Bogotá

6 May 2014 - 3:30 a. m.

'Sí habrá elecciones atípicas en Bogotá'

Álex Vernot asegura que, en caso de que se lleven a cabo los comicios, presentará su candidatura.

Camila Zuluaga

Interesado en llegar a la Alcaldía de Bogotá, si se presentan elecciones atípicas en la ciudad, Álex Vernot, quien ha sonado por ser una de las personas más cercanas al alcalde Gustavo Petro, habló con El Espectador. Entre los temas tratados durante esta entrevista, el señor Vernot expuso su propuesta para Bogotá, lo que opina el alcalde Petro sobre la misma y su impresión acerca del presunto acercamiento entre el Alcalde y el presidente Santos.

 ¿Sigue interesado en trabajar por las elecciones atípicas a la Alcaldía de Bogotá?

Sí. Yo sigo haciendo campaña, reuniéndome con personas en las localidades y con movimientos políticos porque considero que la destitución se puede mantener en un recurso de segunda instancia ante la Corte Suprema de Justicia.

 ¿Por qué cree que la destitución se puede mantener cuándo muchos sectores le apuestan a que el alcalde Petro pueda terminar su periodo?

La destitución se puede dar porque las Cortes operan como un sistema judicial y en la seguridad jurídica veo muy difícil que la decisión que tomó el Consejo de Estado, cuando estudió el caso de Petro, no se vaya a mantener por la decisión de un juez de tierras.

 Ya lleva un tiempo haciendo acercamientos con sectores políticos para convocarlos en torno a su candidatura, en medio de eso, ¿cómo han estado sus relaciones con el alcalde Petro?

La verdad es que desde siempre no nos hablamos mucho en persona, nos comunicamos más bien por chat por razones obvias; el tiempo de un alcalde no le da sino para hacer prácticamente lo que le dicta su cargo. Le envié mis propuestas para Bogotá, mi plan de gobierno, porque me parece que lo se ha conocido como la “Bogotá Humana” se debe mantener.

 ¿Quiere decir que ustedes no se han hablado recientemente?

No personalmente. Hace un año que no nos vemos.

 ¿Por qué razón?

Nuestra amistad es en lo esencial pero no somos como dicen los jóvenes “compinches” de vernos permanentemente.

 ¿Y de hablarse por chat hace cuánto no tienen contacto?

El 99.9% del tiempo nos chateamos, a veces todos los días, a veces con una semana de intervalo pero estamos en comunicaciones permanentes.

 ¿En esas comunicaciones él no le ha dado una opinión de su aspiración a la Alcaldía?

Por supuesto. Cuando le planteé el tema, le dije que iba a buscar el aval de un partido, y me respondió que no le parecía tan buena idea que más bien le parecía que había que buscar la candidatura de una persona que fuera conocida públicamente y yo le dije que pensaba diferente, que había que buscar mantener el tema de la “Bogotá Humana” pero que yo creía que el modelo era buscar generación de riqueza y seguramente ahí tenemos una diferencia.

 ¿Pero a él no molesta que usted, siendo su amigo, esté haciendo acercamientos con sectores políticos antes de saber qué va a pasar jurídicamente con su caso?

No. Yo no creo. Gustavo es una persona muy amplia en ese sentido. Además mi deseo de ser alcalde, fuera de ser un derecho adquirido y un derecho legítimo, no busca otra cosa que involucrarme en un tema que me parece obligatorio y es que si nosotros no damos la pelea por la ciudad, las cosas no van a mejorar y las cosas tienen que cambiar. El nunca me negaría ese derecho.

 Usted, que es amigo del Alcalde y lo ha acompañado durante toda su administración, ¿cómo interpreta lo que podría ser un acercamiento entre el Alcalde y el Presidente?

No creo que eso sea posible. Primero por todo lo que ha pasado pero también porque en este punto si alguna vez ese acuerdo pudo haber existido, un acuerdo de carácter político, yo no creo que después de todo lo que ha pasado con la destitución, ese acuerdo sea posible en la práctica. Segundo, uno hace acuerdos de política siempre que los objetivos sean los mismos y hoy el de Santos es reelegirse y el del Alcalde va por encima de una presidencia y una reelección, tiene que ver más con un modelo de país y de ciudad que él se está imaginando.

Sin embargo, Petro ha dicho que quienes quieren sacarlo de la Alcaldía son los sectores de ultraderecha que pretenden afectar el proceso de paz. ¿No cree que en torno a la Habana puede haber un acercamiento entre Alcalde y Presidente?

EL presidente Santos le apostó todo a la paz y lo que hoy perciben los ciudadanos es que esa paz no se va a dar antes de las elecciones, es decir, antes de dos semanas, ni siquiera un acuerdo. El pensamiento del Alcalde, con relación a la paz, va muy por encima de firmar un acuerdo en estas dos semanas así que no creo que ni siquiera en ese tema de la paz haya un objetivo común.

 Si cree que no hay acuerdo, ¿hubo acuerdo entre el Presidente y el Alcalde en el pasado?

Sí. Entendí que ellos tenían un acuerdo político y de colaboración.

 ¿Qué tipo de acuerdo?

Se hablaba de la teoría de que el Presidente iba a contar con el apoyo de los alcaldes del país; incluso se habló de la ampliación de su periodo; me imagino que en esa política de reelección en torno a los alcaldes, seguramente estaba el Alcalde de Bogotá que es el más importante del país.

 Según eso, el presidente Santos ¿sí le habría incumplido al alcalde Petro un acuerdo como este último dijo públicamente?

