Bogotá

16 Sep 2009 - 9:18 a. m.

Samuel Moreno quiere ser recordado como el alcalde que dejó el Metro

El mandatario de los bogotanos reiteró que tras 50 años de proyectos frustrados el Metro será una realidad.

Agencia EFE

La ciudad de Bogotá tendrá metro en 2015 tras medio siglo de proyectos frustrados para formar parte de un sistema integrado de transporte público que pretende poner fin al tráfico caótico que padecen sus ciudadanos, afirmó Samuel Moreno.

El metro “va a definir el futuro del desarrollo urbano de esta ciudad durante los próximos 50 años”, vaticinó Moreno, quien recordó que Bogotá, con más de siete millones de habitantes, es de las pocas grandes urbes de América Latina que no tiene metro, un sistema de transporte que, a su juicio, es el más rápido, el más seguro y el menos contaminante.

El compromiso adquirido es iniciar la construcción de la primera línea del metro antes de finales de 2011, cuando concluye su mandato, y terminarla en 2015. Ésta fue una de sus promesas electorales y por eso a Moreno le gustaría ser recordado como el alcalde que convirtió en realidad el metro para Bogotá, después de medio siglo de estudios e iniciativas infructuosas.

El profesor Jorge Acevedo, de la privada Universidad de los Andes, realizó el primer estudio sobre el tema en 1964. “A finales de este año o principios del próximo” comenzará el proceso para la licitación pública de la primera línea, explicó Moreno, al insistir en que esta vez sí avanza el proyecto, que será financiado en un 70 por ciento por el Estado y en un 30 por ciento por la Alcaldía.

De hecho, el trazado de esa primera línea, que tendrá casi 24 kilómetros, ya ha sido diseñado por el consorcio español Sener-Transporte Metropolitano de Barcelona (TMB).
 
A largo plazo, la idea es complementar el metro con el Transmilenio (buses articulados con vías exclusivas), trenes de cercanías y rutas para bicicletas para tener un “todo integrado” en 2038, cuando se cumplirán 500 años de la fundación de la ciudad, adelantó el burgomaestre.

Según una encuesta realizada en agosto pasado, el 62 por ciento de los bogotanos tiene una imagen desfavorable de su alcalde.

Eso se debe, en parte, a “impopulares” medidas adoptadas en los últimos meses para intentar ordenar el tráfico, como el aumento de las restricciones a la circulación de vehículos particulares, conocidas como “pico y placa”.
 
“Hay necesidad de tomar” esas medidas porque Bogotá tiene actualmente “128 frentes de obras” y “triplicó” su parque automotor en los últimos años, argumentó Moreno, quien aclaró no obstante que esas restricciones son temporales y se prevé quitarlas en 2011.

A la pelea por regular el caos en el transporte que padecen los ciudadanos hay que sumar el otro gran problema que todavía golpea fuerte a Bogotá: el de la inseguridad.

“En los últimos años han ido mejorando las estadísticas” al respecto, subrayó Moreno, quien apuntó que de 60 homicidios por cada 100.000 habitantes se ha pasado a una tasa de 20 por cada 100.000.

Así mismo, agregó que Bogotá recientemente “se convirtió en el primer destino” para los turistas extranjeros que visitan Colombia, un lugar que hasta ahora ocupaba Cartagena.

El número de turistas que visitaron la capital en el primer semestre de este año aumentó un 13 por ciento frente al mismo periodo de 2008, según Moreno.

En una época de crisis como la actual, ese incremento significa un “reconocimiento” importante a las políticas de la Alcaldía e indica que hay “seguridad para la ciudadanía”, enfatizó.

Temas relacionados

ColombiaMetroSamuel Moreno
Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X