Bogotá

5 Jul 2013 - 9:00 a. m.

Un año de la secretaría de la Mujer

Diálogo con Martha Sánchez, activista de derechos de la mujer y creadora de la secretaría que hoy dirige. “No solo se debe hablar de robos de celulares en los consejos de seguridad”, afirma.

Camilo Segura Álvarez

La secretaría de la Mujer fue una de las promesas de campaña de Gustavo Petro. Su creación fue posible solo hasta el el 28 de junio del año anterior. Sin embargo, por trámites y estancamientos burocráticos, solo hasta el 10 de enero de 2013 Martha Sánchez se pudo posesionar en una cartera que pretende la igualdad de las mujeres y erradicar cualquier tipo de discriminación y violencias basadas en el género.

Esta cartera distrital no es una idea de Petro. No obstante, fue él el que después de dos administraciones en las que, si bien se hicieron políticas enfocadas en el género femenino, nunca se le dio el impulso presupuestal y político a una idea que tomó forma “gracias a las organizaciones barriales. Las mujeres en las localidades fueron las que le dijeron al Gobierno, no basta con programas, hay que institucionalizar los derechos de la mujer”, cuenta Sánchez.

Si de algo tiene que enorgullecerse la secretaria es de tener funcionando 17 Casas de Igualdad en la ciudad y tener casi listas tres nuevas en las localidades de Chapinero, Santafé y Antonio Nariño. En esos centros focalizados, cerca de 7300 mujeres se han beneficiado de programas de salud, de educación a través del Sena, asesorías legales y sicosociales y el fortalecimiento de organizaciones de base, la smismas que presionaron la creación de la secretaría.

Un factor determinante para el éxito de estas casas ha sido el uso de las tecnologías de la información. A la fecha, 15 Casas de Igualdad cuentan con Tecnologías de Información y Comunicación generando beneficios para 9000 mujeres al año. “Con información, las mujeres que atendemos empiezan a formarse mejores criterios sobre sus formas de asumir la ciudadanía. Se fortalecen políticamente, aunque no es lo único para lo que es útil esa herramienta”.

Otro de los logros de Sánchez tiene que ver con el funcionamiento de la Casa Refugio, un lugar para la atención de mujeres víctimas de la violencia. “Entre el 22 de febrero y el 13 de junio de 2013, se han acogido 46 personas en la Casa Refugio (14 mujeres, 18 niñas y 14 niños). El proceso en la Casa Refugio tiene una duración de 4 meses. A partir del mes de agosto, la ciudad contará con 3 Casas Refugio adicionales”, dice el más reciente informe de gestión de la secretaría.

“En un país civilizado no deberíamos estar escondiendo a las mujeres, sino metiendo presos y juzgando a quienes las violentan. Pero nos toca. Procuramos que allí las mujeres se empoderen lo suficiente para que nunca más les ocurra lo que padecieron”, dice Sánchez.

Y es que las cifras son contundentes. En los últimos tres meses, cerca de la tercera parte de las mujeres asesinadas (43 de las 119 reportadas por Medicina Legal) en la ciudad lo fueron por razones de género. También, 89% de lso casos de violencia sexual son contra mujeres y el 40% son menores de 14 años.

En cuanto a las asesorías legales, un total de 545 mujeres han estado en orientaciones jurídicas por temas como alimentos, discriminación y violencia. Y, la secretaría logró establecer una coordinación con la Policía para identificación y remisión de casos; así como para la formación de 46 intendentes de la Policía para que sepan cómo actuar cuando les lleguen casos de violencias de género.

Uno de los retos que tiene ahora Sánchez es la implementación de un protocolo de atención a mujeres víctimas de violencia sexual para evitar la revictimización con la SIJIN (grupo GEDES que tiene a su cargo la actuación en emergencia de asalto sexual). Y también, la rectificación de un acuerdo con la Fiscalía General de la Nación para tratar a las mujeres víctimas de que maduras con ácido.

Son dos los temas nuevos que le han sido encargados directamente por el alcalde Petro a Sánchez: el trabajo con las mujeres habitantes de calle (ya han logrado trabajar con 16 que habitan la localidad de los Mártires) y una red de acción con otras entidades del Distrito para abordar el complejo mundo de la prostitución.

Sobre el tema de la prostitución Sánchez dice que “estas mujeres no denuncian porque no se consideran víctimas. De cierta forma, consideran que están haciendo algo amoral y en ese sentido creen ser merecedoras de la violencia contra ellas. Ahí es donde vamos a trabajar. También, bajo la premisa de que no es en su totalidad un problema de trata de seres humanos, ni tampoco un oficio de opciones personales. Hay que abordarlo en su complejidad”.

Para Sánchez la única forma de eliminar la violencia contra las mujeres es poniendo el foco de las políticas públicas en ellas. “Así eso resulte sobreprotector y para algunos exagerado, nuestra meta es que se fortalezcan las instituciones, las leyes y la cultura ciudadana para que lleguemos a ser un país civilizado que no necesite hacer leyes específicas para ningún género”.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X