Yo no diría que le incumplió. Lo que pasa es que la destitución se atravesó en ese acuerdo y como es una decisión de la Procuraduría y no del Presidente, éste perdió sentido y razón de ser.

 ¿Cómo vio el pronunciamiento de Santos en la Feria del Libro y de Petro queriendo mediar en el paro?

El pronunciamiento de Santos tuvo un componente político porque el efecto Petro hizo mella en las encuestas y buscaba que ese efecto se detuviera. Uno no puede pensar que faltando dos semanas para las elecciones presidenciales, un acuerdo o un cambio de postura sobre la destitución del Alcalde iba a modificar lo que opina la gente.
¿No cree usted que hay sectores de la izquierda e incluso el alcalde Petro que están más cercanos al presidente Santos que a cualquier otro candidato?
Sí hay sectores de la izquierda que van a terminar apoyando al Mandatario, pero eso es apoyo político; no es un tema programático porque las propuestas políticas del Presidente y su práctica de gobierno no tienen que ver nada con los movimientos de izquierda.

 Volviendo a su relación con el Alcalde, mucho se habló de su injerencia en la alcaldía de Gustavo Petro. ¿Cuál era su papel realmente?

Yo no opinaba en políticas públicas ni nada de eso. Lo que hacía era comentar lo que piensa un ciudadano de acuerdo a lo que informan los medios, sin datos privilegiados. Otra cosa que hice fue presentarle ideas que la gente me transmitía para decírselas a él. Todas iban presentadas y encaminadas a intereses de ciudad, jamás a intereses particulares o que yo fuera a recibir honorarios o que me fuera a beneficiar de ello.

 La gente cercana a Petro no ha querido hablar de candidaturas hasta no saber el pronunciamiento del Consejo de Estado. ¿Usted, que es su amigo, por qué sí?

La solución de los problemas de Bogotá no tienen que ver con que el alcalde Petro se quede o no. Si el Alcalde se queda, a mí me parece imperioso hacer las obras que estoy planteando, por eso también salgo anticipadamente a decir qué es lo que yo pienso. Pero además, no son sólo ideas mías, sino de empresarios y de distintos sectores que creen que a Bogotá le hace falta algo. No es incompatible este proyecto con la estadía del Alcalde.

 ¿Eso puede interpretarse como que usted no quisiera que el Alcalde se quedara en su cargo?

Pero no es así. Yo no estoy en contra de que se quede, quiero es que trabaje para que pasen cosas, para que se den las obras, para que la ciudad en el plazo de año y medio que queda, se transforme. El Alcalde no sólo debe tener en cuenta lo que yo planteo sino lo que pasó y si acertó o se equivocó. No estamos hablando del pensamiento de una persona respecto a un tema, estamos hablando de una ciudad, de lo que necesitamos todos y el Alcalde tiene la responsabilidad de resolver esos problemas. Yo puedo ser amigo de Petro y estar de acuerdo políticamente en algunos temas, pero también pienso que hay que hacer otras cosas y eso no es un pecado ni como amigo ni como ciudadano. Y es en el consenso y en la manera de pensar de todos, que el Alcalde debe guiar a la ciudad. El Alcalde es alcalde de todo el mundo no sólo de los pobres; en una visión de país tienen que estar los empresarios.

 ¿Me da la impresión que está alejándose usted de Gustavo Petro y sus seguidores?

Mi planteamiento es científico e histórico. Yo no creo que el Alcalde piense que yo lo estoy atacando o me estoy alejando de sus planteamientos. Petro es un hombre sumamente inteligente que sabe que el país son muchas Colombias y hay muchas ciudadanías. Él, que reconoce la diversidad, tiene que saber que la solución no pasa por un pensamiento político, sino por varios y la concertación de ellos.

 ¿Qué partidos le han dado a usted el aval en caso de que haya elecciones atípicas?

Me he reunido con el Partido Liberal, los conservadores y algunos dirigentes del Partido Verde. Yo tengo la ilusión de poder conseguir varios avales de varios partidos para ser un alcalde de consenso que es lo que se necesita en la ciudad para terminar con la polarización y el caos. Y darnos cuenta que el tema de ciudad y de país es un tema de todos que no tiene que ver necesariamente con un sesgo ideológico sino más bien con generar riqueza para que ésta beneficie a la gente menos favorecida.

 ¿No le parece que esto que dice suena absurdo cuando no sabemos siquiera si va a haber o no elecciones atípicas?

Mucha gente pensará que soy iluso o idealista pero eso es lo que nos queda a los bogotanos y colombianos. ¿De qué nos ha servido tanto enfrentamiento? La ciudad necesita obras, hay ofertas inmensas de compañías serías dispuestas a invertir 30 millones de dólares, la pregunta es por qué no las aceptamos. Si hay elecciones, yo soy una muy buena opción de consenso.

 Lo entiendo; sin embargo, ¿para qué desplegar esos esfuerzos si usted no sabe si va a haber elecciones atípicas en la ciudad?

Yo creo que sí va a haber elecciones atípicas en Bogotá.

 A la Unidad Nacional y al Gobierno le interesa electoralmente Bogotá, así quedó demostrado en las últimas semanas. ¿Usted ha hablado y ha hecho acercamientos con el Gobierno?

Yo me he reunido con el ministro Rafael Pardo, hablo con los partidos del Presidente y hablo con las personas del partido del ex presidente Uribe. Yo converso con todo el mundo.
 

 

Temas relacionados

BogotáElecciones atípicas
Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X