Publicidad
8 Jul 2020 - 4:11 p. m.

Troncales de Transmilenio para alimentar el metro, aseguradas

Con la apertura de la licitación de la troncal por la Av. Ciudad de Cali, la administración de Claudia López asegura la ampliación de la red de TM (que no ocurría desde 2012) y garantiza que el metro de Bogotá podrá contar con el soporte para cumplir con la capacidad estipulada.
La troncal de la Av. Ciudad de Cali contará con ocho estaciones y conectará con el metro a la altura de la Av. Villavicencio.
La troncal de la Av. Ciudad de Cali contará con ocho estaciones y conectará con el metro a la altura de la Av. Villavicencio.
Foto: IDU

Una de las mayores preocupaciones de la anterior administración distrital, en cabeza del exalcalde Enrique Peñalosa, fue finalizar su periodo de gobierno sin haber asegurado por completo el futuro del metro de Bogotá. Si bien concretaron la construcción del proyecto férreo que llevaba casi siete décadas en el papel, no llegaron a consolidar una parte clave del proyecto: dos troncales de Transmilenio (TM).

La construcción de las líneas de TM en las avenidas 68 y Ciudad de Cali era importante para la administración Peñalosa no solo para ampliar la red del sistema, que desde 2012 no inaugura ninguna troncal nueva y que a estas alturas debería tener 380 kilómetros y hoy tiene 114,4 kilómetros. También lo era porque dichas troncales eran necesarias para garantizar la capacidad y operación del metro, y no dejarlas en licitación significaba que la responsabilidad quedaba en manos de la siguiente alcaldía, que pudo haber dado reversa a ambos procesos.

Tampoco era tan fácil detener y sustituir ambos proyectos. Lo tuvo claro la administración de Claudia López al tener que adjudicar la troncal de TM por la Av. 68, para la que había prometido en campaña un tranvía o metro ligero. Y se vio obligada a ello por dos razones: la licitación la había dejado muy adelantada la anterior administración y la troncal hacía parte de un paquete de obras pactado con el Gobierno Nacional, para el que aportaron $4 billones desde el Palacio de Nariño.

Por ese convenio, por la necesidad de garantizar que el metro tendrá la capacidad establecida (72.000 pasajeros hora/sentido) y por lo complejo que resulta hacer un cambio de proyecto (como está ocurriendo en la carrera Séptima), la administración López abrió la licitación para realizar la segunda troncal alimentadora del metro, en la Av. Ciudad de Cali.

Entre la Av. Circunvalar del Sur, en límites con el municipio de Soacha, y la Av. de Las Américas, se construirá la troncal de la Ciudad de Cali que conectará con el metro a la altura de la Av. Villavicencio. Se trata de una línea de 7,4 kilómetros, con ocho estaciones, que dejará dos carriles exclusivos para los articulados de TM y dos para vehículos particulares.

La licitación, que tendrá un costo de $657.754.107.441, se dividió en cuatro tramos que, según Diego Sánchez, director del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), “permitirá mayor participación de oferentes y a futuro permitirá un mejor control y vigilancia en la ejecución de la obra”. El primer tramo de la troncal estará en la Av. Ciudad de Cali, entre la Av. Villavicencio y la Av. Manuel Cepeda Vargas. El segundo tramo irá de la Av. Bosa a la Av. Villavicencio. El tercero, entre la Av. Villavicencio y la Av. Manuel Cepeda Vargas. El último grupo de obras se hará en la intersección de la Av. Manuel Cepeda Vargas.

De acuerdo con los documentos del proceso licitatorio, el primer tramo (2,85 kilómetros) tardará 24 meses en construirse, desde el momento en que se firme el acta de inicio de obras. La construcción del segundo grupo (2,50 km) tomará 23 meses y el tercer grupo de obras (1,67 km) llevará 28 meses.

El último grupo, pese a que solo tiene 0,40 km, será el más complejo y el tiempo de construcción estipulado es de 33 meses. ¿Por qué? Según los estudios previos para construir la troncal, en ese tramo, además de los carriles para TM y vehículos particulares, las obras de espacio público y ciclorrutas, se tiene que hacer una conexión operacional con la Av. Manuel Cepeda Vargas y una glorieta de segundo nivel para tráfico mixto.

Para cada uno de los cuatro lotes, el IDU calificará las ofertas que hayan cumplido con los requisitos habilitantes de la siguiente manera: la oferta económica para el lote tendrá un 70 % del puntaje; el factor de calidad tendrá un 19 %; el apoyo a la industria nacional valdrá un 10 %, y la vinculación de personas con discapacidad, un 1 %.

Los papeles de la licitación indican que el valor de la propuesta debe ser presentado en pesos colombianos y el proponente debe contemplar todos los costos directos e indirectos para ejecutar las obras. Asimismo, se aclara que el proponente puede ofertar por uno o varios lotes, pero el proponente que se presente a más de un lote sólo podrá ser adjudicatario de uno de ellos.

Las ocho estaciones de la troncal estarán ubicadas en Av. Terreros, San Bernandino, Calle 70 Sur, Avenida Bosa, Diagonal 49 Sur, Avenida Villavicencio, Patio Bonito y Biblioteca Tintal y, según proyecciones del IDU, la obra beneficiará a más de un millón de habitantes del suroccidente de Bogotá.

“Con esta obra los ciudadanos podrán conectarse con la Primera Línea del Metro, el Sistema de Transporte Público, SITP, y con la red de ciclorrutas. Los habitantes de 36 barrios de Bosa y Kennedy serán los más beneficiados, incluyendo las personas que viven en el municipio de Soacha que en un futuro tendrán un acceso alterno para ingresar a la ciudad”, aseguró el director del IDU.

Con la troncal también se construirán 5,5 kilómetros de ciclorrutas, siete cicloparqueaderos (con 917 cupos) y 213.000 metros cuadrados de espacio público y zonas verdes. Asimismo, se adecuará nueva iluminación y se realizará subterranización de redes. De acuerdo con el IDU, para construir la troncal se necesitan 640 predios, 40 % de los cuales ya están en etapa de oferta y negociación.

La construcción de la troncal de la Av. Ciudad de Cali significa que el metro de Bogotá contará con las líneas alimentadoras que necesita. Además, se convertirá junto a las líneas de la Av. 68 y la calle 13, en nuevas troncales de TM, un sistema que hace mucho superó su capacidad y que requería con urgencia la ampliación de su red.

Además, con las licitaciones de la 68 y la Cali abiertas, será imposible frenar su construcción, a menos que se pongan acciones jurídicas que logren detener el proceso, como ya ocurrió con la troncal de la Carrera Séptima. Ahora, queda por definir el futuro de troncales como la de la Av. Boyacá, que también se contempló en un inicio como alimentadora del metro, y cómo será el Corredor verde que sustituirá a la troncal de la Séptima.

Redacción Bogotá

Por Redacción Bogotá

Todas las noticias de Bogotá están aquí. El Espectador, el valor de la información.@bogotaEEbogota@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias