Publicidad

En Mongolia descubren el que pudo ser el primer dinosaurio que nadaba

El registro Natovenator polydontus indicaría, contrario a lo que se creía, que sí existieron dinosaurios que nadaron.

07 de diciembre de 2022 - 11:07 p. m.
La reconstrucción muestra el comportamiento natatorio propuesto para Natovenator polydontus.
La reconstrucción muestra el comportamiento natatorio propuesto para Natovenator polydontus.
Foto: Yusik Choi

Hace 71 millones de años, en lo que ahora conocemos como Mongolia, vivió un pequeño dinosaurio de tan solo 30 centímetros de largo. Descubierto hace poco por científicos de la Universidad Nacional de Seúl (Corea del Sur), se cree que el recién bautizado Natovenator polydontus, el “cazador nadador de muchos dientes”, pudo ser un dinosaurio que nadaba, algo que hasta el momento no había sido descrito por la ciencia. (Puede leer: Encuentran en un museo los restos del que sería el último tigre de Tasmania)

Los fósiles que permitieron la identificación de esta nueva especie fueron hallados en el desierto de Gobi, puntualmente en un sitio conocido como Hermiin Tsav, que es un complejo fosilífero que en el pasado ha permitido el descubrimiento de otras especies.

Sungjin Lee, paleontólogo de la Universidad Nacional de Seúl, explicó qué fue lo que les llamó la atención de los fósiles: “Nos dimos cuenta de que se trataba de algo especial, porque estaba muy bien conservado, con un bonito cráneo y un cuello extremadamente largo”. Tras analizar los restos encontrados, el equipo liderado por Lee empezó a buscar parentescos con otras especies ya descritas. (Le puede interesar: Paleontólogo es acusado de falsificar datos en un artículo sobre dinosaurios)

Al comienzo pensaron que podía tratarse de una especie llamada Halszkaraptor escuilliei, que fue descubierta en 2017 y que, inicialmente, se creía que había sido nadadora. Sin embargo, esta hipótesis no convenció a los investigadores, quienes continuaron su trabajo hasta determinar que se trataba de una nueva especie. “Creemos que se parecía a un cormorán del Cretácico”, apuntó Lee, haciendo referencia al ave acuática.

Para el equipo de científicos, las costillas del Natovenator polydontus fueron claves para determinar que se trataba de un dinosaurio que nadaba. “Esta morfología particular de las costillas dorsales indica fuertemente que Natovenator era un nadador capaz, proporcionando la primera evidencia convincente de un cuerpo aerodinámico en un dinosaurio terópodo no aviano”, concluyen en su trabajo publicado hace algunos días en la revista científica Communications Biology de Nature. (También puede leer: Descubren dos especies de tiburón con un hocico particular)

Consultado por la revista del Instituto Smithsoniano, uno de los centros de investigación más prestigiosos del mundo, el paleontólogo argentino Federico Agnolin, del Museo Argentino de Ciencias Naturales, quien no participó de esta investigación, se mostró optimista con el descubrimiento. “A pesar de que las pruebas no son del todo concluyentes, creo que algunos detalles anatómicos del Natovenator son buenos indicadores de que el animal era probablemente acuático”, apuntó Agnolin.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar