15 Feb 2020 - 7:18 p. m.

“Voy a rezar para que Uber compre el Acueducto de Bogotá”, Hugo Ospina

La frase fue empleada por el líder de taxistas para referirse a lo “absurdo” que le parece la propuesta del gobierno de querer “nivelar la cancha” entre el ‘gremio amarillo’ y las plataformas tipo Uber.

Diego Ojeda / @diegoojeda95

El líder asegura que se ha convocado una asamblea para estudiar la posibilidad de irse a paro.  / Archivo Particular
El líder asegura que se ha convocado una asamblea para estudiar la posibilidad de irse a paro. / Archivo Particular

Son varias las inconformidades que, según Hugo Ospina, tienen los taxistas frente a las intenciones que les ha manifestado el Ministerio de Transporte de “nivelar la cancha” en la que compite su gremio y las plataformas tipo Uber.

En concreto, Ospina asegura que desde esa cartera se tiene la intención de quitar regulaciones excesivas a los taxistas y poner cargas a sus competidores. Sin embargo, aunque asegura no estar en desacuerdo con estas plataformas, sí hay varias propuestas con las que se muestra inconforme. 

Una de estas es la propuesta que, según dice, las aplicaciones han elevado al ministerio para hacer que los taxistas también tengan un sistema de tarifa dinámica. Para él esto es absurdo, porque es como si la Empresa de Acueducto de Bogotá le cobrara a los usuarios el metro cúbico dependiendo de la demanda que tenga el líquido.   

Le puede interesar: Gobierno trabajará con el Congreso para reglamentar Uber y otras plataformas

“Me gustaría que Uber comprara el acueducto para que le ponga tarifa dinámica al metro cúbico. Son tan atrevidos - haciendo alusión a las plataformas de transporte-  que le están vendiendo la idea al gobierno para que el taxista también ponga tarifa dinámica. Voy a rezar para que lo compre”, manifestó el líder de taxistas.

Otra de las inconformidades que manifestó tiene que ver con la propuesta que estaría contemplando el gobierno de quitar el ‘uno a uno’ con la regulación de estas plataformas. El ‘uno a uno’ básicamente consiste en que si el propietario de un vehículo de transporte público quiere comprar un vehículo nuevo, lo puede hacer siempre y cuando chatarrice el viejo. 

De allí que el líder de taxistas piense que tal regulación haría que ciudades como Bogotá se llenen de “una carramenta vieja” aumentando los trancones y aportando negativamente en los esfuerzos ambientales que por estos días se están haciendo con la declaración de la alerta amarilla

A las inconformidades también se suma la incertidumbre de si desaparecerá el denominado ‘cupo’, o si cualquier persona con un pase convencional podrá prestar el servicio de transporte. Ospina asegura que la nivelación de cancha es tan absurda que es como si el gobierno le quitara armamento al Ejército para "nivelar la cancha" con grupos armados al margen de la ley.

Es por lo anterior que se ha convocado a una asamblea de gremios de transporte (en la que no solo participarán taxistas) para evaluar las propuestas del gobierno y tomar la decisión de si se aceptan o se van a paro. Ospina dijo a El Espectador, que ya el sindicato de taxistas de la costa le había informado que se vendrían a pie desde Barranquilla hasta Bogotá. 

      *     
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

Comparte: