3 Oct 2015 - 5:06 a. m.

Un carnaval LGBTI en Bogotá

2.000 ciudadanos que se inscribieron previamente participarán en el desfile de colores organizado por el Instituto Distrital de Turismo.

Susana Noguera Montoya

“Soy mucho más que una prostituta transgénero. Soy una artista. Artista en convertir mi cuerpo y transformar mi espacio”, dice Pamela Mena en una reunión con otras chicas trans de la ciudad que, como ella, trabajan en proyectos de inclusión de la comunidad LGBTI. Se llaman las Chicas T y en los últimos días estuvieron preparando el baile que presentarán hoy en el carnaval Noche de Colores, que organizó el Distrito como remate de la Semana por la Igualdad.

Este colectivo ganó el primer lugar de la convocatoria del Instituto Distrital de Turismo (IDT) y por eso encabezará el desfile, representando el color rojo de la bandera del orgullo gay.

Participar en el carnaval fue para ellas una idea tan emocionante que, con tal de tener todo a tiempo y hacer una gran presentación, no les importó que el Distrito se hubiera demorado en entregarles el apoyo económico ($5 millones) para vestuario y maquillaje. Como solución, pidieron dinero prestado para confeccionar sus vestidos.

Sacar adelante su comparsa fue relativamente fácil. Y todo, gracias a su experiencia en proyectos culturales y a que se sienten como una familia. Pamela recuerda que, cuando llegó a Bogotá y empezó a trabajar como prostituta, se tenía que esconder de la policía para que no le pegara. Cuando pensó que tenía que aceptar esos maltratos, las Chicas T la acogieron y empezó a vivir con otro propósito.

Hoy puede juntarse con sus amigas a charlar, bailar y reírse de las cosas que le pasan en el día. Esto hace que se sienta plena, algo que se nota cuando disfruta cada nota de La pollera colorá, mientras sube el mentón, saca su voluptuoso pecho y mueve las caderas como le enseñó el mar Caribe.

El hecho de que este y otros colectivos transgéneros puedan bailar en el carnaval Noche de Colores tiene una connotación especial: podrán exhibir su talento ante la ciudad sin avergonzarse.

Junto a ella desfilarán Cindy Núñez, Nicol Ortiz, Yoko Ruiz, Íngrid López y Luna Márquez, quienes, con corsés cargados de pedrería, tocados de flores y enormes faldas de boleros rojos y dorados, aludiendo a la bandera capitalina, bailarán esta noche por las calles de Chapinero, en el carnaval de colores LGBTI.

El desfile

El colectivo Chicas T es tan sólo uno de los que desfilarán esta noche por la ciudad. La marcha saldrá a las 6:00 de la tarde del Parque Nacional, recorrerá la carrera Séptima y llegará al parque Lourdes (carrera 13 con calle 63), donde terminará con un concierto de Mike Bahía, Marbelle y The Mills. Durante el carnaval se podrá ver una bandera arcoíris de 200 metros, las comparsas de seis agrupaciones de baile, harlistas de la ciudad y una batucada conformada por más de 40 personas.

Esta es la primera vez que el carnaval se llevará a cabo en la ciudad. Se trata de una estrategia más con la que el Instituto Distrital de Turismo (IDT) busca ofrecer a Bogotá como destino turístico para las comunidades LGTBI y poner a la capital al nivel de grandes ciudades del mundo como Buenos Aires y Río de Janeiro, que han desarrollado ese concepto con éxito.

Sus promotores aclaran que el evento es diferente a la marcha del Día Internacional de la Lucha contra la Homofobia y la Transfobia, que se realiza todos los años el 17 de mayo desde 2005. “La marcha de mayo es importante por su componente social, pero le falta el espectáculo, las plumas, el brillo. El componente turístico que tiene, por ejemplo, el Carnaval de Río de Janeiro en Brasil”, dice Tatiana Piñeros, directora del IDT.

A pesar de que el objetivo es principalmente turístico, para las comunidades tiene otra connotación. Se podría decir que este certamen es posible gracias a la política pública contra la discriminación de la comunidad LGBTI de la ciudad, que empezó en 2004 y se ha fortalecido durante las últimas administraciones.

“Este momento es especial, porque nos podemos lucir y mostrarnos tal y como somos. Hablan tanto de la paz y mira, esto es paz: incluirnos, así sea por un momento esquivo, buscando la forma de responder a nuestras necesidades, no desde el punto de vista económico sino en el trato que nos da la sociedad. Queremos ser incluidas, no como entes ‘anormales’ sino como seres humanos útiles, que podemos dar mucho a la ciudad”, concluye Íngrid López, quien participará en el carnaval.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X