Bogotá

26 Sep 2016 - 9:14 p. m.

Rifirrafe en el Concejo de Bogotá durante debate por tercerización laboral

Tras un choque entre los concejales Manuel Sarmiento (Polo) y Rolando González (Cambio Radical), que agitó los ánimos del público, el presidente de la corporación suspendió el debate, lo que generó el disgusto de la oposición y de otros cabildantes que querían intervenir.

Redacción Bogotá

La discusión sobre la política laboral en el Distrito, que este lunes estaba en la agenda del Concejo de Bogotá, terminó mal. Luego de un rifirrafe entre los concejales Manuel Sarmiento (Polo) y Rolando González (Cambio Radical), el presidente de la corporación, Roberto Hinestrosa (también de Cambio) terminó la sesión argumentando desórdenes.

El debate, citado por Sarmiento, tenía como foco la tercerización y las condiciones laborales de los trabajadores del Distrito. Según el cabildante, la actual  administración “ha desconocido garantías fundamentales como el derecho a sindicalizarse”.

La sesión comenzó pasadas las 9:00 de la mañana. En las tribunas había líderes sindicales de casi todas las entidades de la administración. Sin embargo, comenzó con los tradicionales editoriales, en los que los concejales hablan brevemente de temas ajenos al debate central, y este lunes la firma del acuerdo de paz convocó a buena parte de ellos a sentar posiciones. Sin embargo, según algunos, el presidente Hinestrosa permitió que se extendieran más de lo necesario.

Pasadas las 11:00 de la mañana (es decir, más de dos horas después de citado el debate) empezó la intervención de Sarmiento, quien tenía media hora para su exposición. El desorden llegó cuando el concejal del Polo señaló que en la administración había una “pandilla neoliberal” que estaba promoviendo la tercerización laboral. Fue cuando el concejal Rolando González reaccionó pidiendo respeto por un grupo de personas que estaban trabajando por la ciudad y que era inaceptable el calificativo de “pandilla”.

Esta controversia, por un momento, caldeó los ánimos. Sarmiento le pidió al presidente Hinestrosa que le repusieran el tiempo que se había perdido tras la interrupción de González. Sin embargo, en vez de aceptarla, Hinestrosa, copartidario de González, decidió terminar el debate. La decisión no solo molestó al concejal del Polo y a los sindicalistas que había en la tribuna, sino a la concejal María Victoria Vargas (Liberal), quien era a la que le tocaba el turno para intervenir después de Sarmiento, así como a quienes tenían planeado intervenir después.

Lea también: El difícil comienzo de Roberto Hinestrosa como presidente del Concejo de Bogotá.

Su molestia no solo fue por no haber podido exponer su ponencia, sino porque, según ella, es la segunda vez que de forma deliberada y sin una buena razón, el presidente de la corporación le impide intervenir. “Ya lo había hecho en el debate sobre  la implementación del actual esquema de salud. Ahora lo hizo con el de la política laboral del Distrito”.

Vargas, que es de la coalición peñalosista, cuestiona que está haciendo carrera que cuando se trata de debates promovidos por la oposición para denunciar malas prácticas de la administración, se hace lo posible por evitar sus intervenciones. “Es cuando el presidente Hinestrosa llega tarde, alarga los editoriales y luego impide que los concejales expongan sus ponencias”, se queja ella.

“Ya me pasó con el debate sobre la implementación del sector salud. Yo iba a hacer denuncias serias y lo que hizo en esa oportunidad fue programar 17 intervenciones antes de la mía, que eran de temas ajenos al debate de control político. Cuando me tocaba hablar, simplemente terminó la sesión. En esta oportunidad, en una muestra de falta de carácter, levantó de nuevo la sesión. Choques como el de hoy hay en todas las sesiones. Eso no era motivo para interrumpir el debate. ¿Qué es lo que no quiere que diga? No sé”, concluyó Vargas.

A ella, cabe recordarlo, también la han criticado públicamente otros concejales de su partido porque, durante las intervenciones que la Presidencia le da a la bancada entera, se toma la mayoría del tiempo, y sus copartidarios deben hablar apenas unos minutos.

Sobre la nueva controversia en la dinámica del Concejo, desde la Presidencia señalaron que esta semana, durante una reunión con los voceros de las bancadas, se definirá cuándo reprogramarán el debate sobre la política laboral de la administración, que quedó en veremos. 

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X