21 Dec 2020 - 2:16 a. m.

Vuelve el pico y cédula en Bogotá

El aumento de contagios y de muertes en los últimos días por COVID-19 obligaron al Distrito a retomar la medida. Los días pares podrán entrar a zonas comerciales las personas cuyo último dígito de su cédula sea impar. En días impares lo harán las personas cuyo último dígito de su cédula sea par.

Indisciplina ciudadana. Esa es la razón por la que en los últimos días la capital del país ha tenido un aumento de casos y fallecimientos por COVID-19 que ha obligado a la Alcaldía de Bogotá a volver a implementar una medida que había terminado hace casi tres meses: el pico y cédula.

La alcaldesa Claudia López, quien hizo el anuncio la noche de este domingo por medio de sus redes sociales, aseguró que no quería más tragedias en la ciudad, menos ahora que se acerca la Navidad y el fin de año: “Este es el momento de mantenernos en el autocuidado, por favor todo el que quiera tener una reunión con sus padres el 24 y 31 de diciembre debe estar aislado; los que más se están contagiando son los mayores: mamás, papás, tíos y abuelos. Por eso les recordamos siempre el uso permanente del tapabocas, el distanciamiento, el lavado de manos y el aislamiento voluntario. Así podremos pasar todos una feliz Navidad y un feliz Año Nuevo sin tener nada que lamentar”, dijo.

Así las cosas, la medida comenzará a regir desde hoy de la siguiente manera: los días pares podrán entrar a establecimientos comerciales las personas cuyo último dígito de su cédula sea impar, mientras que los días impares podrán hacerlo las personas cuyo último dígito de su cédula sea par.

Esta medida aplica para todo tipo de establecimiento comercial donde se realicen actividades como la adquisición y pago de bienes y servicios, y compra de cualquier producto al detal y por mayor. Entre estos se incluyen entidades bancarias, financieras, notariales y de atención al ciudadano en entidades públicas.

El pico y cédula no se aplicará para acceder a los centros de salud, las farmacias y los servicios funerarios, o en caso de trámites notariales, bancarios, financieros y administrativos en los que se requiera la presencia simultánea de dos o más personas.

A comienzos de la semana pasada la mandataria había pedido a los bogotanos no reunirse para celebrar las novenas, pues aseguró que la ciudad “no lo aguantaría”. También había hecho el llamado a los comerciantes a mantener rigurosamente los protocolos de bioseguridad, para evitar que se siguieran presentando aglomeraciones como las que se han formado en zonas populares y de comercio en los últimos días.

Sin embargo, parece que los llamados y recomendaciones no surtieron efecto, pues cada día la cifra de contagios va en aumento, tal y como lo revelan los datos del Instituto Nacional de Salud, que ha reportado hasta 4 mil casos nuevos diarios de contagio en la capital, a lo que se suma la muerte de 56 personas el pasado viernes, cifra que no se registraba desde el pasado 10 de agosto.

El pasado martes, por ejemplo, el Ministerio de Salud reportó 4.052 nuevos casos y 28 fallecidos; el miércoles, 2.892 contagios y 36 fallecidos; el jueves, 4.059 casos y 36 fallecidos; el viernes se reportaron 3.130 casos nuevos y 56 muertes; el sábado se reportaron 4.155 nuevos casos positivos y 34 fallecidos, y el domingo se registraron 3.061 nuevos casos y 48 fallecidos.

La tasa de contagio de la ciudad es de 347,7 casos por cada 100 mil habitantes y la mortalidad, en el caso de los hombres, es de 145 por cada 100 mil habitantes, y en mujeres de 73 por cada 100 mil habitantes, según cifras de la Secretaría de Salud.

Por localidades, el mayor número de casos se registran en Suba (14,2 %), Kennedy (13,7 %), Engativá (11,2 %), Bosa (8,4 %) y Ciudad Bolívar (7 %), puntos en los que se concentran el 54,5 % de los casos confirmados de toda la ciudad.

“Mucha gente está bajando la guardia, está dejando de utilizar el tapabocas, no está manteniendo el distanciamiento y está haciendo celebraciones en sitios cerrados. Las reuniones y las aglomeraciones están disparando los contagios. No queremos pasar un año nuevo amargo”, dijo la alcaldesa.

Otras medidas

Además del regreso de pico y cédula, la Alcaldía de Bogotá adoptó otras medidas, como suspender cirugías no urgentes, aislarse una semana antes si se van a celebrar las fiestas de fin de año con la familia extendida (estas reuniones no pueden ser de más de 10 personas) y prohibir la venta de alcohol a partir de las 10:00 de la noche mientras la ocupación en las unidades de cuidados intensivos se mantenga por encima del 70 %.

Finalmente, la alcaldesa pidió a la ciudadanía cumplir con las medidas de prevención, como el uso permanente de tapabocas, el continuo lavado de manos y el distanciamiento físico. Para los establecimientos de comercio, solicitó continuar aplicando los protocolos de bioseguridad y el control de aforo, con el fin de evitar las aglomeraciones.

La primera vez que la ciudad adoptó la medida de pico y cédula fue el 16 de junio y terminó el 22 de septiembre.

Comparte: