taxis. Por ejemplo, luego de despiezar los decretos que establecieron la división entre transporte básico y de lujo en el transporte individual de pasajeros, la entidad indicó que el plan de modernización difumina la línea entre ambos servicios. Es decir, que con este plan el Distrito estaría asumiendo competencias que son del Ministerio de Transporte, al que también critica la SIC por los vacíos que dejó en las normas, los cuales se prestaron para esta situación.

Por otra parte, el concepto dice que hay muchas decisiones que no se han justificado dentro del proceso para relevar los tradicionales taxímetros. Una de ellas es la elección de una tableta como forma de calcular el valor de la tarifa. Según la SIC, que en diciembre de 2017 expidió un concepto con el que reguló los taxímetros y dejó por fuera los sistemas de georreferenciación, es necesario tener un mecanismo más fidedigno para calcular la tarifa. Para esto, sugiere la entidad, está el taxímetro, que tiene aval nacional e internacional, algo con lo que no cuentan las plataformas tecnológicas.

>>> LEA: Personería Distrital pide aplazar la modernización taxis

Aunque una de las críticas más comunes al servicio de taxis es la adulteración de estos dispositivos, la SIC también le pide al Distrito justificar por qué considera que el cambio a tabletas resolverá este tema. Incluso, le solicita a Movilidad explicar por qué será una ventaja que de ahora en adelante se calculen las tarifas mediante plataformas con georreferenciación.

Los costos del cambio fueron el otro eje de las críticas. Según la SIC, el plan del Distrito sin duda elevará los gastos que deben realizar los actores del gremio (conductores, propietarios y empresarios), teniendo como soporte directo al usuario, que es quien finalmente deberá asumir gran parte de los costos. Para ilustrar este aspecto, la entidad destacó la adquisición de dos tabletas (aunque Movilidad ya habla solo de una) y planteó algunos ejemplos de cómo el proceso impactaría el bolsillo de los usuarios.

Cuando en una carrera se cambie de destino, se tome un taxi con factor de calidad o se aplique el cobro por factor de seguridad vial, habrá un aumento en el valor de la tarifa, lo cual, para la SIC, tampoco ha tenido suficiente sustento en normas.

Reacciones

El concepto fue bien recibido por el gremio de los taxistas, que en este momento no sabe qué herramienta usar para liquidar las tarifas y en varias ocasiones ha advertido que los costos son el gran obstáculo para poner a andar la modernización. Por eso, para Ernesto Sandoval, representante del gremio ante Fenalco, el concepto es “valioso” y permitiría desenredar el tema de las tabletas.

>> LEA: Celulares en vez de tabletas, propuesta de taxistas para destrabar la modernización

“La SIC vigila todo lo que es competencia y, según dijo, el proceso es desfavorable en temas de competitividad. Además, no hay ventajas para el usuario y la libre competencia, porque en este momento se tienen dos tarifas. Mi invitación es a que, en lugar de seguir en esta obsesión con la tableta, sigamos adelante, porque con Movilidad tenemos todo lo necesario para la modernización. La discusión es si compramos la tableta o no y eso nos tiene varados”.

En este aspecto coincidió el concejal Roger Carrillo (Partido Conservador), quien celebró el concepto y pidió seguir adelante con la implementación de los taxímetros electrónicos, que son, en teoría, inviolables y entregan un recibo con todos los datos del conductor. También solicitó a Movilidad frenar el proceso hasta que se subsanen las observaciones hechas desde distintos sectores. “El concepto me da la razón sobre la ilegalidad de esta medida, que no solo afecta la libre competencia, sino que había generado pánico económico en el gremio del taxismo”

Por su parte, el presidente del Concejo, Daniel Palacios (Centro Democrático), consideró “devastador” el informe de la SIC y reiteró que el proceso está causando mucha incertidumbre y ha tenido falta de planeación.

Para Movilidad, sin embargo, no está tan claro el alcance que pueda tener este pronunciamiento, pese a que lo único claro es que la SIC no tiene el poder de frenar el proceso. Hasta el cierre de esta edición se esperó un pronunciamiento oficial, pero desde la entidad afirmaron que apenas se encontraban revisando el documento y elaborando sus respuestas. Por ahora, el camino de los taxis inteligentes sigue lleno de incertidumbres, que no hacen sino aumentar con el paso del tiempo.

Comparte: