24 Nov 2021 - 12:03 p. m.

De película: despegó la primera misión de la NASA que estrellará a un asteroide

En la madrugada de este miércoles despegó DART, la primera misión de defensa planetaria de la NASA, que estará encargada de chocar intencionalmente contra un asteroide. ¿De qué se trata?
Aunque ningún asteroide conocido de más de 140 metros de diámetro tiene alguna probabilidad de golpear la Tierra durante los próximos 100 años, el objetivo de la misión será tener un plan por si, eventualmente, alguno de los objetos espaciales que flotan en el Sistema Solar pudiera dirigirse hacia nosotros.
Aunque ningún asteroide conocido de más de 140 metros de diámetro tiene alguna probabilidad de golpear la Tierra durante los próximos 100 años, el objetivo de la misión será tener un plan por si, eventualmente, alguno de los objetos espaciales que flotan en el Sistema Solar pudiera dirigirse hacia nosotros.

Los últimos días estuvieron llenos de preparaciones en la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg en California, Estados Unidos. Los miembros del equipo Double Asteroid Redirection Test (DART), de la NASA, se encargaron de tener todo listo para el lanzamiento de una misión sin precedentes que llevaba planeándose desde hace 11 años. (Le recomendamos: Reviva el video en vivo del lanzamiento de la misión de la Nasa que chocará a un asteroide)

Llenaron la nave que llevará a la misión DART de combustible, probaron los mecanismos y el sistema eléctrico, hicieron los últimos ensayos y practicaron la secuencia de lanzamiento varias veces, tanto desde el sitio de lanzamiento, como desde el centro de operaciones. Todo esto con el fin de que el despegue de DART, programado para este miércoles a la 1:21 a. m. (hora colombiana), saliera a la perfección.

DART es la primera misión en la historia encargada de chocar intencionalmente a un asteroide, en una especie de prueba de lo que los científicos de la NASA han llamado el “impacto cinético”. En otras palabras, lo que buscará esta misión será probar si, con un “empujón espacial” provocado por una nave, podríamos desviar asteroides que, hipotéticamente, algún día, emprendieran su camino hacia nuestro planeta. (Puede leer más noticias de ciencia aquí)

“DART será la primera demostración de la técnica del ‘impacto cinético’ en la que una nave espacial choca a alta velocidad, deliberadamente, contra un asteroide conocido para cambiar el movimiento del asteroide en el espacio”, explicó Lindley Johnson, oficial de defensa planetaria de la NASA, en un comunicado oficial. “Se cree que esta técnica es el enfoque tecnológicamente más maduro para mitigar a un asteroide potencialmente peligroso, y ayudará a los expertos en defensa planetaria a refinar los modelos informáticos de impactado cinético de asteroides, dando una idea de cómo podríamos desviar objetos cercanos a la Tierra potencialmente peligrosos en el futuro.”

¿Cómo será la misión?

Tras su despegue, a la 1:21 a. m. hora colombiana, la misión inició su viaje de once millones de kilómetros para llegar al sistema binario Didymos, esperado para finales de septiembre de 2022. Didymos está compuesto por un cuerpo más grande que recibe este mismo nombre y uno más pequeño, llamado Dimorphos, que orbita al primero. Algo parecido a lo que ocurre entre la Luna y la Tierra. (En contexto: Misión DART: este miércoles despegará la primera misión de defensa planetaria)

El pequeño Dimorphos (que en realidad mide 160 metros) será el objetivo contra el que la nave DART impactará, sin destruirlo. Su intención es, con la velocidad y la dirección indicada, lograr un empujón al golpearlo que permita desviar su órbita. “La colisión cambiará la velocidad del satélite en su órbita en una fracción de un 1%”, informaron de la NASA. Aunque parece mínimo, será suficiente para cambiar su periodo orbital en varios minutos, los suficientes para ser observado y medido desde la Tierra.

¿Cómo va la nave? Desde la NASA informaron que, un par de horas después del lanzamiento, DART se ha separado de la segunda etapa del Falcon 9 de SpaceX, el cohete que le permitió llegar al espacio, y ya está volando por su cuenta.

Una misión equipada de nuevas tecnologías.

DART está llena de nuevas tecnologías. A bordo lleva un único instrumento: la cámara de reconocimiento de asteroides Didymos para navegación óptica (DRACO), que fue construida por el Laboratorio de Física Aplicada de Jonhs Hopkins. Compuesta por una cámara y una especie de telescopio, DRACO funcionará como “los ojos” de DART, que permitirán su navegación autónoma en la dirección correcta hasta los asteroides y le ayudarán a dar en el blanco. DRACO también estará encargada de capturar imágenes de los asteroides Didymos y Dimorfos hasta su último segundo de vida antes del impacto.

DART también tendrá la misión de probar un nuevo sistema de propulsión de iones, llamado NEXT-C, de la NASA, que fue diseñado para mejorar el rendimiento y la eficiencia del combustible en misiones en el espacio profundo, y lleva consigo una nueva antena plana de alta ganancia para lograr una comunicación eficiente la Tierra y la nave.

Entre las otras tecnologías nuevas de DART están los algoritmos de navegación autónoma en tiempo real (SMART Nav), y un par de paneles solares desplegables, de 8,5 metros cada uno, que serán usados por primera vez en el espacio profundo

Por último, cargará con un satélite miniatura: LICIACube, una cámara diseñada por la Agencia Espacial Italiana que, antes del impacto, abandonará la nave para capturar imágenes del momento del choque de DART con el asteroide y sus secuelas inmediatas.

¿Qué pasará después del impacto?

Aunque el sistema DIdymos no es de gran tamaño, está demasiado lejos de la Tierra, y solo puede verse desde aquí como un punto de luz en el espacio, lo cierto es que los científicos de la NASA podrán obtener los datos que necesitan y confirmar las consecuencias del impacto al medir el brillo de ese punto de luz desde nuestro planeta.

Pero no es lo único. Dos años después, en 2024, la Agencia Espacial Europea (ESA) lanzará su nave HERA con el objetivo de hacer el primer acercamiento a la “escena del crimen” tras el impacto de DART y comprobar de cerca el nivel de desviación de la órbita.

Finalmente, en 2026 Hera llegará con sus dos instrumentos (CubeSats) al sistema binario Didymos para iniciar su trabajo de estudiar cuidadosamente el cráter dejado por DART, así como la superficie y el interior de los asteroides.

Por un lado, irá el Milani CubeSat, que recogerá datos detallados de la superficie de los asteroides, incluyendo la identificación del material liberado a la superficie debido al impacto, así como mediciones magnéticas. Y, por otro, el CubeSat Juventas, que contará con un radar de baja frecuencia para investigar el interior de Didymos, convirtiéndose en el primer estudio por radar de un asteroide realizado.

Comparte: