11 Jul 2017 - 5:39 a. m.

Antártida Occidental pierde hielo desde hace más de 7.000 años

Esto en razón de las incursiones de agua caliente provocadas por el viento que han hecho retroceder los glaciares, según investigadores liderados por el British Antarctic Survey (BAS).

Redacción ciencia

Un grupo de investigadores liderados por el British Antarctic Survey (BAS) descubrieron, en un estudio sobre cómo el cambio ambiental puede afectar la elevación futura del nivel del mar, que la Antártida Occidental pierde hielo desde hace aproximadamente 7.500 años.

Esto en razón de las incursiones de agua caliente provocadas por el viento que han hecho retroceder los glaciares, un fenómeno que ahora eleva el nivel del mar un milímetro por década.

Estos nuevos resultados los obtuvieron luego de estudiar diminutas conchas en los núcleos de sedimentos del fondo marino, recuperados de Pine Island Bay en la Antártida Occidental, reconstruyendo interacciones entre el hielo y el océano desde hace 11.000 años hasta el presente.

De acuerdo con los científicos, la afluencia de agua caliente se calmó durante varios miles de años hasta que se reanimó en la década de 1940, provocando así un mayor retroceso.

El autor principal, Claus-Dieter Hillenbrand, geólogo marino senior en BAS, dijo en un comunicado que "este estudio de diez años ha producido algunos resultados emocionantes. Al comprender los mecanismos que causaron el retroceso de la WAIS en los últimos miles de años, podemos comenzar a construir una imagen más clara de lo que está sucediendo hoy en día".

Según la Europa Press, los datos recolectados en los últimos 20 años han demostrado que la actual pérdida de hielo en la Antártida Occidental se debe a que el agua relativamente caliente del océano profundo fluye hacia la plataforma continental poco profunda.

"La pérdida de hielo de esta parte de la Antártida Occidental ya está haciendo una contribución significativa al aumento del nivel del mar, alrededor de 1 milímetro por década, y es realmente una de las mayores incertidumbres en las predicciones globales de aumento del nivel del mar. Si bien esta es una pequeña cifra en términos reales, combinada con la contribución de otros glaciares en derretimiento en todo el mundo y la expansión de los océanos del mundo, tendrá un impacto sobre la sociedad a través de la inundación de las regiones costeras bajas", agregó Hillenbrand.

En el experimento, los expertos examinaron los núcleos de sedimentos recolectados en la Bahía de Pine Island en el Mar de Amundsen desde el buque de investigación alemán RV Polarstern en dos expediciones en 2006 y 2010, analizando su composición química, de la que concluyeron actúa como una "huella digital” del agua en la que se formaron las conchas.

El co-autor James Smith, un geólogo marino en BAS, agregó que "nuestros datos también revelan una historia más reciente del WAIS. Un cambio en la dirección del viento durante la década de 1940 causó un renovada entrada de agua caliente sobre la capa de hielo marino. Esto ha continuado desde entonces y es responsable de la pérdida de hielo que estamos observando hoy y durante las últimas décadas ".

Comparte: